Las 10 mejores películas de Alan Rickman

// Por: Alonso Valencia

Vie 15 enero, 2016

Esta semana se ha marcado de negro una vez más gracias a la muerte de Alan Rickman, uno de los mejores actores británicos de los últimos tiempos, que nos dejó a causa de cáncer a la edad de 69 años.

Rickman, quien muchos seguramente recuerdan por su papel como el profesor Severus Snape en la exitosa saga de Harry Potter, fomentó su carrera a base de papeles difíciles que fueron alcanzando un estatus icónico con el pasar de los años, cómo es el ejemplo de su participación en el clásico de acción, Duro de Matar, como el villano Hans Gruber junto al John McClane de Bruce Willis.

En esta lista tomaremos varios aspectos cómo lo es el reconocimiento de las películas, su estatus en la cultura pop y su grado de aceptación tanto por el público especializado como en el espectador promedio.

Para recordar a Alan Rickman cómo mejor se debe, estas son sus mejores películas:

Sense and Sensibility
Sensatez y Sentimientos
Dir. Ang Lee
1995

Definitivamente las películas de época parecían ser el fuerte de Rickman, quien comenzó su carrera en numerosas producciones de teatro entre las que se incluyen The Seagull de Anton Chekhov, Romeo y Julieta y A View From the Bridge de Arthur Miller. La mejor película dentro de esta particular temática, en la que participó Rickman, fue Sensatez y Sentimientos, en donde interpreta al Coronel Brandon junto a Kate Winslet, Hugh Grant y una de sus mejores amigas, Emma Thompson.

La adaptación de la obra de Jane Austen, quedó en manos del director ganador del Oscar, Ang Lee, que a su vez logró entregarle un premio de la Academia a Emma Thompson por mejor guión.

En el filme, Rickman y Greg Wise pelean por el amor de Mariane, interpretada por Winslet, mientras vemos la vida de las hermanas Dashwood tras la muerte de su padre, quien les deja una razonable herencia.

 

Truly Madly Deeply
La Magia del Amor
Dir. Anthony Minghella
1990

Truly Madly Deeply no se refiere precisamente a la sobreexplotada canción de Savage Garden de finales de los 90, sino a la cinta de principios de los 90, en la que Alan Rickman toma el papel de Jaime, un músico que pierde la vida, pero regresa desde la tumba con su amada, Nina, interpretada por Juliet Stevenson.

La Magia del Amor fue una de las pocas cintas en donde podíamos ver a un Rickman que basaba un personaje completamente en la comedia, con algunos momentos agridulces, claro esta.

En la cinta de Anthony Minghella se explotan al máximo algunos de los talentos de Alan Rickman, cómo lo era el canto, siendo uno de los principales puntos que lo llevó a coronarse con el ESBFA por mejor actor en ese año y una nominación al BAFTA. El éxito de la cinta fue tal en el Reino Unido, que Minghella se convirtió en uno de los mejores directores de la época gracias a la cantidad inmensa de ofertas que llegó a recibir, con cintas como El Paciente Inglés (1996) y Cold Mountain (2003)

 

Robin Hood: Prince of Thieves
Robin Hood: El Principe de los Ladrones
Dir. Kevin Reynolds
1991

Una de las películas más exitosas de la década, que además fue culpable de legarle al mundo, el tema más icónico de Bryan Adams, también tenía a Rickman como el villano principal en forma del Sheriff George de Nottingham.

Robin Hood: El Principe de los Ladrones recaudó 390 millones de dólares a nivel mundial, en parte a su magnífico reparto que además del británico, incluía a Kevin Costner, Christian Slater, Morgan Freeman y Sean Connery.

La trama trasformaba un poco la historia de Robin Hood para tomar todo desde un enfoque un poco más romántico que giraba en torno a miss Marian Dubois. Rickman quien siempre fue la opción principal para el papel del antagonista, había rechazado en dos ocasiones anteriores la propuesta, hasta que el estudio decidió darle canta blanca con la interpretación para hacer lo que quisiera con el Sheriff de Nottingham.

Hasta la fecha, Robin Hood: Prince of Thieves se recuerda como uno de los blockbusters más destacados de los 90, sirviendo para consolidar un género que se masificó de gran manera en años consiguientes.

 

Galaxy Quest
Héroes Fuera de Órbita
Dir. Dean Parisot
1999

Parodia de la serie de culto, Star TrekGalaxy Quest formó una base de culto por sí sola, gracias a una premisa que involucraba una raza extraterrestre idolatrando una space opera televisiva, para así secuestrar a sus protagonistas para que los ayuden a enfrentarse a una banda de villanos intergalácticos.

Originalmente bajo la dirección del también difunto Harold Ramis, quien abandonó el proyecto por diferencias en el casting, Galaxy Quest se ha convertido en todo un fenómeno dentro del mundo de fanáticos de Star Trek, los mismos creadores de Viaje a las Estrellas y la crítica que recibió la películas de brazos abiertos como una comedia inteligente que además osa parodiar a una de las series de televisión más importantes de la historia.

En el filme, Alan Rickman interpreta a Alexander Dane, que a su vez tiene el rol del primer oficial extraterrestre de la nave, repleto de momentos hilarantes y algunas líneas que se volvieron legendarias.

 

A Little Chaos
En los Jardines del Rey
Dir. Alan Rickman
2014

Alan Rickman no sólo se desempeñaba como actor, sino que en su larga carrera también tuvo el privilegio de dirigir dos películas, la primera fue El Invitado de Invierno de 1997, protagonizada por Phyllida Law y Emma Thompson y la segunda, es En los Jardines del Rey de 2014 en donde Rickman también actúa y comparte créditos con Kate Winslet, Matthias Schoenaerts y Stanley Tucci.

En A Little Chaos, Rickman interpreta al rey Luis XIV que manda a llamar a Sabine De Barra, Kate Winslet, para encargarse de los jardines del Palacio de Versalles, en donde se enamora de André Le Notre.

La filmación se encontró con una serie de complicaciones debido al embarazo de Winslet, que debía estar expuesta a muy bajas temperaturas, agua prácticamente congelada a altas horas de la noche y escenas que involucraban más de 80 extras, pero el resultado fue fenomenal en cuestión de diseño de producción, forografía y guión.

 

Dogma
Dir. Kevin Smith
1999

Uno de los directores independientes por excelencia es Kevin Smith, quien en 1999 decidió crear un filme repleto de estrellas y viejos amigos, como una perspectiva muy diferente a la religión cómo la conocemos.

En Dogma, Alan Rickman interpreta a Metatron, que funge como la voz de Dios en una historia que involucra a dos ángeles caídos que tratan de encontrar un supuesto vacío legal dentro de un dogma católico para regresar al cielo. Obviamente, la película fue muy criticada en su momento por la iglesia católica, llegando al punto en que fue prohibida en un considerable número de países y censurada en otros tantos.

Con un reparto que iba desde Jason Mewes hasta Rickman, el contraste era tal que sorprendió a la crítica, cuestión que Kevin Smith nunca hizo de lado e incluso habló con actores como Mewes, para que llevarán a otro nivel su actuación en comparación con sus cintas anteriores. Mewes incluso mencionó alguna vez, que se había memorizado el guión completo porque “no quería hacer enojar al tipo Rickman”.

 

Michael Collins
Michael Collins, El Precio de la Libertad
Dir. Neil Jordan
1996

Basada en la historia del patriota y revolucionario inglés del mismo nombre, encarnado por Liam Neeson en este biopic de Neil Jordan, Michael Collins le dio la oportunidad a Alan Rickman de volver una vez más a las historias de época que parecían ser su fuerte cinematográfico, interpretando el papel de Éamon de Valera, la principal figura política irlandesa de esos tiempos.

Los problemas con el estudio fueron muchos durante el rodaje de la cinta, llegando al extremo de regrabar el final, para darle un toque mucho más romántico; eso no complicó sus probabilidades con la Academia, otorgándole al film, dos nominaciones al Oscar por Mejor Fotografía y Mejor Score.

En principio, John Turturro se encargaría del papel de Éamon de Valera, pero Rickman fue el seleccionado por el estudio debido a que ya contaba con un buen background cinematográfico, además de una muy buena dinámica en pantalla con Liam Neeson.

 

Harry Potter and the Prisoner of Azkaban
Harry Potter y el Prisionero de Azkaban
Dir. Alfonso Cuarón
2004

Es bien sabido que el personaje más icónico y legendario dentro de toda la filmografía de Alan Rickman, es el profesor Severus Snape en la inmensamente exitosa serie de películas basada en los libros de J.K. Rowling.

Alan Rickman siempre fue la elección personal de la autora e incluso mucho antes del éxito masivo de la saga, Rickman ya había tenido pláticas con Rowling acerca de interpretar al personaje cuando aún se estaba en los procesos tempranos de casting.

En palabras de la misma Rowling, Rickman sabía de los verdaderos motivos del personaje antes de saber algo acerca de su fatídico final. En entrevistas con la autora, ha asegurado que cuando comenzó a hablar con Rickman, ni siquiera había finalizado los libros, lo cuál hizo que el actor terminará imprimiendo sellos característicos en el personaje como se presenta en la versión literaria y su consiguiente versión cinematográfica.

No se puede hablar de Severus Snape sin hablar de Alan Rickman, por lo que dentro de las ocho películas en la serie, El Prisionero de Azkaban, la tercera entrega, dirigida por el mexicano Alfonso Cuarón, se mantiene como la mejor película gracias a que brindó el tono que caracterizo a la saga fílmica, además de agregar un toque personal a la intrincada trama de Rowling que comenzó a presentar la larga transformación que sufren los personajes a lo largo de la historia.

El Prisionero de Azkaban se mantiene en el balance entre la crítica y la audiencia, compitiendo cara a cara con las últimas dos cintas de la saga que forman Las Reliquias de la Muerte, conclusión del mago más famoso de la historia.

 

Love Actually
Realmente Amor
Dir. Richard Curtis
2003

Considerada como la mejor película romántica de todos los tiempos, la obra maestra de Richard Curtis, quien previamente había escrito películas como 4 Bodas y un Funeral, Un Lugar Llamado Notting Hill, El Diario de Bridget Jones y la serie Mr. Bean, contó además con un increíble reparto británico en donde destacan Bill Nighy, Martin Freeman, Chiwetel Ejiofor, Colin Firth, Keira Knightley, Liam Neeson y Rowan Atkinson, así como otra pletora de personalidades como Laura Linney, Rodrigo Santoro, Elisha Cuthbert, Claudia Schiffer, Denise Richards, Shannon Elizabeth, etc. etc.

En la cinta de Richard Curtis, Alan Rickman interpreta a Harry, director de una agencia de diseño, la cual acaba de contratar a una nueva y sensual secretaria que pondrá en duda el amor de Harry por su esposa, interpretada por su gran amiga Emma Thompson.

A pesar de que el recibimiento original de la crítica fue muy mezclado, la película logró acumular alrededor de 200 millones de dólares en taquilla y con el paso de l0s años se fue convirtiendo en el chick flick que evolucionó para convertirse en una película de amor universal, que incluso tiene grupos establecidos de fanáticos que se reúnen cada año para verla. El soundtrack también se convirtió en un éxito instantáneo, alcanzando incluso status de oro en Australia y México gracias a su increíble número de ventas.

 

Die Hard
Duro de Matar
Dir. John McTiernan
1988

Definitivamente el papel que le abrió las puertas al mundo del cine a Alan Rickman, fue el de Hans Gruber en una de las películas más recordadas de la historia en manos del director de culto, John McTiernan. Duro de Matar ponía a Bruce Willis, el inmortal John McClane, encerrado en un gigantesco rascacielos tratando de detener a un grupo terrorista liderado por el mismísimo Rickman como uno de los villanos alemanes más legendarios.

Este papel fue el que convirtió al actor en el “go to guy” cada vez que se tenía en un villano en mente gracias a sus capacidades histriónicas que no sólo hacían que odiáramos a los villanos, sino que hasta cierto grado nos gustaran, como en el claro ejemplo de su personaje más recordado que sufre una grandiosa transformación a lo largo de la serie de Harry Potter.

Una de las escenas más memorables de la película en la que vemos el desenlace entre McClane y Gruber se dio gracias a las cualidades de Rickman, entre las que destacaba un increíble acento alemán, lo que ayudó a que se agregara la escena en la que el personaje de Willis pretende ser un rehén y su consiguiente final, el cuál fue totalmente real, al lanzar a Rickman al vacío hacia una cama en pantalla verde, por lo que las reacciones de Gruber, son totalmente reales.