La respuesta de Peña Nieto a la violencia contra periodistas

// Por: Rodrigo Trejo

Jue 18 Mayo, 2017

El presidente Enrique Peña Nieto se reunió en Los Pinos con los integrantes de la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO), para anunciar una estrategia integral en temas de protección a periodistas y defensores de derechos humanos. Mandatarios estatales y titulares de Gobernación y PGR, entre otros funcionarios, se encontraron hoy en el Salón Adolfo López Mateos.

Ahora bien, ¿Qué medidas propuso EPN para proteger a los periodistas?

Se comprometió a fortalecer la estructura y presupuesto para proteger a defensores de los Derechos Humanos y periodistas en todo el país, esto tras guardar un minuto de silencio por los periodistas caídos en el cumplimiento de su profesión a días del asesinato del reportero Javier Valdez en la ciudad de Culiacán y el cuál motivó esta reunión.

“El Gobierno de la República está resuelto a actuar con firmeza y determinación para detener y castigar a los responsables de los asesinatos de periodistas” subrayó Peña Nieto, anunciando también diversas acciones que se emprenderán a nivel federal.

Asimismo, se establecerá un esquema nacional de coordinación con los estados, así como un protocolo de operación para hacer frente a las situaciones de riesgo contra los periodistas, y se fortalecerá la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión.

Al aseverar que los crímenes contra periodistas no quedarán impunes, enfatizó que “no podemos permitir la censura ni las restricciones a la labor informativa de la prensa”, ni en medios impresos, radio, TV, ni en plataformas digitales, pues “una democracia plena requiere que nadie calle su voz”.

Peña Nieto también comentó que el homicidio de periodistas y defensores de DH muchas veces es síntoma de un fenómeno mayor de impunidad “Tienen razón quienes afirman que no se mata la verdad matando periodistas”, sentenció el presidente de México. “Es obligación del Estado mexicano en su conjunto otorgar garantías a los periodistas para el desempeño de su profesión, especialmente, ante la amenaza que hoy representa el crimen organizado, en ocasiones infiltrado en instancias de gobiernos locales de ciertas regiones del país”, dijo al expresar condolencias a familiares y amigos de periodistas fallecidos.

“De cara a los retos que enfrentamos en la lucha contra el crimen organizado,México debe distinguirse por ser un país democrático y por defender la libertad de expresión, por defender a los periodistas y defensores de derechos humanos”, enfatizó ante embajadores de diversos países, presentes en el acto.

Acompañado por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; el procurador general de la República, Raúl Cervantes Andrade, y el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, el jefe del Ejecutivo federal recalcó que “la violencia no puede ser parte de nuestra vida cotidiana”.

Recalcó que cada crimen contra un periodista “es un atentado contra libertad de expresión y contra la ciudadanía”, y afirmó que comparte la exigencia de justicia del gremio periodistico y la soceidad entera, y que “como presidente de la República, actuaremos con firmeza y determinación para detener y castigar a los responsables”.

Con la presencia del jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera en su calidad de presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), Peña Nieto subrayó que “no estamos aquí para dirigir discursos, pero sí para reafirmar un firme compromiso y llevarnos tarea para combatir la impunidad, para que la muerte de periodistas no quede impune, y se encuentre a los responsables”. Al acto también acudieron el comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, así como los gobernadores de todos los estados excepto los de Aguascalientes, Chiapas, Durango, Tabasco y Tamaulipas.

Al término de su mensaje y en un hecho inédito, el mandatario federal se acercó al área donde se colocan los fotoperiodistas, a quienes reiteró que se investigarán a fondo los crímenes para que los responsables reciban su castigo.