Conmemorando el 30 aniversario de ‘The Joshua Tree’ en el Rose Bowl #WARPGigs

// Por: Staff

Mar 23 Mayo, 2017

Foto: Carlos Guetta

Fecha: 21 May 2017

//Por: Carlos Guetta

El 30 aniversario del The Joshua Tree ha sido la mejor manera de la banda para reivindicarse con mucho del público ofendido por el caso Apple/U2. La banda no ha dejado de salir de gira en estos años, pero para muchos esas giras nos pasaron desapercibidas, ahora con este festejo era necesario ver a la banda retomar uno de los discos clásicos de la generación ochentera, sobre todo llega en estos tiempos donde el contexto socio-político del mundo tiene muchas similitudes al de aquellos años.


Mientras en 1987 se vivía una tensión constante en la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas y los Estados Unidos de América con la dichosa carrera armamentista o mejor conocida como la Guerra Fría. Cabezas de Estado como Ronald Reagan o Margaret Thatcher no hacían del mundo “A better place”. U2 logró reflejar mucho de ese contexto global en las letras de sus canciones y llevar su trabajo iniciado casi una década atrás más allá de lo que ellos mismos se imaginaron.

Desde sus primeros discos la banda evidenciaba en cada uno de sus álbumes ese sentimiento de compromiso social era pertinente no dejarlo fuera logrando siempre con éxito la entrega de esos temas, los que se quedaron como himnos de una juventud en su natal Irlanda y en otros lugares del mundo porque se retrataba a una centroamérica y sus comunidades azotadas por una guerra civil financiada desde fuera. También estaban esas canciones donde predicaban por una igualdad de razas en la Sudáfrica de Nelson Mandela o del Apartheid, un hecho denunciado continuamente en cada uno de sus conciertos de esos años y en los que se hacían acompañar por organizaciones no gubernamentales como Amnistía Internacional o Oxfam para buscar apoyo del público asistente y lograr despertar a sus fans sobre lo que ocurría en el mundo.

Así U2 llega regresa a una norteamérica en un contexto similar al de los 80s y que según Bono describe (en una entrevista concedida en meses pasados) “Dos américas, la América Mítica y la Real América, la primera es esa la que nos obsesiona, la de la tierra prometida y la otra es la que potencialmente rompe con los sueños”.

 

La Noche del Domingo se pudieron rescatar algunos de esos sueños logrados y añorar tantos otros, la llegada de las notas como si fuera 1987 al Estadio Rose Bowl de Pasena California fue una especie de sentimientos encontrados con la banda, muchos parecíamos renuentes a darles otra oportunidad pero como lo mencione antes, el escuchar estas canciones, todas las del álbum en vivo de pronto a muchos nos transportaron a aquel nuestro rincón de una habitación donde nos guardamos para escuchar este vinilo de 33 rpm en aquel viejo tocadiscos o en aquel estereo nuevo a todo volumen.

Las temperaturas arriba de los 32 grados no impidieron que los fans se dieran cita desde temprana hora en los estacionamientos del estadio para armar su “fiesta pre-concierto” acompañados de muchos otros que ahí llegaron desde diferentes puntos del estado, otros siguiendo a la banda en su gira, y otros tantos cruzaron la frontera desde México.

U2 inició su gira por Estados Unidos con Mumford and Sons como abridores de sus tres primeros conciertos, Lumineers relevé a M&S y en Pasadena subieron en las dos fechas programadas para seguirles por otras 3 más y complacer a algunos de los seguidores que asisten al show acompañando a sus padres, como se pudo observar en Pasadena. Una audiencia en su mayoría en los 40s se pudo observar y escuchar como familias completas asistieron al evento.

Mientras entre el público se movían estrellas hollywoodenses como Cindy Crawford, Sean Penn o Matt Damon a tres butacas en la línea siguiente mías estaba sentado el legendario productor y músico Quincy Jones a quien Bono un par de canciones adelante le daría la bienvenida. También nos encontramos a Jimmy Kimmel siguiendo en línea a Britt Daniel y Rob Pope de Spoon. Por ahí alguien comentó que habían visto a Scarlett Johansson lo que no pude comprobar.

Bono siguió con esa línea incendiaria de ánimos en el público interpretando ‘Pride (In the name of love)’ el homenaje que la banda rindió al líder de la lucha por los derechos civiles y ministro bautista Martin Luther King. Con una voz menos aguda y más pausada Bono llevó al público a hacerle los coros de tan memorable tema mientras las tribunas se iluminaban de color azul, erizando mi piel al escuchar al unísono semejante coro.

Se enciende la masiva pantalla con una resolución de 8K que ocupa todo el escenario entre colores rojizos y amarillos con la silueta de un Joshua Tree para dar entrada al primer tema del álbum homónimo del árbol ‘Where the streets have no name’ enrojeciendo todo el estadio mientras Bono habla y dice:
-Despierten, Despierten a la América de comunidad y compasión, de justicia y tolerancia, de protesta, despierten, sientanlo.

Suenan los acordes de la guitarra de The Edge hasta que las luces cambian y de pronto se abre una película en blanco y negro mostrando uno de los caminos en algún punto del desierto californiano al parecer Death Valley mientras en un cielo nublado rebasa caminantes al costado del camino vestidos de negro, metiéndonos de manera subliminal en el preguntándonos que hacen ahí.

Le sigue ‘I still haven’t found what I’m looking for’ y ‘With or Without You’ y es en este último tema donde las pausas de Bono parecen delatar que cantar con el diafragma no es lo mismo que hace 30 años.

 

Así muchos con esos cambios físicos que el tiempo nos da, en ese instante recordamos lo que éramos cuando ese disco salió a la venta, hubo algunos que con ese disco descubrieron a U2 fue el que en la siguiente entrega de los grammys para ese año se llevará la mayoría. Y nosotros sus seguidores felices haciendo un recuento la mañana siguiente en clase.

Esa clase de la cual muchos éramos principiantes en la ideología de izquierda, ese fue mi primer pensamiento en cuanto entró los primeros acordes de ‘Bullet The Blue Sky’ esa tema iniciaba también con una batería que Larry Mullen parecía darle con todo. Al principio no sabíamos todo lo que la letra decía en si, cual era la intención, cuando lo descubrimos confirmamos que estábamos del lado correcto de la historia. Éramos jóvenes, naives al fin y al cabo.

 

¡Quincy Jones está en la casa!


Gritaba Bono con micrófono en mano tambien saludo a su esposa y tres hijas quienes estaban presentes en el estadio para después seguir con la última del lado 1 del disco Running to Stand Still.


Bienvenidos al “Side Two”.

Anuncia Bono para recordarnos lo que muchos con el disco sabíamos. ‘Red Hill Mining Town’ esta canción tiene uno de los estribillos que parece contar con todo el sello (feeling) de la fórmula Bono/The Edge es un “glimpse” de su trabajo anterior al Joshua.

Hanging on

You’re all that’s left to hold on to

I’m still waiting

I’m hanging on

You’re all that’s left to hold on to…

En esta se hace acompañar con una banda de metales del Ejército de Salvación con un tempo menor dándole un toque “classy” por así decirlo.

-A propósito de esta siguiente canción, que trata de lo magnífico panorama que tiene este país, pero puede cambiar de manera física, social, espiritual y hasta psicológica.

Bono advierte a los asistentes las cosas que pueden venir si no se actúa. Y en eso suena ‘In God’s Country’. Para después irse directo con ‘Trip through your wires’  mientras en la pantalla proyectan a una mujer pintando una bandera americana en una cabaña. Al llegar a One Tree hill’ hace una pausa para mencionar que la noche anterior dedicó otra canción a Chris Cornell y ahora es esta, sin dejar de mencionar como “Chris escapó de la drogadicción para ver de cerca lo bello e inteligente que era su vida”.
Es ‘Exit’ el tema inspirado en la novela de Norman Mailer “The Executioner’s” la penúltima del álbum y en la Bono recurre a usar su clásico sombrero para interpretar a ese asesino en serie que vive en esa novela. Pero antes de eso proyectan un video donde satirizan el muro de Trump.

 

Con la canción ‘Mother’s of the disappeared’ la banda cierra 1987 mientras en la pantalla un grupo de mujeres yace estáticas como esperando el regreso de los suyos. Para después retirarse entre el fondo azul y el negro de la silueta del Joshua Tree que en está se refleja dejandonos felices de haber escuchado de nuevo en su totalidad el album en vivo.

Vuelven hacer su primer encore donde tocaran canciones como ‘Miss Sarajevo’ el cual inicia con un discurso de Omaima una jovencita de 15 años que vive en un campo de refugiados sirios para después pasar imagenes impresionantes de la zona de devastación en Siria. Regresan al Unforgettable Fire para cantar ‘Bad’ y que fuera el primer tema que escuche de U2 “long-long-ago…” Hacen una fusión con ‘América‘ de Simon & Garfunkel, entendiendo la versión hasta casi los 8 minutos.

En su segundo encore regresan con 5 canciones más abren con una gigantesca disco ball sobre la pantalla en lado izquierdo, empiezan las luces de colores a predominar en el escenario al ritmo de ‘Beautiful Day’  y el público revitalizando el ánimo que la canción les inyecta después de  muchas horas en el sol y el calor que hubo antes en el lugar.

Es con ‘Ultraviolet’ (Light my way) del Achtung Baby donde se hace un breve homenaje a las mujeres que han contribuido con un cambio en el mundo, sus rostros son reflejados entre los colores de esta inmensa pantalla y que florecen al ritmo de la letra de la canción.  Rosa Parks, Patti Smith, Malala Yousafzai, Michelle Obama entre otras, cerrando con fotos con frases como “Mujeres del Mundo Unidas o La Pobreza es sexista”.


Parecía obligado no dejar fuera ‘One’ y no lo hicieron, regresaron los búfalos al escenario y el público coreando “Love is a temple, love is a higher law…”

Cerraron el show con al parecer una canción nueva llamada ‘The little things that give you away’ y con un público urgido de salir.