La excesiva pero inteligente técnica de Goldenvoice para vender boletos del festival Desert Trip

// Por: Natalia Montes

Lun 9 mayo, 2016

Como varios de ustedes saben, el día de hoy se liberaron (y se agotaron) los boletos para el festival Desert Trip en Indio, California, el cual se llevará a cabo el 7, 8 y 9 de octubre y 14, 15 y 16 del mismo mes. Ahí se presentarán 6 de los grandes titanes del rock: Rolling Stones, Paul McCartney, Bob Dylan, Roger Waters, Neil Young y The Who.

Pues bien, Goldenvoice, los organizadores que también se encargan de llevar a cabo Coachella año con año, tuvieron una idea que les resultó como un jugoso negocio.

Al entrar al sitio de Desert Trip para comprar boletos, te encontrabas con una “fila” de espera bastante tardada, con un servidor a tope de usuarios desesperados por conseguir boletos para este histórico evento. Al lograr llegar al final de dicha fila, obtendrías la posibilidad de conseguir el boleto que tanto ansiabas. Sin embargo, la fila avanzaba de una manera extremadamente lenta y no era seguro que obtuvieras boletos aunque esperaras pacientemente…

WhatsApp-Image-20160509 (2)

Pero estratégicamente, otra página abría de repente con la tentadora oportunidad de comprar boletos a manera de subasta, sin tener que esperar y asegurando así un lugar en el preciado evento.  Este sitio se llama Viagogo y cuenta con boletos para este tipo de eventos masivos, pero el giro de la trama es que los precios se incrementan de manera exponencial, dependiendo la demanda de boletos, es decir, una entrada VIP con precio original $1,599 dólares ($28989.87 pesos) subía casi al doble de su costo original y llegando incluso hasta los $205,299.44 pesos… Haciendo así un gran negocio para Goldenvoice con un SOLD OUT asegurado, y a Viagogo con una especie de “reventa legal” (no era reventa por que los boletos no fueron vendidos por terceros, si no por los mismos organizadores) logrando así ingresos millonarios.

Y fue así como algunos afortunados desesperados lograron obtener boletos, pues a pesar de que la mayoría -quienes no podían pagar esas cantidades- seguían formados en la fila virtual, esta se detuvo al momento de que se agotaron los boletos, sin siquiera haber llegado a la mitad del tiempo de espera.

Una estrategia inteligente pero abusiva, aunque respaldada por el posible hecho de que será un evento único en la historia…