La manera de vivir y pensar de Keanu Reeves

// Por: Fátima Albarrán

Vie 28 Octubre, 2016

El actor canadiense-libanés Keanu Reeves es una de las celebridades más aclamadas de Hollywood, por el éxito de su personaje en la trilogía de Matrix, pero su modo de vivir es modesto, pese a la fortuna que ha logrado con el cine, que según medios especializados, suma 350 millones de dólares.

El 70 por ciento de las ganancias del actor en Matrix fueron a parar a diferentes hospitales que tratan la leucemia, enfermedad que afectó a su hermana, Kim Reeves, cuando era una niña y quien hoy se encuentra recuperada.

Además, Reeves publica textos a través de distintas redes sociales o medios, con mensajes bastante fuertes, sinceros y sobre todo para reflexionar. Acerca del tema de la violencia a la mujer y la desigualdad de género, él escribió esto:

“No puedo ser parte de un mundo en donde los hombres visten a sus esposas como prostitutas para lucirlas con los demás. Donde no hay ningún concepto de honor y dignidad, y solo podemos confiar en aquellos que nos dicen “te lo prometo”. Donde las mujeres no quieren tener hijos y los hombres no quieren familias. Donde los que realmente son perdedores creen que son exitosos manejando detrás de las ruedas del carro de su papá y ese papá que cree que tiene un poco de poder y está siempre tratando de recordarle a los demás que no son nadie”.

No puedo ser parte de un mundo donde las personas falsamente declaran que creen en Dios con un shot de alcohol en sus manos y con ningún tipo de conocimiento de la religión. Donde el concepto de celos es considerado vergonzoso y la modestia es una desventaja. Donde las personas se olvidaron del amor, pero aún así buscan tener pareja. Donde las personas reparan cada falla de su carro, pero no ahorran su tiempo para ellos mismos y se ven tan pobres tratando de ocultarse atrás de un auto lujoso. Donde los chicos gastan el dinero de sus padres en antros (discotecas), desarrollándose bajo sonidos primitivos, y las chicas se enamoran de ese tipo de chicos.

Donde las mujeres y los hombres ya no se identifican consigo mismos. Y donde todo esto es llamado “libertad para escoger”, pero para aquellos que escogen un camino distinto es llamado un retardado.

Yo escojo mi camino, pero es una lástima que no encontré compresión en las personas que yo deseaba que sí lo hicieran”.

Un gran mensaje para reflexionar, porque hemos dejado pasar lo que de verdad tiene valor y significado por banalidades.

keanu-reeves-162886