The House That Jack Built: El nuevo filme de Lars Von Trier ocasionó polémica en Cannes

// Por: Oscar Adame

Mar 15 mayo, 2018

Ayer por la noche se llevó a cabo la premiere internacional del nuevo filme de Lars Von Trier, la película titulada The House That Jack Built (2018) marcó su regresó al festival tras siete años de veto del evento al director. 

Su presentación fue recibida con una ovación a pie, pero al avanzar el trama de la película el desánimo de la gente empezó a mostrarse. Según se reporta más de 100 personas abandonaron la sala por su “repugnante” contenido.

The House That Jack Built

Lars Von Trier sigue en la polémica tras el estreno de su nuevo filme, la comedia negra protagonizada por Matt Dillon y por Uma Thurman relata la historia de un asesino serial, quien a lo largo de tres décadas experimenta con sus torturas como si se trataran de un arte sólo comprendido por sí mismo. 

El filme será distribuido por IFC Films y aun o cuenta con fecha de estreno, pero el adelanto que la distribuidora presentó previo a su premiere en Cannes ha causado grandes expectativas. Su metraje revela clips de una fuerte naturaleza, que muestran pequeños segmentos de las torturas ocasionadas por el personaje de Dillon. 

Su recibimiento ha sido el más mixto que se haya visto en esta edición de Cannes. 

La polémica proyección en Cannes

De acuerdo con la publicado por The Hollywood Reporter, más de 100 personas salieron de la premiere en medio de una escena que muestra explícitamente cómo el protagonista mutila a una mujer y a sus hijos pequeños. 

Von Trier llegó a la sala acompañado por Dillon, Bruno Gana y Siobhan Fallon Hogan en su primer festival desde que fue marcado como persona non-grata tras bromear sobre Hitler en el estreno de Melancholia (2011). El director y su cast fueron recibidos con aplausos, sin embargo el gusto no les duró muchos minutos. 

Docenas salieron de la sala durante varias escenas, entre quejas respecto a la violenta naturaleza del filme previo al abandono masivo que recibió su último asesinato. Twitter se inundó de declaraciones de quienes abandonaron la sala. 

-“El nuevo filme de Lars Von Trier es asqueroso, pretencioso, vomitivo, tortuoso y patético”-, declaró un internauta. Roger Friedman de Entertainment Reporter declaró que es una película vil y que nunca debió haber sido hecha. Kyle Buchanan de Vulture compartió, -“Él mutila a Riley Keough, mutila niños… ¿y nosotros estamos en vestidos formales esperando por verlo?“-. 

Sin embargo, según el mismo reporte, las personas que se quedaron a ver el final del filme le dieron un aplauso de pie de más de seis minutos de duración. A la mitad de la sala le encantó la película.