#WARPyearbook 2017: El año en Política pt.1

// Por: Staff

Vie 29 diciembre, 2017

Foto por: Nacorock

Y cuando desperté el dinosaurio seguía ahí.

Por: Gabriel Adame

El 2017 se vio marcado por fuertes movimientos sociales, económicos, políticos y hasta telúricos, que representaron un punto de inflexión en el devenir del mundo y de México. En algunos casos aún no sabemos qué tan positivos o negativos resultarán los hechos acontecidos, pero sí podemos tener la seguridad de que estarán en los libros de historia.

Apenas se dejaba ver en el alba el joven 2017 cuando el “Gasolinazo” marcó el principal problema económico que tendríamos los mexicanos durante todo elaño, una inflación que el Banco de México no pudo detener en todo el año y que es en diciembre ya del doble de la programada, lo cual hace más pobres a nuestros ya de por si 50,000,000 de mexicanos en situación de pobreza y que golpea fuertemente a las clases medias. La escalada de precios de los combustibles (gasolina y gas LP), sumada a la volatilidad del Peso, causada por las declaraciones del Presidente de los Estados Unidos en torno a su salida del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), han sido los principales factores para que hoy tengamos una inflación galopante.

También con el gasolinazo vino en lo social algo muy pocas veces visto en México, los movimientos de saqueo a centros comerciales y tiendas departamentales. La misma noche del gasolinazo y algunas posteriores, los mexicanos sobre todo del centro del país, y de forma muy especial en el Estado de México, fuimos testigos de cómo bandas de jóvenes o muchedumbres robaban  electrodomésticos, como pantallas de televisión. Muy lejos de padecer extrema pobreza o ser parte de las clases menos favorecidas estas bandas de jóvenes parecían en buena medida organizadas y podían actuar impunemente ante los ojos de policías y autoridades, a diferencia de otros estado como Veracruz, donde el mismo gobernador trato de detenerlos.

En lo político, fue justamente el Estado de México la arena donde los partidos políticos se jugaron el padrón más grande del país y el mayor presupuesto de una entidad de la República. En las elecciones mexiquenses se pudo ver de todo: candidatos a la presidencia de la República acompañando y empujando con todo a su candidato a gobernador; secretarios de estado haciendo francamente proselitismo; entrega de tarjetas, despensas y dinero en efectivo. El resultado insatisfactorio para todos, sobre todo con la democracia, a tal grado que Alfredo del Mazo ganó, pero su partido el PRI tuvo menos votos que el partido MORENA que postulaba a Delfina Gómez; solamente gracias a los votos de sus aliados, PVEM, Alianza y Encuentro Social, y después de judicializar el proceso se le pudo anotar la victoria, misma que es hoy todavía reclamada al PRI, al igual que la elección de Coahuila.

Cuando los temblores políticos y económicos parecían estabilizarse, en el mes de septiembre varios temblores, incluyendo uno en el ya representativo 19 de septiembre vinieron a dañar muchos edificios públicos y casas en el centro y sur de la República. Los estados más golpeados fueron Oaxaca, Chiapas, Morelos, Puebla, Estado de México, Guerrero y Tabasco, la cifra final de la SEDATU fue de casi 60,000 casas dañadas y poco más de 2,000 edificios públicos, sobre todo iglesias. El daño de los temblores fue considerable, pero seguido hubo un temblor en los corazones y la conciencia de los mexicanos que despertó su solidaridad, altruismo y saco lo mejor que tenemos.

Si es verdad, desperté y muchos de los peligros y de nuestros problemas siguen aquí; pero también es verdad, que como nunca, México y los mexicanos están de pie y con el puño en alto, prestos para afrontar cualquier problema y dificultad interna o externa que se les presente en este 2018.

Foto por: Nacorock