Día 2 del #CCapital16, desde el Escenario Corona #WARPenCC16 #WARPGigs

// Por: Sara Araujo

Lun 21 Noviembre, 2016

Foto por @nacorock para WARP

Lugar: Foro Sol

Fecha: 20 November 2016

corona-1

Llegó el segundo y último día de uno de los festivales más populares en la ciudad. Continuando con el relato del día de ayer, me gustaría decir que amanecí con la misma energía que el día de ayer, pero les mentiría. El sábado me dejó agotada, me dolían músculos que no creí que existieran. Pero nada de eso fue impedimento para pasar un domingo de primera.

Empezando el día con Silent Film, el Escenario Corona calentaba motores para un día espectacular. Siendo una de las primeras bandas en presentarse, lo esperado sería contar con un público reducido y actitud un tanto reacia a bailar. Sin embargo, la banda inglesa puso a todos a saltar y cantar desde la primera canción. Gran forma de inaugurar el segundo día del CCapital.

Siguiendo con el cartel, llegó Saint Motel. Me consideraba una verdadera ignorante de la banda, así que, cuando fui a verlos, no sabía qué esperar. Y a decir verdad, creo que valió la pena no crear expectativas, porque su presentación fue increíble. Crearon un increíble ambiente, a pesar de haber comenzando con un considerable retraso. Puedo decir, sin problema alguno, que después de esta primera visita a nuestro país, Saint Motel volverá muy pronto. Una banda californiana que invita un mariachi a su presentación, ¿qué más puedes pedir?

Dieron las 5:30, y Walk The Moon llegó para dar un concierto inigualable. Empezando el número con la introducción musical de la cinta El Rey León, todos fijaron su atención a lo que estaba pasando en este escenario. Y fue maravilloso. Una gran fiesta, animada por su vocalista, Nicholas Petricca, la cual puso a todos a bailar. Dentro de la convivencia que tuvo la banda con el público, se notó un ambiente muy empático, y más con comentarios como “¡A la v*rga el muro!”. Sin duda alguna, fue una presentación que me tomó por sorpresa, su autenticidad y filosofía de vida mostrada durante la presentación, cambió la perspectiva que tenía de ellos (y antes, ya me encantaban).

Para cambiar un poco el ambiente, Yeasayer sacó un lado más alternativo en su público. Con una cantidad considerable de admiradores, fue increíble poder apreciar a un grupo tan particular, con personas que aman tanto su música. Su propuesta de rock experimental neoyorkino es única, y es maravillosa. Al igual que otros artistas, la banda proveniente de Brooklyn aprovechó el concierto para dejar muy claro el siguiente mensaje:”Siento mucho lo del maldito Trump, me avergüenza”. A decir verdad, ese apoyo de las bandas extranjeras provoca una agradable sensación de unión, y un poco de paz.

El rock inglés de los noventa dominó el escenario con Suede. El frío ya se hacía presente (aunque no tanto como ayer, lo admito), y a pesar de todos, la audiencia completa bailaba, o mínimo, movían la cabeza de un lado al otro, siguiendo el ritmo. He de decir que fueron una opción bastante agradable para apreciar y descansar a la vez (a estas alturas, poder sentarse era verdaderamente un lujo, sino te perdías de lo bueno).

Para cerrar el escenario con broche de oro, la leyenda de LCD Soundsystem. Qué les puedo decir que no sepan, en verdad dominaron el escenario. Después de un retraso en todos los horarios de este escenario, el público esperó pacientemente. Y vaya que fueron recompensados; el grupo de dance-punk ofreció una presentación inigualable. Tocando un poco del repertorio más antiguo y más reciente, todos pudieron disfrutar de este concierto tan elaborado. Ni la hora ni el clima logró que el público dejara de bailar y cantar. A ratos, la banda intercambiaba algunas palabras con sus admiradores, y recordaban juntos, su admirable trayecto musical.

A estas alturas de la noche, me es imposible mover un músculo. Y valió la pena; bailar y saltar frente a tantos talentos, es lo menos que podía hacer por tan reconocidos artistas. Y así terminó el festival, con muchas risas, pies cansados, y manos frías. Excelente música en un evento sin igual.

corona-1