Festival Estéreo Picnic 2017, Día 2 #WARPGigs

// Por: Staff

Mar 28 marzo, 2017

Fotos: Juan Felipe Pérez

Lugar: Parque Deportivo 222, Bogotá, Colombia

Fecha: 26 March 2017

//Por: Rafael Ignacio Oliver

El segundo día comenzó con una serie de propuestas locales interesantes, de lejos la más cautivadora, N. Hardem. Pocos raperos de la capital han logrado generar un sonido tan particular y distanciado de los sonidos que se suelen escuchar desde mediados de los noventas en Bogotá. Ya entrada la tarde nos encontramos con Zalama Crew, que con 3 MCs, 2 DJs, dos percusionistas, guitarra y bajo, puso al frío público bogotano a hacer coreografías “fáciles”, mientras señalaban con humor la falta de sabor de los capitalinos, en particular en comparación con los afrodescendientes del Valle del Cauca y el Pacífico Colombiano. El escenario recibiría más adelante a los venezolanos Rawayana, que con su reggae mantendrían la atmósfera de baile. 

Al mismo tiempo, Catfish & the Bottlemen se encontraba tocando ante una enorme multitud que cabeceaba con interés moderado. Era necesario nadar entre la gente para poder llegar al frente y encontrar a los fanáticos, que pudieron disfrutar de temas como ‘Twice’ o ‘Seven’. Para quienes no conocían a la banda a profundidad, resultaba un buen abreboca para el plato fuerte de la noche: Strokes.
 
A pesar de que no es común en el Festival, la presentación de Silversun Pickups tuvo muchos problemas de sonido, lo que dificultó considerablemente la apreciación y el disfrute de la primera presentación de la banda en la ciudad.
 
La cuota folkie del festival vino desde Australia con Vance Joy, mientras cientos de asistentes bailaban con los ritmos suaves de Flume y la música de Ädi. El primero tenía una propuesta visual increíble, con gigantescos cubos y proyección de imágenes hipnóticas. No resultaba sencillo encontrar un lugar en el concierto de Two Door Cinema Club; tal vez en parte porque muchos no esperábamos volver a verlos en vivo, la energía se mantuvo arriba todo el concierto. 
 
El inicio de The Strokes, se retrasó unos minutos, la ansiosa audiencia enloqueció cuando escuchó la voz de Julian en su segunda presentación en el festival, primera con la legendaria banda. Tal vez era imposible tocar todas las canciones esperadas (el cierre concierto acabó con una multitud que pedía ‘You Only Live Once’), pero desde el inicio los asistentes pudieron escuchar canciones icónicas de la banda, lo cual dejó sin energías a una gran cantidad de personas que no lograron quedarse al cierre con Caribou, por fortuna, ya que la carpa estaba completamente llena. La presentación, impecable, dejó al parque a la espera del cierre el tercer día.