Ganadora de Volaris y WARP reseña Outside Lands 2013

// Por: AleAltamirano

Mie 14 agosto, 2013

Karina Coss fue la afortunada que, gracias a Volaris, disfrutó de la edición 2013 de Outside Lands Music And Arts Fetsival, el pasado fin de semana, con todos los gastos pagados. Como parte de esta oportunidad, Karina reseñó aquello que vivió durante tres días de música, para WARP. Esta fue su experiencia…

Día 1

Los accesos que recibirían a todos los amantes de la música y la fiesta en el Golden Gate Park, de San Francisco, se abrieron en punto de las 11:00 am.

Siendo sinceros, el acto más esperado de este viernes fue Sir Paul McCartney, quien aun no se cansa de derrochar talento a través de los años. Sir Paul salió a escena alrededor de las 19:00 horas para deslumbrar con su inmensidad el escenario principal, Lands End.

Sir Paul y sus tres horas de show están llenas de sonrisas, de caras pintadas de recuerdos y de complicidades ahí tejidas. Se ven desde romances efímeros entre desconocidos inspirados por ‘And I Love Her’, hasta alas humanas abiertas y listas para volar en el coro masivo que provoca  ‘Hey Jude’.

Se pasa, en minutos, de implorar con las palmas abiertas y al aire la letra de ‘Let it Be’ a romper la noche con fuegos artificiales, mientras ‘Live and Let Die’ sacude el cuerpo de los presentes.

La fuerza de ‘Helter Skelter’, la simpatía de ‘Ob-La-Di, Ob-La-Da’ o la ternura de ‘Something’ con su ukelele, hacen de la presentación de McCartney una noche con personalidad única e irrepetible. Y los momentos que con su público construye le dan el sabor cómico y dulce. Fue el caso de dos chicas que se valieron de carteles fluorescentes para pedirle un autógrafo y convertirlo en “su primer y único tatuaje”, la original petición les hizo subir al escenario, donde Sir Paul, rodeando en un abrazo la felicidad incrédula de cada una de las chicas, les firmó la muñeca con una caligrafía bien definida y un pequeñito y amoroso corazón.

Antes, bandas de la talla de Band of Horses y The National calentaron motores y ambientaron la helada víspera.

Además del ex Beatle, en el escenario Sutro, la ejecución vocal de Jessie Ware envolvió de soul e impecables interpretaciones a los espectadores que salieron convencidos del talento de la cantante. Mientras que en un tercer punto del parque, el escenario Twin Peaks reunía a los más fiesteros con Pretty Lights, Yeasayer y la hiperactiva dupla de rap, percusiones e inevitables ganas de saltar, Twenty One Pilots.

Día 2

Tras la irrepetible noche con Paul, había que buscar rutas para retornar a nuestro lugar de descanso. El sábado nos esperaba una tarde con broche color Nine Inch Nails y tonalidades tipo Yeah Yeah Yeahs que tampoco nos decepcionó.

La tarde fue ambientada por los melódicos Young the Giant, que entre letras y guitarras suaves nos dieron la oportunidad de disfrutar recostados sobre el pasto.

Después de recargar energías, era momento de disfrutar del rap de Jurassic 5 en el escenario principal. Después en punto de las 6:30 pm, Karen O, enfrascada en un atuendo satinado color lila, y compañía saldrían al escenario para ofrecer un espectaculo lleno de energía.

Temas como ‘Gold Lion’, ‘Mosquito’ y ‘Cheated Hearts’ hicieron que todos los presentes corearan, brincarán y simularan tocar instrumentos invisibles para el ojo humano.

No fue sorpresa que con ‘Maps’, ‘Zero’ y ‘Date With the Night’, la banda diera punto final a un show breve pero completo.

Y después, con apenas 40 minutos de diferencia, el tiempo justo para infiltrarse hasta la primera fila, llegó uno de los números más esperados para su servidora, me refiero a Nine Inch Nails; claro, obviamente después de correr entre la multitud al otro extremo del parque para ver también a Phoenix.

Por mi parte, he de reconocer que mi decisión de pasar la noche con Nine Inch Nails se vio compensada con un setlist compuesto por piezas clave como ‘Terrible Lie’, ‘Find My Way’, ‘Closer’ y Only. La banda liderada por Trent Reznor, entregó un resumen de lo que ha trazado a lo largo de su trayectoria con contundentes cortes, de esos que te llegan de cabeza a pies, pasando por todas tus terminaciones nerviosas.

Trent Reznor encabezó la infaltable coreografía de siluetas, la lluvia de luces verdes y violetas, y las poderosas maniobras de fuego que se apagaron como la noche misma cuando sonó ‘Hurt’, con el viento gélido tocando de fondo y la desaceleración de los latidos que durante más de hora y media no habían parado de bailar con ese ritmo seductor que sólo Nine Inch Nails sabe dictar. Sin duda una noche inolvidable.

Día 3

Con más de medio camino recorrido, la batería corporal estaba a un 30 por ciento. El inminente desajuste de nuestro sistema, ante los cambios de temperatura y el ritmo festivalero, tendría su recompensa con el acto principal de este día, la banda Red Hot Chili Peppers.

La tarde de este día se engalanó se con las actuaciones de Foals, los cadenciosos Vampire Weekend, los beats de A-Trak, la fresca propuesta de MS MR y el clásico sonido de Willie Nelson & Family, entre muchas otras bandas.

Pero fue hasta 15 minutos antes de las 8:00 pm, cuando el carrusel de éxitos de Red Hot Chili Peppers anunciaba la conclusión de un festival que se despedía con temperaturas abajo de los 10 grados. Éxitos como

‘Dani California’, ‘Otherside’, ‘Californication’, ‘Around the World’ y ‘Give it Away’ le imprimían a la jornada el sello del adiós más digno.

Así, una vez más la aventura por conseguir transporte de regreso se sumaba a la experiencia de pasear por San Francisco tras una buena dósis de música, de nuevas ideas, de buenos recuerdos, de estornudos que sabían a felicidad y de entrarle a los más variopintos platillos de comida rápida.

El arte no faltó, graffitis, cuerpos pintados, venta de artículos psicodélicos y la invasión de gorritos de peluche con formas de animales eran la foto de todos los días. Sin olvidar que el Golden Gate Park se convirtió en la pasarela de los más inspiradores y coloridos atuendos, actitudes y filosofías.

Agradecimiento especial por mi iniciación en la experiencia de festival veraniego y extranjero a Volaris y a las atenciones del equipo de WARP Magazine.

KARINACOSS_OUTSIDELANDS_813797