Rick and Morty y su amor por Mad Max: Un tributo brillante

// Por: Oscar Adame

Mar 1 Agosto, 2017

Tras 4 meses de haberse transmitido el primer episodio de la tercera temporada de Rick and Morty, The Rickshank Rickdemption, Adultswim cortó con una de las esperas más intensas del último año en la televisión con la continuación del episodio famoso por volver a popularizar a la salsa Szechuan de McDonald’s.

Si recuerdas bien, en aquel episodio aconteció uno de los cambios más drásticos que ha vivido la serie hasta este momento: el divorcio de Jerry y Beth. El cual, junto con la muerte de los Rick and Morty originales y otras pocas escenas, parece que será parte de la continuidad de la serie.

Así pues Rickmancing the Stone continúa con el suceso, profundizando en el pesar y la ansiedad que Morty y Summer sienten tras el pobre actuar de su padre. El duelo que viven no pudo haber sido mejor representado que con un mundo post-apocalíptico que bebe directamente de las venas de Mad-Max, saga cinematográfica de la cual Justin Roiland es un gran seguidor.

Las referencias a Mad-Max: Fury Road son más que evidentes, sin embargo el gran fanatismo del creador por la saga hizo que el episodio no sólo estuviera plagado de elementos de la trilogía original.

Como el hombre con el que Summer se casó, terminando su relación de igual manera a como la relación de sus padres lo hizo: Hemorrage, es una parodia a Blaster, el personaje de Beyond the Tunderdome.

O la escopeta con la cual Summer mata a Inmortal Joe, que es idéntica a la del póster de la primer película de Mad-Max

Summer después se transforma en el personaje de Tina Turner de Beyond the Tunderdome.

Ella empieza a sentirse bien en el wasteland con el nuevo nihilismo con el que rige su vida tras la decepción de sus padres; sin embargo Morty muestra una mayor frustración.

El brazo que le crece es como una carga, al igual que los pensamientos perseverantes que tiene respecto a sus padres volviendo a estár juntos. Cuando el brazo desaparece, él dice ‘tal vez la lección de hoy es que, no importando si es el matrimonio de tus padres, una roca verde, o un brazo gigante, tarde o temprano todo se tiene que ir”.

Y de igual manera se fue un episodio más de Rick and Morty, una serie que sobresale por sus irónicas referencias, su ácido sentido del humor, pero sobretodo por su inteligente forma de enseñar sobre la vida.