TOKiMONSTA nos cuenta sobre sus orígenes, influencias musicales y más

// Por: WARPcr

Lun 3 marzo, 2014

Fotografía por Adriana Ramírez para WARP

Jennifer Lee -mejor conocida como TOKiMONSTA- es una productora de música electrónica y DJ, quien es de ascendencia coreana, sin embargo nació y creció en Los Ángeles. La artista ha lanzado cuatro EP’s y dos LP’s y es toda una eminencia dentro del mundo de los beats o hip-hop instrumental, estando relacionada con artistas experimentales como Flying Lotus, Teebs y Daedelus.

Lee formó parte de la prestigiosa Red Bull Music Academy en 2010 y, gracias a esa participación, visitó  nuestro país el fin de semana pasado para formar parte del RBMA Night, un evento donde la artista dio una charla sobre su forma de hacer música y su experiencia en la mencionada academia, para luego dar un DJ set de una hora.

Dichosamente Lee pudo hacer un espacio en su apretada agenda durante la tarde y recibió a nuestro colaborador David Bolaños para conversar sobre sus inicios en la música.

Leí que usted empezó a producir música mientras estaba en la universidad estudiando negocios, ¿qué la motivó a empezar a crear música electrónica en ese momento?

Creo que se debe a que realmente amo la música. Tenía una especie de trasfondo musical y pensé que podía lograr aprender a producir.

En ese tiempo alguien me pasó una copia de Fruity Loops y pensé ‘está bien, intentemos esto’ y simplemente funcionó.

¿Tenía alguna otra forma de expresión artística antes de eso?

Crecí tocando piano clásico, porque mi mamá me metió en clases desde pequeña. No era porque ella quería que aprendiera realmente algo de música, sino porque consideraba que era algo refinado.

Me enseñé a mi misma a tocar guitarra, clarinete y batería, así que supongo que había mucho de eso dentro de mí. También escuchaba muchos tipos diferentes de música como indie-rock, música psicodélica, bossa nova, samba, hip-hop… todo menos country. No logro que me guste el country.

¿Qué clase de música hacía cuando comenzó?

Estaba produciendo hip-hop con un sonido bastante underground. Mis mayores influencias en ese momento eran artistas como DJ Shadow, J DIlla y cosas por el estilo.

Usted ha mencionado en el pasado que tiene una sensibilidad por la música vieja, lo cual realmente se puede sentir en su música. ¿Qué artistas escuchaba mientras crecía? ¿Qué influencia tuvieron sus padres?

Mi primera influencia fue la música clásica, a través de las clases de piano, ya que empecé cuando tenía 6 años. Después descubrí el hip-hop de la costa oeste a través de la radio y escuchaba mucho rap estilo gangster. Posteriormente, gracias al internet y Napster, pude encontrar muchas más cosas increíbles.

Mi padre murió cuando yo era muy pequeña y mi mamá guardó algunos de sus viniles de 12 pulgadas; eventualmente descubrí su colección y me di cuenta que era impresionante: antiguos discos psicodélicos de soul coreano y cosas así muy cool. Me hizo apreciar mucho mi trasfondo cultural

A mi mamá no le importa mucho la música, asi que me gusta creer que saqué eso de mi papá.

¿En qué momento decidió dedicarse a la música? ¿Qué motivó esa decisión?

Realmente fue una decisión difícil. Toda mi vida pensé que no podría vivir de la música y lo veía más como un hobby: tendría mi trabajo por un lado y mi pasión por el otro. No pensaba que podría sobrevivir sólo haciendo música.

Después de haberme graduado, fui despedida de un par de trabajos porque la economía del país estaba muy mal, así que dije ‘al diablo con esto’. En ese momento mi música estaba empezando a ser reconocida y pensé ‘bueno, no tengo un trabajo de todos modos, así que trataré de hacer música’ y finalmente todo funcionó.

Leí también que al principio usted participaba en batallas de producción de hip-hop. Había escuchado sobre batallas de raperos, pero nada sobre productores. ¿Cómo era ese ambiente?

(Risas) Sí beat battles. Era un ambiente muy hip-hop. Era gracioso por que no es como ser un DJ: uno entra y hay una audiencia, luego uno pone un CD y pide, por ejemplo, que pongan el track 3. De esta forma, ponen su pieza y luego la de su contrincante y después se decide el ganador tomando en cuenta al público y un par de jueves.

Al terminar el beat preguntan a quién le gustó y la gente grita y así. Los jueces tienen la palabra final y deciden considerando la respuesta de la gente. ¿Es bastante único verdad?

He visto que usted utiliza samples a partir de viniles. Cuando hace eso, ¿qué es lo que anda buscando?

No sé qué busco. Depende de mi estado de animo y generalmente me llaman la atención la percusión y las baterías. En cuanto a melodías, usualmente son como cinco segundos de algo que pueda escuchar una y otra vez.

Realmente no uso samples  tanto como antes, ya que prefiero hacer mi propia música, pero cuando lo hago siempre es a partir de viniles.

En otra publicación leí que a veces usted no se siente tan creativa, ¿qué hace cuando eso pasa?

(Risas) bueno, no es tanto que no me siento creativa, sino que hay momentos en que simplemente no puedo hacer música. Entonces trato de no forzarme a mí misma y trato de hacer algo diferente como pintar, leer un libro o cocinar. Intento hacer algo creativo que no sea música, de esa forma me siento refrescada y puedo volver a hacer música con buenas ideas en mi cabeza.

Mientras está componiendo, ¿piensa en cómo la audiencia va a reaccionar? ¿Produce imaginado cómo la gente se va a sentir o no lo toma en cuenta?

Depende. Honestamente lo más común es que no piense en la audiencia y sólo me enfoque en mí, pero últimamente me dí cuenta que me gustan dos lados.

A veces lo hago tomando en cuenta a la gente, como por ejemplo pienso ‘ok si quiero utilizar esta pieza en un DJ set necesito tener una introducción así’ y ‘esto les va a gustar’. Pero también hago música pensando en lo que yo quiero escuchar, sin pensar en nadie más. Es como mitad y mitad.

Pienso que si uno quiere hacer algo original, no debería pensar en la gente mucho. De igual forma la audiencia sólo le gusta lo que ha estado oyendo últimamente. Al mismo tiempo tienen la capacidad de que les guste algo nuevo también, simplemente uno tiene que enseñarles algo cool.

Ahora que usted es una música profesional, ¿qué es lo mejor y lo peor?

Todo es muy bueno y las cosas que son malas no lo son tanto.

Poder viajar, tocar música y ser creativa es realmente impresionante. Lo único malo, tal vez, es el criticismo de la gente. Cuando uno hace música es algo realmente cercano al corazón y uno trabaja mucho en ello. Escuchar a alguien que ve el trabajo de uno y dice como ‘hmm whatever’, no es muy bonito.

Las críticas pueden ser difíciles, pero uno aprende a superarlo, entonces no es tan malo. Hay muchísimas más cosas buenas que malas.

¿Había estado en Costa Rica antes?

Nunca. Estoy muy feliz de estar aquí y la comida es deliciosa. Comí ceviche y luego un chifrijo y después necesité una siesta.

Además está lloviendo en Los Ángeles y aquí el clima está perfecto.

¿Cuáles son sus planes para este año?

Tengo muchos planes para lanzar música, pero nada que quiera revelar en este momento. Quiero sorprender a la gente mucho este año.

Estoy trabajando en colaboraciones con un montón de productores diferentes, algo que usualmente no he hecho en el pasado. Después también tengo el resto de música que hago sola, la cual quiero publicar, pero estoy esperando a ver cómo lo quiero hacer.

Pienso que será un buen año para lanzar toda esta música, de la cual estoy muy apasionada.

TOKiMONSTA subió al escenario a eso de las 11 de la noche y tocó un memorable set que puso a cientos de personas a bailar intensamente.