Queens Of The Stone Age en el Vive Latino 2018 #WARPGigs

// Por: Oscar Adame

Lun 19 marzo, 2018

Fotos por: Vidal Cruz

Artista: Queens of the Stone Age

Lugar: Autódromo Hermanos Rodríguez

Fecha: 18 March 2018

La agrupación consentida del stoner rock, Queens Of The Stone Age, volvió a México tras cuatro años de ausencia como parte del line-up del Festival Vive Latino 2018. 

Los liderados por Josh Homme dieron una demostración de su talento como compositores y genialidad técnica a lo largo de los 70 minutos que duró su set, el cual contó con éxitos del pasado y material de su más reciente material de estudio, Villains (2017).

Entre un espectacular juego de luces, en el cual sobresalían largos postes de LED, Queens of the Stone Age salió de entre los gritos del público para interpretar dos canciones de …Like Clockwork (2014), ‘If I Had A Tail’ y ‘My God Is The Sun’. Un par de temas que despertaron los ánimos del público.

Sin embargo, la efusividad desapareció con la interpretación de ‘Feet Don’t Fail Me’ y ‘The Way You Used To’, la cual contó con un outro bastante largo que despertó curiosidad sólo por el gran solo de batería que tuvo de por medio. Pareciera que sus nuevos temas aun no terminan de congeniar con el público mexicano. 

Esto desapareció cuando se animaron a tocar ‘You Think I Ain’t Worth a Follar, but I Feel Like a Millonaire’ y ‘No One Knows’ de Songs for the Dead (2002), disco que los catapultó a la fama. Los gritos y brincos no pararon en estas canciones. 

Aunque ‘The Evil Had Landed’ fue recibida con apatía, ‘Make It With Chu’ despertó a los presentes. Al final de la interpretación del tema, Josh Homme rindió uso de su carisma e interactuó con el público, – Quiero que canten las damas… ahora los caballeros, ahora todos juntos -, una muestra del excelente frontman que es. 

‘Domesticated animals’ y ‘Villains of Circumstance’ fueron divertidas de ver, sobretodo por los largos pasajes instrumentales que la banda decidió utilizar para despedirse de cada una de ellas, con solos de guitarra interminables y un uso muy largo de los silencios. 

‘Little Sister’ fue todo lo contrario, la canción se tocó como se propone en el disco, una pieza eufórica que despertó a los escuchas con su riff de guitarra. Es sorprendente como  Josh la toca con tal facilidad, pareciera que nació para tocar el instrumento.

Para finalizar, la banda decidió interpretar otro par de clásicos iniciando con ‘Go With The Flow’ y terminando con ‘A Song for the Dead’. Fue un buen concierto, un show de primer nivel con varios de los mejores músicos del mundo pero el público, por lo menos en las primeras hileras, se encontraba ansioso por Gorillaz. Desventajas de tocar en un festival.