Justin Timberlake en el Super Bowl LII y la polémica detrás de su homenaje a Prince

// Por: Oscar Adame

Dom 4 febrero, 2018

A dos días de haber lanzado su último disco Man of the Woods (2018), el cual ha recibido una respuesta mixta por parte de la crítica y público, Justin Timberlake se presentó como el acto principal del show de medio tiempo del Super Bowl LII en el Blank Stadium de Minneapolis, Estados Unidos. Esta es la tercera ocasión en la cual el vocalista de Memphis aparece en este evento, anteriormente lo había hecho con N’Sync en la edición XXXV y como solista en el XXXVIII.

Su participación superó por mucho las expectativas pues fue un show completo lleno de hits con una buena y creativa producción que vio su mayor acierto en la utilización de miembros del público como parte substancial de cuestiones como la iluminación y coreografía. Sin embargo, también es un hecho que la presentación se vio ‘manchada’ ante la insistencia de Justin por utilizar a la imagen de Prince aún y con la polémica que el rumor de su aparición generó el día de ayer.

 

A mital del show Justin rindió tributo a Prince, cantando al icónico tema del cantante púrpura ‘I Would Die 4 U’ con una imágen de él proyectada en el fondo. Timberlake le había declarado a la ex-baterista de Prince, Shelia E, que no utilizaría un holograma del artista en su show de medio tiempo y, aunque no utilizó como tal una proyección de realidad aumentada, sí mostró al natal de Minneapolis frente a su gente aún y contra sus deseos en vida y sin importarle la historia personal llena de conflicto que ambos disputaron a lo largo de la década pasada.

En 1998 Prince declaró en persona para Guitar World que él está en contra de este tipo de homenajes.

Esa es la cosa más demoníaca que te puedas imaginar. Todo es como es y como debe ser. Si yo hubiera debido tocar con Duke Ellington, habríamos vivido en la misma época y tenido la misma edad. Toda esa cosa de realidad virtual es del demonio y yo no soy un demonio. Esa cosa que hicieron con la canción de The Beatles ‘Free As Bird’, manipulando la voz de John Lennon para tenerlo cantándola aun muerto, eso nunca me va a pasar a mí. Prevenir que me pasen esas cosas es una de las razones por las cuales requiero control artístico“, declaró Prince en aquella entrevista.

Lo peor de todo es que Justin se atrevió a interpretar su éxito ‘SexyBack’, el cual generó una respuesta directa a Prince que dice “Si lo sexy nunca se fue, ¿entonces por qué todo el mundo está hablando de mí?, no me odies sólo porque no pudiste llegar a mi altura.” Esto al comentario que el artista hizo sobre el ex-integrante de N’Sync en el 2006 “Quienquiera que esté diciendo que lo sexy está de vuelta es un tonto, lo sexy nunca se fue“.

Haciendo a un lado el tema de Prince, Timberlake dio un show entretenido ofreciendo una muestra de su catálogo de casi 20 años de carrera. Inició con ‘Filthy’, el primer sencillo de su último disco, dentro de uno de los cuartos de vestuario del estadio. Después interpretó un medley con ‘Rock Your Body’ del 2002,  ‘Cry Me A River’ de Justifield y los temas de Future Sex/Love Sounds ‘SexyBack, ‘My Love’  y ‘Until The End Of Time’.

Su interpretación de ‘Rock Your Body’ también generó algo de crítica online pues es la misma canción que cantó en el show del 2004 con Janet Jackson, de la cual nació uno de los momentos más controversiales en la historia del evento. También se habían generado rumores de que ella aparecería en esta edición, pero fueron desmentidos por Janet esta mañana.

Tras llegar al escenario principal, después de un poco de baile y de dirigir brincos al público, Timberlake cantó ”Suit & Tie’ de The 20/20 Experience sobre una base completamente audiovisual, con pequeñas pantallas parpadeanes que rotaban y se movían como si bailaran por sí mismas, impresionante.

Él terminó su set con ‘Can’t Stop The Feeling’ del 2016 en compañía de una gran cantidad de bailarines vestidos coloridamente y un público sumamente entusiasmado.

Su nivel de producción, buena interpretación por parte de Timberlake y emoción genuina por parte del público lo convierten en uno de los mejores shows de medio tiempo de la presente década. Sin embargo, será recordado por siempre por su ‘homenaje’ a Prince.