#WARPReviews Los 20 mejores discos del año, parte 3 #WARPyearbook16

// Por: Staff

Vie 23 Diciembre, 2016

Esta es la última parte de los 20 mejores discos:

07. Angel Olsen – MY WOMAN
Publicación: 2 de septiembre de 2016
Sello: Jagjaguwar

Por: Sara Araujo

Lanzado en septiembre, My Woman es el tercer disco de estudio de la compositora Angel Olsen. En éste, la cantante intentó hacer ver “la complicada vida que puede tener una mujer”. En palabras de la cantante: “Por una parte, si estás teniendo un día animado, puedes probar algo más alocado. Pero si quieres algo más tranquilo y reflexivo, puedes probar el Lado B”. Y como lo dice la artista, My Woman cuenta con dos fases claramente delimitadas, las cuales pueden animar o relajar el día, dependiendo de tu estado de ánimo.

La versatilidad de un mismo proyecto es una tendencia muy común en la actualidad, sin embargo, también es una decisión peligrosa. El hecho de experimentar con diferentes géneros puede terminar confundiendo a muchos. Sin embargo, Angel Olsen logró combinar a la perfección los dos estados de ánimo contrarios, sin hacer a un lado su  folk-rock tan característico. My Woman es, sin duda alguna, uno de las mejores entregas de la cantante, si no es que, la mejor de todas.

06. Crystal Castles – Amensty (I)
Publicación: 19 de agosto de 2016
Sello: Fiction Records

Por: Diovanny Garfias

Puede que el mago detrás de Crystal Castles sea Ethan Kath, sin embargo, cuando Alice Glass anunció su salida del proyecto pensé que su música perdería actitud y poder. No podía estar más equivocado. Si bien es cierto que la adición de Edith Frances nos mostró una cara diferente de los Castles —una más sutil y artsy— los elementos primarios siguen ahí: la rabia, la melancolía, la protesta y, claro, altas dosis de electrónica de avanzada. Por otro lado, Amnesty (I) funciona como un claro indicador del momento de lucidez por el que pasa Kath como músico y productor, en el que se preocupa más por la estructura de sus composiciones y el sonido final de cada uno de sus elementos, entregando una cátedra de diseño sonoro indie como resultado final. Si en III (2012) encontramos destellos de este modus operandi más delicado (‘Child I Will Hurt You’), su cuarto trabajo de estudio nos muestra que debajo de todos esos layers de sintetizadores electropunk y beats siempre hubo mucha sustancia musical. Amnesty (I) es la consagración de esta dupla como uno de los proyectos más propositivos de la electrónica contemporánea.

05. Béyonce – Lemonade
Fecha de publicación: 23 de abril de 2016
Sello: Parkwood Entertainment

Por: Fátima Albarrán

Lemonade es el título del sexto álbum de estudio de “Queen B”, el cual fue acompañado por el lanzamiento de un largometraje de 60 minutos con el mismo título estrenado en HBO.

Lemonade es una fusión y un proceso, el cual atraviesa diversas emociones como rabia, dolor, fantasía, celos, reflexión y reconciliación acerca de la infidelidad hasta llegar a la redención.

El nombre sale del viaje de sentimientos, especialmente ácidos que Beyoncé atravesó en el proceso de producción del material: “Tuve mis altos y bajos, pero siempre conseguí la manera de levantarme. Me servían limones y yo hice limonada”.

Con este material, Beyoncé demostró como a partir de su sufrimiento, autoconocimiento y experiencia que es una artista visionaria y que, al estar herida, puede llegar a ser verdaderamente peligrosa.

Lemonade es una armería musical que incluye el hip hop, pop, rock, electrónica y country y colaboraciones con James Blake, Jack White y The Weeknd.

04. Nine Inch Nails – Not The Actual Events
Publicación: 23 de diciembre de 2016
Sello: Independiente

Por: Diovanny Garfias

“Es un disco hostil, bastante impenetrable que necesitábamos hacer”, con esas palabras Trent Reznor definió al más reciente de sus vástagos. Lo cierto es que el conjunto de estos cinco temas nos muestran una cara diferente de la maquinaria de NIN, una en donde la oscuridad, la melancolía y la rabia son los invitados de honor.

‘Branches/Bones’ es el anzuelo, apenas un minuto y 47 segundos son suficientes para que Reznor, arropado en guitarras duras y un beat minimalista echen a andar la maquina. Entonces, de golpe nos encontramos con la electrónica más bailable y pura que haya salido de los ordenadores, se trata de ‘Dear World,’. La mitad de la pieza nos lleva a un lugar más oscuro, ‘She’s Gone Away’ es un guiño a Tom Waits y su “Bone Machine” (1992). ‘The Idea Of You’ es la unión de todo el acervo sonoro que Reznor ha gestado para Nine Inch Nails por más de 25 años, la fiereza de “Broken” (1992), las viceralidad de “The Downward Spiral” (1994), la limpieza de “With Teeth” (2005) y el recuentro ideológico con “The Fragile” (1999). Para terminar, un himno de estadios, ‘Burning Bright (Field On Fire)’ marca el renacimiento de Nine Inch Nails.

Así, Trent Reznor y Atticus Ross levantan la mano para recordarnos que en un mundo en donde los Kanyes y las Beyoncés siguen brillando basados en oropel sónico, aún quedan algunos reluctantes dispuestos a llevar la contra de la mejor manera posible, regalando una patada post industrial inclemente, elegante, implacable y prácticamente, perfecta.

03. Nick Cave & The Bad Seeds – Skeleton Tree
Publicación: 9 de septiembre de 2016
Sello: Bad Seed Ltd.

Por: Giorgio Brindesi

La música de Nick Cave & The Bad Seeds siempre me hipnotiza por su naturaleza oscura y su elegante tranquilidad, que conquista lentamente entre armonías sombrías, además de sus alegorías y referencias de la eterna batalla entre el bien y el mal. Este año el músico australiano y su banda regresaron con un decimosexto álbum de estudio titulado Skeleton Tree, el primero desde la lamentablemente muerte de su hijo Arthur Cave. Este hecho dio como resultado un disco profundo y desgarrador en el que el dolor flota a través de sus canciones.

Cave también deja ver el temor a envejecer, reflejando en su música la manera en que el ser humano experimenta todas sus edades, con el irremediable miedo al cambio y a las pérdidas. También se lamenta del mundo moderno, ese en el que todo tiene un costo y aunque no toca personalmente el tema, sí habla de la muerte y el duelo. Con este trabajo Cave establece, una vez más, que es un compositor y letrista excelente, un profesional de la música contemporánea y un artista que ha superado su propio nombre.

02. David Bowie – Blackstar
Publicación: 8 de enero de 2016
Sello: Sony Music

Por: Diovanny Garfias

Para entender la relevancia de este disco y su esplendor a nivel musical es necesario olvidarnos de que David Bowie abandonó este plano existencial un par de días después del lanzamiento del mismo (olvidar el hecho, más no su batalla contra el cáncer durante la creación del álbum). Blackstar es una declaración explícita de cómo un artista busca expandir sus límites incluso en los momentos más oscuros, encontrando lírica y sonoramente nuevas dimensiones de expresión estética y alcanzando metas insospechadas en el proceso, incluso para un camaleón sónico como lo fue Bowie a lo largo de su trayectoria. A través de siete cortes David nos lleva por un recorrido en el que el rock y su voz son la única constante; elementos de jazz, pop de avanzada, neo-folk, industrial y coqueteos con el hip hop infestan el trabajo también, arrojando en consecuencia momentos de difícil acceso pero con grandes recompensas a nivel auditivo, mismas que aumentan con cada escucha. Blackstar no sólo es la despedida de David Bowie de su público, es el epitafio que lo consagra como uno de los genios musicales de la historia.

01. Bon Iver – 22, A Million
Publicación: 30 de septiembre de 2016
Sello: Jagjaguwar

Por: Eduardo Martínez

Cuando una banda o músico logra conseguir el éxito desde sus primeros lanzamientos la expectativa que genera puede ser inmensa, convirtiéndose en un arma de doble filo al generar una presión importante para futuros trabajos.

Al principio de este siglo, una nueva generación de músicos emergió con gran fuerza y pocos lograron superar esa presión. Uno de ellos fue Justin Vernon, mejor conocido como Bon Iver, quien con sus dos primeros álbumes, For Emma, Forever Ago (2007) y Bon Iver, Bon Iver (2011), conquistó el mundo a través de bellas letras y un sonido tan rimbombante como apacible. Varios de sus sencillos lograron colocarse en diversas películas, como en Wish I Was Here, We Bought a Zoo y The Judge, además de ganar dos premios Grammy en 2012, en las categorías de Mejor Álbum de Música Alternativa y Mejor Nuevo Artista.

Después de cinco años, Vernon retoma el camino y sigue sorprendiéndonos con el talento reflejado en su tercer disco, 22, A Million, mismo que lo ha posicionado ya en lo más alto de importantes charts en el mundo. Este material fue presentado en su totalidad en un performance como parte del festival Eaux Claires, en Wisconsin, Estados Unidos.

Todas las letras de 22, A Million fueron concebidas por Vernon, pero en algunas contó con el apoyo de Ben Lester, BJ Burton, Sean Carey, Ryan Olson y Michael Lewis, siendo Burton el que aparece en tres ocasiones. El mismo Justin describe su creación como una colección de momentos sagrados y tormentosos, ya que la contextualización de algunos recuerdos intensos en su vida se ven plasmados en ella. La intensidad de sus letras incrustadas en cada una de las canciones puede ser el secreto para la salvación del amor y la transgresión del odio, viéndolo de manera subjetiva.

Al empezar a desmenuzar esta placa nos topamos con ‘22 (OVER S∞∞N)’, un tema relajado y aspiracional, con tonos celestiales y coros angelicales distorsionados por sintetizadores que nos introducen de manera satisfactoria al disco, mientras ‘10 d E A T h b R E a s T ⚄ ⚄’ es más enérgica y estruendosa, con drums al son de guerra que enaltecen este himno que fomenta la locura y la sicodelia. Ya para ‘715 – CRΣΣKS’ escuchamos a Vernon recitar con voz retorcida, sin acompañamiento alguno.

‘33 “GOD”’ es la más gloriosa y emocionante, pues a pesar de que sus hermanas conservan regularidad, este cuarto tema presenta picos rítmicos que se elevan a lo máximo. Otra canción destacable es ‘29 #Strafford APTS’, donde la protagonista es la guitarra acústica; en ‘666 ʇ’  la intención es explorar la diversidad de instrumentos y mantener al escucha atrapado, y ‘8 (circle)’ tiene un solo de saxofón que reconforta el alma.

En términos generales hablamos de una de las mejores producciones de este 2016, una placa magnífica que sintetiza perfectamente el sonido y la carrera de Bon Iver en tan solo diez temas.

¡Gracias por acompañarnos en este recorride musical!