Dashboard Confessional en su mejor concierto a la fecha #WARPGigs

// Por: Staff

Dom 21 mayo, 2017

Foto: Bógar Adame

Fecha: 20 May 2017

//Por Catalina Martínez

No fue por nada que Chris Carrabba comentó durante su primera presentación en la Ciudad de México, “Este es, el mejor concierto que hemos dado en lo que va del año”. Como bien lo leyeron, Dashboard Confessional se presentó por primera vez en el país, y vaya que se llevó una muy buena impresión.

La cita fue a las 8 PM en el Plaza Condesa y fue justo a esa hora que el bombo de la batería y un guitarrazo dieron saber que el concierto había comenzado, un grito por parte de Carrabba fue más que suficiente para hacerle saber al público de la emoción de la banda por estar pisando suelo azteca.  

Entre las primeras canciones que recetó la agrupación estuvieron ‘As Lovers Go’, ‘Don’t Wait’ y ‘Stolen’, y aunque el recinto no estuvo explotando de gente, sí estuvo explotando de emoción. ¿A qué me refiero con emoción? A que cada acorde, letra, espacio y palabra fue coreado por más de los 200 asistentes presentes.

La felicidad era más que notoria en Carrabba, quien no paró de sonreír y sorprenderse toda la noche; y cómo no iba a hacerlo, el frontman había estado alejado de los escenarios por ocho años. Era de esperarse que se emocionara al saber que su música aún tiene muchos fieles seguidores.

La velada continuó con ‘Remember To Breathe’ canción con la cual, nos dejó a todos boquiabiertos, incluyendo su servidora, pues en las partes que decían “breathe” y “alright”, el cantautor pudo presumir de unos gritos que duraron más de diez segundos seguidos. Se dice fácil, pero durar más de ese tiempo echando un grito al aire, después de no hacerlo por ocho años ante una audiencia, requiere de mucha práctica, en especial para que no se quiebre la voz.

Dashboard Confessional es una agrupación liderada por Chris Carrabba, que surgió como acto solista en el 2000 y se hizo conocida por sus melodías altamente emocionales, por lo tanto, la gente lo metió en el género ‘emo’. El acto musical, dicho en una entrevista para la revista, se tomó un descanso en el 2009 debido a que sintió la necesidad de alejarse de la atención y medios en general.

No fue hasta hace un año que el cantante se despertó con necesidad de escribir nuevamente, y fue tanta la inspiración que escribió el material suficiente para crear más de un álbum.

Durante todo el concierto, se pudo apreciar la calidad de la música en vivo, pues el intérprete de ‘Screaming Infidelities’ estuvo manejando bastante bien los cambios en su guitarra eléctrica; pero era de esperarse que también llegara el momento acústico. Fue ahí cuando el cantante, acompañado de su instrumento y una luz encima de sí, tocó ‘The Places You Have Come To Fear The Most’, ‘Ghost Of a Good Thing’ y ‘The Swiss Army Romance’.

Los agradecimientos al público obviamente no se hicieron esperar. Carrabba, ataviado en una camiseta de Black Flag III, jeans entallados y alpargatas, mostró siempre esa sonrisa que tuvo a muchas enamoradas tanto de su presencia como música; al igual demostró su admiración a su guitarrista y bajista, AJ y Scott respectivamente, quienes pudieron mantener el ritmo tan movido de la presentación e inclusive hicieron de las suyas.

Entre canción y canción Carrabba compartió una experiencia que hizo al lugar entero gritar y chiflar, y esa fue que hace años, en una fiesta en Brooklyn, él conoció a una chica que no olvidaría, pues además de haberle llamado la atención y besado, ella era mexicana.

Posterior al agradecimiento, los músicos y su baterista decidieron llevar a cabo una sesión instrumental, la cual quebró con los primeros acordes de uno de los mayores éxitos a la fecha de quien comenzara su carrera como solista, ¡‘Vindicated’! El sencillo que se lanzó como soundtrack oficial de ‘El Hombre Araña 2’ fue parte del cierre que la audiencia gozó en su totalidad. Hubo saltos, gritos y muy buenos riffs.

La agrupación se despidió y salió de la vista de los asistentes, pero las luces aún seguían iluminando el escenario; lo que sucedería era obvio.

Dejándose querer por el público, quien comenzó a corear “¡otra!” y “one more song!”, Dashboard regresó para darles la última pieza que buscaban… ’Hands Down’. AJ se tiró al suelo con su guitarra, Scott estuvo de rodillas tocando el bajo como si le pagaran millonadas por ello y Chris Carrabba estuvo corriendo y saltando por todo el lugar para darle el sentido y emoción que merece dicha canción.
Sin lugar a dudas, la presentación de Dashboard Confessional fue exitosa y para recordar entre sus seguidores. Son conciertos así, en donde el exponente se entrega a su gente, que deberíamos recibir más seguido.