Cobertura Festival Estéreo Picnic en Bogotá Día 3 #WARPenEstéreoPicnic

// Por: Staff

Dom 15 marzo, 2015

Juan Felipe Pérez para WARP

Artista: Caloncho, Compass, Mala Rodríguez y más

Fecha: 14 March 2015

Sin duda el último día siempre promete, tiene una energía especial. A pesar de que desde muy temprano el evento comenzó a llenarse, la dinámica de los shows entró en calor al finalizar la tarde. Generando una relación entre los asistentes, la música y el evento. Esto es determinante a la hora de vivir la experiencia total del festival, el cual ofreció diferentes opciones para todos. Por más de que se critique o se cuestione el festival a nivel curatorial, la experiencia va poniéndose cada vez más interesante.

Por un lado, las tarimas a lo largo de estos tres días nos brindaron diferentes sonidos, y alternativas, que se evidenciaron mucho más en último día. El escenario TigoMusic, que desde sus inicios convocó a los amantes del reggae con propuestas como Soja, logró tener a su público expectante durante varios minutos. El escenario Club Social, por su lado, estaba enfocado en el nuevo sonido de cantautores como Ulises Hadjis y Andrés Correa. Perfecto para relajarse, sentarse y apreciar. Ulises Hadjis, viejo conocido de la escena latinoamericana, demostró que ha logrado dar un paso en el formato tradicional del cantautor, involucrando elementos del pop que han enriquecido inmensamente su sonido. En el Escenario Caracol, el sonido alternativo latinoamericano fue el enfoque. Los chicos Reyno (México) brindaron un show interesante, que por momentos me recordó a Zoé en sus inicios. Sin tanta producción y con acordes cargados de emotividad y una voz que expresaba sentimiento.

A pesar de que la poca circulación del público por el escenario Caracol a lo largo de los tres días, este logró tener shows bastante bellos como el de Elsa y Elmar: una de las propuestas que más han encantado al público colombiano a pesar de que no estén radicados en el país. De ha poco han sabido construir un público que disfruta de los sonidos latinoamericanos como los de Monsieur Periné, Pedrina y Rio o Andrés Correa. Este último, uno de los líderes del Proyecto Barrio Colombia, ha generado un espacio importante para la música del país, y en la jornada de ayer logró ambientar la tarde con bellos temas aptos para jóvenes enamorados.

Andrés Correa

Andrés Correa

Andrés Correa

Andrés Correa

A lo largo de estos tres día ha surgido una pregunta : ¿cómo fortalecer una escena que parece estar en uno de sus mejores momentos? Las producciones alcanzan un nivel superior, inclusive superando a algunas extranjeras, pero falta fortalecer desde otros campos el consumo del producto nacional. Es muy importante que estos interrogantes se generen en espacios como los del Estéreo Picnic. Los primeros 15 minutos de Robi Draco fueron buenos, llenos de misticismo, atmosferas folky-campesinas y temas íntimos y fuertes. Tristemente y a pesar de que el show prometía, Robi Draco nunca debió tocar en un estado de salud tan delicado. El artista tuvo que parar el show en repetidas ocasiones por esto y por su incomodidad con el sonido. En cambio, el mexicano Caloncho, quién luchaba contra un horario difícil, terminó siendo una de las revelaciones y sensaciones del festival. Logró dar un show lleno de muy buen energía que encantó al publico en general y, por supuesto, a sus fans.

El escenario Caracol empezó a llenarse de todos los adultos encorbatados (entre 40 y 30 años) que había en el Estéreo Picnic, todos reunidos para presenciar un bello concierto que les hizo recordar a su juventud. Se trataba de Ciegossordomudos, banda insignia bogotana de los 90 que todavía sigue vigente y que puso a bailar a todo aquel dispuesto a recordar sus épocas de juventud. Ciegossordomudos dio paso a uno de los proyectos que ha sacudido fuertemente la escena del hip hop nacional en los último 5 años: los Crew Peligrosos.

CrewPeligrosos_1

Crew Peligrosos

CrewPeligrosos

Crew Peligrosos

Durante estos tres días Estéreo Picnic planteó unas propuestas interesantes en cuanto a sonidos, unas más arriesgadas que otras. Están proyectos como Miami Horror, una de las apuestas de los organizadores. En cuanto a la movida nacional fue un repaso por diferentes proyectos de renombre como Puerto Candelaria, que tocó el día viernes, o más emergentes como Telebit, que perfilan para ser grandes y estuvieron abriendo el festival en la tarima TigoMusic. Salt Cathedral, banda colombiana radicada en Nueva York, tiene un poco del sonido actual del hip- hop y del future R&B, al mejor estilo de FKA Twigs o la mismísima Kelela, pero con la voz de Juliana Ronderos (a quien le falta tomarse más el escenario). Pese a todos los errores que el Escenario Club Social presentó este ultimo día, Salt Cathedral refrescó bastante la escena y planteó un sonido actual en cuanto a la electrónica y el futuro en la movida nacional.

 

Proyectos como el super star group Compass, compuesto por Instituto Mexicano de Sonido y Toy Selectah, mostraron una idea bastante popular sobre la fiesta, tocando cumbia con cierto toque de Sonidero y banda chicana. Demostraron por qué actualmente son de los más grandes productores en Latinoamérica. Pusieron a bailar a todos pese al frío que ya empezaba a apoderarse del festival, para luego darle paso a la Mala Rodríguez, quien tiene una gran fanaticada en el país. Con cierto toque parecido al de Calle 13 alegró a su audiencia fiel, para luego darle paso a la verbena futurista primitiva de Systema Solar, que se mueven deliciosamente entre el bien y el mal y pusieron a bailar a una carpa completamente llena.

Esta versión de Estéreo Picnic plantea una serie de interrogantes claves para entender el futuro de todos los agentes, medios, sellos y, sobre todo, públicos que componen la industria musical en Colombia. Surgen preguntas sobre el consumo, apoyo, difusión distribución, promoción, venues y una interminable lista de factores que no han permitido el desarrollo completo de una escena local, de la que además se cuestionó fuertemente su protagonismo dentro del festival. Por otro lado, pese al gran bombardeo publicitario que se ha cuestionado desde el año anterior, me pareció que estas relaciones publicitarias son un gran acierto, ya que generan dinámicas de otro tipo dentro de un festival de música.