Trump y EPN definen posturas, pero cancelan reunión

// Por: Staff

Jue 26 enero, 2017

A seis días apenas de la toma de posesión de Donald Trump como el Presidente número 45 de los Estados Unidos, la relación con México y su gobierno ha empezado a dar muestras de rispidez a una velocidad desconcertante.

En las últimas 48 horas, tanto el Presidente Mexicano Enrique Peña Nieto como el mandatario norteamericano, han hecho declaraciones, igual en discursos públicos que en las redes sociales, que dan muestra de que los acuerdos bilaterales entre los dos países tienden a complicarse más y más.

Todo comenzó el día de ayer cuando Donald Trump anunció haber tomado medidas ejecutivas para endurecer los controles en la frontera, comenzar procesos de deportación con aquellas personas que han sido “legalmente rechazadas” o han faltado a las leyes estadounidenses, incluidas las de migración, e iniciar con los trámites necesarios para la construcción del muro entre México y Estados Unidos, promesa que ha mantenido desde su campaña electoral camino a la presidencia.

Ya en su toma de posesión Trump había advertido que “desde el día 1 de su administración” haría todo lo necesario para iniciar con la construcción de este muro fronterizo de 3 mil kilómetros de extensión y que eventualmente “encontraría la manera de que México pague por él, porque el pueblo norteamericano no asumiría ese gasto”.

Aunque desde el martes pasado el gobierno mexicano había mandado a Washington de avanzada al flamante Secretario de Relaciones Exteriores Luis Videgaray y al de Economía Ildefonso Guajardo para conversar con el Secretario de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, John Kelly, entre otros importantes actores del gobierno norteamericano, sería hasta la reunión programada para el 31 de enero próximo entre EPN y Donald Trump donde se discutirían temas de vital importancia para ambas partes como seguridad, migración e intercambio económico, sentando las bases para la relación presente y futura entre las dos naciones.

Sin embargo, fue ayer por la noche cuando, en un mensaje transmitido desde la Residencia Oficial de Los Pinos, el Presidente de la República lamentó y reprobó la decisión de Estados Unidos de continuar con la construcción de esta barrera que, Indicó “lejos de unirnos nos divide”. “México ofrece y exige respeto, como la nación plenamente soberana que somos” dijo, luego de dejar asentado una vez más que nuestro país no pagará por el muro bajo ninguna circunstancia.

A partir de ese momento los ánimos se caldearon a ambos lados del Río Bravo y la mañana de hoy el Presidente Trump, a través de su cuenta de Twitter expresó: “Las compañías pierden y los trabajos se pierden también, si México no está dispuesto a pagar por ese muro que tanto se necesita, entonces sería mejor cancelar la próxima reunión”.

A pesar de que en el discurso de Donald Trump de ayer miércoles 26 de enero se percibía cierto cambio de tono en las posturas del republicano hacia México, fue en ese mismo contexto donde oficializó la construcción del muro.

Captura de pantalla 2017-01-26 a la(s) 12.32.14

Estas son 9 frases del discurso que Trump ofreció este miércoles, que revelan el (aparente) cambio en la actitud del Presidente Trump:

“Vamos a trabajar con los amigos de México para recuperar la seguridad en ambos países”

“Tengo mucha admiración por la gente de México y quiero reunirme de nuevo con su presidente”.

“Voy a hablar con el presidente mexicano y vamos a estar muy bien coordinados, trabajando de la mano”.

“Junto a México vamos a desmantelar a los cárteles e impedir que las drogas ilegales lleguen a nuestro país e inunden las ciudades mexicanas”.

“Rescataremos vidas preciadas en ambos lados de la frontera”.

“Entendemos que una gran economía en México es muy buena para Estados Unidos”.

“Reforzaremos la relación con México a un grado nunca antes visto, se va a mejorar la relación de amistad”.

“El muro fronterizo ayudará a México a detener la migración ilegal y al crecimiento de los cárteles violentos”.

“Hablaremos muy de cerca con los funcionarios mexicanos para que nos vaya bien a ambos”.

Luego del tuit de Trump de hoy por la mañana sobre la posibilidad de cancelar la reunión programada entre los dos mandatarios, el Presidente Peña y el gobierno mexicano, en una decisión en teoría tomada en conjunto con su gabinete, la Cámara de Senadores y la CONAGO (Conferencia Nacional de Gobernadores) decidió confirmar a la Casa Blanca que EPN no asistirá a la reunión programada para este próximo martes.

En redes sociales Enrique Peña dijo luego de cancelar éste encuentro: “México reitera su voluntad de trabajar con los Estados Unidos para lograr acuerdos a favor de ambas naciones”.


Minutos después de esto el vocero de la Presidencia de los Estados Unidos Sean Spicer expresó: “Buscaremos agendar algo en el futuro, mantendremos las líneas de comunicación abiertas…”.

Mientras que muchos medios de opinión en México afirman que aunque la postura del gobierno mexicano al rechazar presentarse en esta reunión muestra dignidad, fue lamentablemente muy tardada, ante las constantes imposiciones del Presidente norteamericano.

El mismo señor Trump acomodó los últimos eventos a su antojo en una reunión con líderes republicanos en Filadelfia donde afirmó: “El Presidente de México y yo hemos acordado cancelar nuestro encuentro agendado para la próxima semana” y añadió que “México tratará justamente a Estados Unidos”.

Mientras Trump firmaba la orden para la construcción del muro, los secretarios mexicanos Videgaray y Guajardo se reunieron durante 10 horas con funcionarios del gobierno estadounidense en la Casa Blanca.

La inminente salida de Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio con México y Canadá viene también a incrementar la tensión política.

Queda mucho por escribirse sobre esta historia y cada día se crea un capítulo nuevo…