Michael Angelakos, líder de Passion Pit, habla sobre sus problemas de salud mental

// Por: Ana Vargas

Jue 18 enero, 2018

El año pasado, poco antes de lanzar su último disco de estudio Tremendous Sea Of Love, Michael Angelakos, vocalista de Passion Pit, anunció que se tomaría un descanso de la música para resolver una serie de problemas que tiene con respecto a su salud.

 

 

Angelakos es uno de los artistas más sinceros dentro del mundo de la música en lo que respecta a la salud mental. A los 18 años, le diagnosticaron trastorno bipolar; de hecho en 2012, Angelakos tuvo que tomarse un tiempo libre para enfocarse en su salud, dejando a un lado la promoción de su álbum Gossamer.

Esa fue la primera vez que Angelakos habló de lo que había estado sufriendo durante años: el ser hospitalizado, sus múltiples intentos de suicidio y el trastorno de estrés postraumático que enfrentó desde la infancia.

 

Después de experimentar los desafíos del desorden bipolar, se convirtió en un artista itinerante, además, el cantantebuscó usar su plataforma no solo para crear música, sino para hacer de la industria de la música un lugar mejor y más saludable para los artistas.

 

 

En 2015, Angelakos lanzó su tercer álbum de estudio Kindred, y anunció la separación de su esposa y mejor amiga Kristy Mucci, tras admitir que era bisexual. Desde entonces, Angelakos ha publicado dos discos, pero lo más importante es que ha estado tratando de mejorar y dedicar su tiempo a hacer cambios en la industria de la música cuando se trata de la salud mental.

 

Hace unos días, durante una entrevista para The Independent, Angelakos habló sobre su salud mental, reconociendo que la industria de la música no es el lugar más seguro en el que quieres estar cuando padeces de una enfermedad mental. Sin embargo,  ha decidido volver a tocar en vivo ya que quiere aprovechar la oportunidad de “reunirme con algunas de mis personas favoritas y con las más he disfrutado tocado música en mi vida”. Por otra parte, Angelakos admite necesitar el dinero para poder pagar su tratamiento, ya que estos le han dejado prácticamente en la ruina.

 

 

Mientras sigue luchando por mantener su trastorno a raya, Angelakos aprovechará la gira para promocionar el programa de salud mental Wishart, que provee de servicios legales, educativos y de salud a artistas.