‘One Track Mind’: Thirty Seconds To Mars con tinte masoquista en su colaboración con A$AP Rocky

// Por: Oscar Adame

Dom 25 marzo, 2018

Thirty Seconds To Mars lanzó el tercer sencillo de su próximo disco, un tema titulado ‘One Track Mind’ que cuenta con la colaboración del rapero A$AP Rocky.

Este es el tercer adelanto que la banda liderada de Jared Leto comparte previo al lanzamiento de su quinto disco de estudio, America (2018), el próximo 6 de abril.

La Canción

Esta es la primera canción dentro de esta etapa de la agrupación que contiene una colaboración. A$AP Rocky hace un buen trabajo dentro del último verso de la canción, introduciéndose con su rap repleto de autotune que aun cuesta distinguir de los experimentos que Kanye West hizo a principios de esta misma década y que parecen seguir arrastrando su influencia en el rap comercial.

Fuera de ello, el resto de la canción es conducida por la voz de Jared quien lleno de inseguridades susurra al escucha – “Tengo una mente obsesionada, hay un método para la locura” -, mientras recuerda – “El amor, el sexo y las mentiras. Mírame a los ojos, ríndete” -. La sensación que transmite es una de opresión gracias a su instrumentación downtempo construido sobre un beat con eco.

Es una canción plana en su estructura, pero aquello ayuda a que Leto exprese con mayor facilidad la depresión que siente su personaje.

America (2018)

El quinto disco dentro de la discografía de Thirty Seconds To Mars saldrá a la venta el próximo 6 de abril gracias a Interscope Records, el primer lanzamiento de la banda que no es bajo Virgin.

Este material estará compuesto por 12 canciones para un total de 42 minutos de duración. Todas escritas y producidas por Jared Leto excepto por ‘One Track Mind’ y ‘Love Is Madness’, puesto que la primera cuenta con la colaboración de A$AP Rocky y la última con la voz de Halsey.

Por el momento han sido lanzados dos sencillos promocionales, ‘Walk on Water’ y ‘Dangerous Night’. Todos los adelantos presentan claras influencias del rock combinado con electrónicos downtempo de proyectos como Awollnation e Imagine Dragons y que bandas como Muse han seguido en sus últimos lanzamientos.

Discursivamente parece desviarse del mensaje anti guerra que ha caracterizado al proyecto desde mediados de la década pasada para centrarse en melodías respecto al desamor.