¿Por qué Hillary Clinton perdió?

// Por: Fátima Albarrán

Mie 9 Noviembre, 2016

Hillary Clinton lo tenía todo para ganar: su partido estuvo de su lado desde el principio y no del de Bernie Sanders, tres décadas de servicio público que la respaldaban y el apoyo del presidente Obama. Pero nada de eso bastó a un país en plena revolución, que le negó la Casa Blanca cuando la daba por sentada.

Marcada por el escándalo de sus correos electrónicos, Clinton se esforzó durante un año y medio en ganarse la confianza del país, pero no logró convencer a la crucial coalición de votantes que dio en dos ocasiones la victoria a Obama.

Los votantes afroamericanos, latinos y los más jóvenes no acudieron a las urnas este martes en un número suficiente para impulsar a Clinton hacia la Casa Blanca.

Clinton perdió algunos estados que tenía seguros, como Wisconsin y se rezagó en otros, como Pensilvania y Michigan aunque ganó en los grupos demográficos clave a los que se había enfocado.

Una parte de electores negros y latinos votaron por Trump, pese a sus comentarios despectivos contra afroamericanos, mexicanos e inmigrantes indocumentados.

El presidente Obama hizo varios llamados personales a los votantes negros a favor de Clinton en las últimas semanas: “Si dejamos que esto se nos escape, pasaré los últimos dos meses de mi gobierno preparando la transición para Donald Trump, cuyo equipo ha dicho que su agenda principal en los dos primeros meses en la oficina presidencial será deshacer cada cosa que hemos logrado”. Aunque los simpatizantes de Obama no llegaron a aceptar totalmente a Clinton.

Un 88% de los votantes afroamericanos respaldaron a Clinton, frente a 8% a favor de Donald Trump,mientras que Obama aseguró 93% del voto negro sobre el 7% de Romney.

Cerca del 12% del electorado total era afroamericano este año, comparado con el 13% de hace cuatro años.

El apoyo de Clinton entre los latinos fue incluso más tenue, pese a que Trump amenazó con levantar un muro en la frontera con México y prometiendo su deportación.

Solo 65% de los latinos la respaldaron, mientras que 29% votó por Trump. En 2012, Obama obtuvo el 71% del voto hispano, por 27% de Romney.

Clinton tampoco fue tan popular con los votantes blancos, a diferencia de Obama. Ella ganó solo 37% del voto blanco, en comparación con el 39% de Obama. Trump, por su parte, obtuvo un porcentaje relativamente menor que el de Romney, 58% contra 59%. Los votantes blancos representaban este año el 70% del total del electorado.

Clinton también falló en conquistar a los votantes jóvenes, que sí apoyaron en las primarias a su rival, Bernie Sanders, y a Obama hace cuatro años.

Ella ganó el 55% entre los votantes de entre 18 y 29 años, comparado con el 37% que votó por Trump. Pero Obama había conseguido el 60% de estos votos, por 37% de Romney.

En cuanto al voto femenino, Clinton obtuvo el 54% por 42% de Trump. Pese a que 70% de las votantes dijeron que el trato de Trump hacia las mujeres les molestaba, no se pusieron del lado de la mujer que pudo cambiar las cosas.

“La coalición de votantes del presidente Obama resultó ser única, y aunque acudieron a las urnas por él, no se sintieron similarmente atraídos por el mensaje y el programa de Clinton”, explicó este miércoles a EFE un experto en ciencias políticas en la Universidad de Michigan, Aaron Kall.

El magnate hizo un mucho mejor trabajo a la hora de movilizar a los votantes rurales que Clinton en cuanto a movilizar a la base que impulsó a Obama: “Clinton ganó el voto de las minorías por 54 puntos porcentuales, pero se quedó a una notable distancia del margen de 61 puntos que logró Obama en 2012; mientras que Trump ganó los votos del 60 % de los hombres blancos y el 52 % de las mujeres blancas, según las encuestas a pie de urna”.

“Ahora que los republicanos van a controlar las tres ramas del Gobierno, es probable que haya una guerra civil entre los demócratas”, también opinó Kall.