The Man Who Killed Don Quixote podría no ser proyectada en Cannes por asunto legal

// Por: Oscar Adame

Vie 27 abril, 2018

El 19 de abril el Festival de Cine de Cannes 2018 anunció que el filme encargado de cerrar sus actividades sería The Man Who Killed Don Quixote (2018), del director Terry Gilliam. Sin embargo, hoy Alfama Film Productions anunció que está buscando la manera de prevenir que Cannes proyecte el filme.

El comunicado declara que los derechos sobre los cuales se va a distribuir la película se han repartido de una forma desastrosa, teniendo contratos con distintas compañías, una de ellas Alfama.

El comunicado

Es por ello que la productora dirigida por Paolo Branco ha decidido compartir el siguiente comunicado a los medios de comunicación especializados en la industria del cine.

-“Alfama Films Production ha tenido el permiso de obtener un decreto judicial en contra del Festival de Cine de Cannes, por lo cual le pedimos al Presidente del Paris District Court imponer un bloqueo a la proyección del filme dirigido por Terry Gilliam, The Man Who Killed Don Quixote, debido a violación de derechos, derechos que han sido confirmados por tres distintas fuentes legales“-, la distribuidora continuó declarando, -“Por asuntos legales este filme no puede ser explotado de ninguna forma sin un previo acuerdo con Alfama Films Production“-.

The Man Who Killed Don Quixote

Esta libre interpretación de parte del director surrealista responsable de filmes como Brazil, 12 Monos y Del Imaginario del Doctor Parnassus, sucede dentro de la España que habita Don Quijote en la novela original; sin embargo, Sancho Panza es sustituido por un ejecutivo de marketing del siglo XXI llamado Toby Grisoni.

La pareja se embarca en un peculiar viaje por el tiempo, de ida y de regreso al siglo XXI y XVII. Poco a poco Toby se contagia del imaginario iluso del pasado, incapaz de separar los sueños ficticios y la realidad, es por ello que termina tomando el lugar del verdadero Don Quijote de la Mancha.

La obsesión de Terry Gilliam

Se ha esperado la filmación de esta película desde principios de los años noventa, cuando se inició el rodaje del guion de Gillian con $32 millones de dólares y con Jean Rochefort, Johnny Depp y Vanessa Paradis como protagonistas. Tras graves problemas durante la grabación, entre ellas la destrucción del equipo de filmación gracias a una inundación, la cinta fue cancelada.

El desastroso intento de filmarla fue narrado en un documental titulado Lost In La Mancha (2002). Terry Gilliam intentó de nueva cuenta iniciar el proyecto en 2005 y 2015, involucrando a actores como Robert Duvall, Michael Palin, John Hurt, Ewan McGregor y Jack O’Connell. 

Hace unos años gracias a Amazon, Gilliam tuvo otra oportunidad de grabar su particular visión de la clásica historia de Cervantes.