El memorable speech de Meryl Streep en los Golden Globes

// Por: Sara Araujo

Lun 9 enero, 2017

Ayer por la noche se llevó a cabo uno de los eventos más populares en el mundo del séptimo arte; los famosos premios Golden Globe. Dicho galardón reúne talentosos artistas de cine y televisión, reconociendo trabajos de dirección, guión, interpretación, musicalizacion, y mucho más. Asimismo, cuentan con una categoría especial, la cual rinde homenaje a la trayectoria de algún artista destacado. Llamado “The Cecil B. DeMille Award”, el reconocimiento se hace cada año desde 1952, y conmemora la trayectoria no sólo de actores, sino de cualquier miembro de la industria.

Este año, el Cecil B. DeMille Award fue otorgado a Meryl Streep. Como discurso para presentar el galardón, Viola Davis compartió unas palabras:

“Ella mira. Esa es la primera cosa que notas de ella. Ladea la cabeza con esa sonrisa sospechosa, y te mira, por mucho tiempo. Te hace pensar: “¿Tengo algo atorado entre mis dientes? ¿Quiere patearme el trasero (lo cual no va a ocurrir)?”

Después, ella hará preguntas:

“¿Qué hiciste anoche, Viola?

Hice un pay de manzana.

¿Usaste manzanas Pippin?

Manzanas Pippin, ¿qué demonios es eso? Yo usé Granny Smith.

Oh. ¿Hiciste la costra?

No, usé una ya hecha. Eso hice.

No hiciste un pay, Viola.

Eso es porque pasé todo mi día preparando coles. Soy la mejor. Uso caldo de pollo ahumado, y mi salsa especial.”

Le gané.

“Bueno, no consiguen un buen sabor si no usas jamón. Si no lo usas, no sabe igual. ¿Y cómo está la familia?

Mientras continúa mirando, te das cuenta que te está viendo a ti. Y como una poderosa escáner, te registra. Es una observadora, y una ladrona. Se espera a mirar lo que robó de ese lugar sagrado, la pantalla. Hace a los más heroicos personajes, lo más vulnerables, como el familiar más conocido y odiado. Su talento artístico nos recuerda del impacto que tiene el verdadero significado de ser un artista. Lo que nos hace sentir menos solitarios. Sólo podría imaginar a dónde vas, Meryl, cuando te desapareces en un personaje.

Puedo imaginar que estás en ellos, esperando pacientemente; recurriendo a tí misma como conductor y apoyándolos, animandolos para que liberen todo el desorden, lo expongan, y vivan. Eres una musa. El impacto que tienes me ha inspirado a mantenerme en la línea. Dama Streep, te veo. Te veo. Recuerdan todos, esos días lluviosos, aquellos que pasamos en el set, grabando “Doubt?”. Cada día, mi esposo me llamaba en la noche y me decía: “¿le dijiste lo que significa ella para ti? Le respondí: “No, no puedo decir nada, Julius. Estoy nerviosa. Lo único que hago es mirarla todo el tiempo. Me dijo: “bueno, necesitas decirle algo. Esperaste toda tu vida poder trabajar con esta mujer. Dile algo. De acuerdo, pero más te vale hacerlo mañana, porque cuando yo llegue, ¡voy a decirle algo!”

Y no he dicho nada aún, pero lo haré ahora. Me haces sentirme orgullosa como artista. Me haces sentir que lo que llevo dentro, mi cuerpo, mi cara, mi edad, todo es suficiente. Resumiste la frase de Émile Zola, y si me preguntas como artista, a qué vine a este mundo, yo como artista, te diría: vine a vivir en voz alta.”

La talentosa actriz estadounidense apenas podía hablar al momento de recibir la primicia, sin embargo, fue capaz de compartir un discurso de agradecimiento memorable:

“Tomen asiento. Gracias. Los amo a todos. Tendrán que disculparme. Perdí la voz entre tantos gritos y aflicción este fin de semana. Y perdí la cabeza en algún punto de este año, así que tendré que leerles algo. Muchas gracias,  Hollywood Foreign Press. Retomando lo que decía Hugh Laurie: “Ustedes y todos los que estamos en este salón, pertenecemos a los segmentos más vilipendiados en la sociedad norteamericana de hoy en día. Piénselo: Hollywood, extranjeros y la prensa.  Pero, ¿quiénes somos nosotros, y quién es Hollywood en realidad?

Es una bola de gente que proviene de lugares diferentes. Yo nací, crecí y me formé en escuelas públicas de Nueva Jersey. Viola (Davis) nació en la cabina de un aparcero en Carolina del Sur. Llegó a Central Falls, Rhode Island. Sarah Paulson nació en Florida, y creció con madre soltera en Brooklyn. Sarah Jessica Parker viene de una familia de siete u ocho hermanos, en Ohio. Amy Adams nació en Vicenza, Italia. Natalie Portman nació en Jerusalén. ¿Somos nuestro certificado de nacimiento?

Y la hermosa Ruth Negga nació en Addis Ababa, Etiopía, creció en Londres. No, creo que fue en Irlanda. Y fue nominada por interpretar a una joven de un pequeño pueblo en Virginia. Ryan Gosling, como todas las buenas personas, es canadiense. Dev Patel nació en Kenya, creció en Londres, y ahora interpreta un niño indio, criado en Tasmania. Así que Hollywood está conformado por externos y extranjeros. Y si los sacamos a todos, sólo nos quedamos con fútbol americano, y artes marciales mixtas, que no son arte.

Me dieron como tres segundos para decir esto: El único trabajo de un actor es entrar en la vida de la gente diferente a nosotros, y compartirles cómo se viven las cosas desde nuestra perspectiva. Y este año salieron muchas, muchas, muchas actuaciones poderosas, que consiguieron justo ese cometido. Que quita el aliento, trabajo compasivo. Este año hubo una actuación en especial que me sacudió. Se clavó en mi corazón. Y no porque fuera buena; no tenía nada de buena. Pero era efectivo, y logró su cometido. Logró que su público riera, y mostrara los dientes. Fue el momento en el que la persona que pide que se sienten en el asiento más respetado en nuestro país, se burla de un reportero con discapacidad. Alguien que lo supera en privilegios, poder y capacidad de regresar el golpe. Me rompió el corazón ver esto, y no me lo puedo sacar de la cabeza, ¡porque no era una película! Era la vida real. Y cuando este instinto de humillar viene de alguien que es una figura pública, que es poderoso, llega a la vida de todos. De alguna manera, les da permiso para hacer lo mismo. Las faltas de respeto invitan a faltar al respeto. La violencia incita a más violencia. Cuando la persona con poder usa su posición para molestar a otros, todos perdemos. De acuerdo. Continuemos

Bien, esto me lleva a la prensa. Necesitamos a la prensa para tener el poder de invitarlo a la alfombra por cada indignación. Es por eso que nuestros fundadores plasmaron a la prensa y su libertad en la Constitución.Así que, solamente le preguntaré a la famosa y bien posicionada Prensa Extranjera de Hollywood, y a todos nosotros, a unirse y apoyar al Comité Protector de Periodistas. Vamos a necesitar que sigan avanzando, y ellos van a necesitar que cuidemos la verdad.

Algo más: en una ocasión, estaba en el set, quejándome de algo relacionado con saltarse comidas por trabajo, horas extra. Algo así. Tommy Lee Jones me dijo: “Meryl, ¿no es un privilegio solamente tener que ser un actor?” Sí, claro. Pero también tenemos que recordarnos unos a otros el privilegio y la responsabilidad del acto de la empatía. Debemos estar orgullosos del trabajo que Hollywood conmemora esta noche. Y como me dijo alguna vez mi amiga, la fallecida Princesa Leia: Toma tu corazón roto, y conviértelo en arte.”

giphy