Connect with us

Musica

¿Daft Punk se reunirá para los Juegos Olímpicos de París 2024?

Publicado

el

Las noticias de Daft Punk no paran desde que anunciaron su separación y ahora surge un rumor de que podrían estar contemplando reunirse para tocar en la Ceremonia de Apertura de los Juegos Olímpicos de Paris en 2024.

Thomas Jolly, director artístico de las ceremonias de apertura y clausura, había insinuado la posible presencia del grupo en una entrevista reciente con France Inter.

“Sería muy feliz si estuvieran en esta ceremonia. No podemos no pensar en ello. No puedes dejar de pensar en Daft Punk cuando piensas en un escaparate internacional exitoso para un grupo francés”.

Sin embargo, un representante del dúo negó rotundamente que Daft Punk se reunirá en los juegos olímpicos, afirmando que “sólo es un rumor y no es cierto”.

Aunque en las últimas horas, Thomas Jolly ya publicó una actualización disculpándose por sus comentarios “confusos” que “generaron muchas expectativas” comunicando lo siguiente:

“Debo aclarar, que después de discutir una posible presencia en la ceremonia, la decisión del grupo es no participar. Respeto esta decisión y me disculpo por la ambigüedad de mis comentarios”.

Daft Punk anunció su separación definitiva en febrero de 2021 y desde entonces Thomas Bangalter ha aprovechado en cada entrevista que da para decirle al mundo que no está interesado en volver a ser un robot después de toda la invasión que trajo consigo la Inteligencia Artificia y que ahora está enfocado en hacer música clásical. Aunque admitámoslo,  la idea de ver a Daft Punk en una inauguración de Juegos Olímpicos de su ciudad de origen, sería grandioso.

Musica

Todo lo que debes saber sobre la ”Guerra Civil” del Hip Hop entre Kendrick Lamar y Drake

Publicado

el

La cultura del beef está de regreso y hoy enfrenta a dos de los nombres más importantes de la última década en el Hip Hop. Aquí te contamos toda la historia.

Pasó mucho tiempo para que la cultura del Hip Hop volviera ver un enfrentamiento directo entre dos de sus pesos pesados, y el desarrollo de esta historia nos hace pensar que puede ser la resurrección de un elemento clave para el entendimiento del Rap: el beef. Kendrick Lamar contra Drake, dos visiones completamente opuestas de la música y con legados en direcciones diferentes que, sin embargo, tienen sus propios argumentos para decir que son dos de los cinco nombre de la escena norteamericana de los últimos diez años.

Tras una década gestándose, We Don’t Trust You, el nuevo álbum de Future y Metro Boomin, es uno de los discos de Rap más esperados de los últimos tiempos. El álbum incluye el tema ”Like That ”, donde Kendrick se marca un fraseo que bien podría ser una alusiponb a ”Control”, la canción de Big Sean con Kendrick Lamar y Jay Electronica como invitados en la que el primero se metió con 11 nombres que en esa época que pintaban para ser los grandes prospectos del Hip Hop, en el afán de marcar territorio y hacerles saber que todavía no habían conseguido algo importante.

Ahora Kendrick retoma algunas palabra y en su colaboración con Metro y Future construye lo que parece ser una declaración de guerra; y aunque oficialmente no se menciona ningún nombre, sí que hay un guiño evidente al tema de Drake: ”First Person Shooter” y al álbum For All the Dogs, lo que infiere que estamos ante una bala que va más allá de lo subliminal. En dicha canción, Drake presume de haber arrebatado a Michael Jackson el puesto como artista con mayor números 1 del Billboard Hot 100. Kendrick, en su verso, se declara del lado de Prince, el gran némesos de MJ en los 80.

Una guerra de casi diez años

La historia entre Kendrick Lamar y Drake es larga y se remonta a hace más de una década, justo cuando K-Dot comenzó a dar que hablar en el mundo del Rap. En ese momento, Drake y su oído de cazatalentos no tardaron en acercarse y ofrecerle una colaboración en el álbum  del canadiense: Take Care. La relación parecía ir muy bien, al grado de que Drake invitó a Kendrick a la gira Club Paradise para promocionar dicha producción (tour icónico en el que también participaron J. Cole, A$AP Rocky, Meek Mill, 2 Chainz y Waka Flocka Flame, entre otros). La canción en cuestión es ”Buried Alive ” y desde ese momento se podía percibir que a Kung Fu Kenny le irritaba que Drake fuera más un hombre del Pop que del Rap.

A pesar de eso, volvieron a colaborar en la potentísima ”Poetic Justice” uno de los mejores tracks del álbum icónico de Kendrick: Good Kid, M.A.A.D. City (2012).

En ese mismo año Drake lanzó Nothing Was the Same, y en una entrevista con Elliott Wilson, el periodista se las arregló para elogiar a Kendrick y decir lo que ya se vociferaba en los pasillos del Hip Hop: Kendrick era el nuevo rey.

Un año después, en los BET Hip-Hop Awards de 2013, Kendrick Lamar rapeó: “Nada ha sido igual desde que lanzaron Control / y volvieron a mimar al niño bonito de Toronto”. Dos meses después, Drake se montó a un remix de “Sh!t” de Future, en donde básicamente dice que no le importa lo que digan porque los mejores números los sigue teniendo él.

Desde entonces, ambos estuvieron tirando bengalas ciertamente inofensivas, solo para que uno y el otro no olvidaran la hostilidad existente. Desde referencias ambiguas en canciones, imitaciones burlonas y tal vez, el episodio más claro que ni siquiera ha sido confirmado: cuando en la fiesta a un evento deportivo de alto calibre (se insinúa que el partido de despedida de Kobe Brayant), un reportero de ESPN le preguntó abiertamente a uno de los dos (nunca se ha develado a quién) si existía beef, a lo que este respondió que sí y que tenía ser potencial para ser uno de los más violentos. Según dicho rumor que tiene tinta de mito, el equipo del rapero en cuestión pagó una fuerte suma de dinero para que el material con esas declaraciones desapareciera por completo.

En esa batalla existe un terreno neutral: J. Cole, quien hasta hace unas semanas se declaraba amigo de ambos. Por un lado, Kendrick y J. Cole tienen la promesa incumplida de lanzar un disco colaborativo; y si bien no parecía que algún día ese disco vería la luz, ambos han trabajado juntos en más de una ocasión: por ejemplo, cuando Kendrick rapeó en ”Under the Sun” de J. Cole, o aquella ocasión en la que hicieron un intercambio de beats y freestyle con temas de ambos en un Black Friday.

J. Cole y Drake, por su parte, siempre han sido francos a la hora de mantener una verdadera amistad fuera del Rap, lo cuál quedó aún más claro después de dos tracks que lanzaron juntos y de que J. Cole actuara en varias de las fechas de la gira estadounidense de Drake.

En otra entrevista con Wilson a finales de la década pasada, esta vez junto a Brian “B.Dot” Miller, Drake comentó que los siguientes diez años serían clave para que él, Kendrick y J. Cole demostraran quién de los tres sobreviviría en el Rap.

J. Cole -siempre muy conciliador- dejó clara su opinión en un freestyle de 2021 sobre la entonces nueva canción de Drake, Pipe Down, en la que rapeaba: “Algunos dicen que voy tercero, me dieron el bronce / Detrás de Drake y Dot, sí, esos n-ggas son superestrellas para mí”.

Después expandió su argumento First Person Shooter con Drake: “Me encanta cuando discuten sobre quién es el MC más duro: ¿es K-Dot? ¿Aubrey? Nosotros somos los Tres Grandes, como si hubiéramos iniciado un liga”.

En Like That, Kendrick se muestra mucho menos buenrollero y rapea: “Motherfuck the Big Three, it’s just Big Me”. Entre eso y su desdeñoso “n-ggas cliquin up” del inicio, algunos podrían argumentar que la canción funciona como un insulto dirigido tanto a J. Cole como a Drake.

Pero también podría decirse lo mismo de unas recientes declaraciones de J. Cole, en las que afirma que quiere demostrar que él es el mejor con su esperado álbum The Fall Off, un manifiesto al estilo del Black Album en el que supuestamente está trabajando para terminar el debate de una vez por todas.

Después de todo, esa alusión a The Big Three en First Person Shooter termina con Cole declarándose Muhammed Ali.

En una entrevista con Lil Yachty aclaró que nunca se había concedido a sí mismo la medalla de bronce, sino que se había limitado a reconocer que era una percepción generalizada. Así que, en teoría, las nuevas letras de Kendrick podrían ser recibidas por J. Cole como el mismo espíritu competitivo que él mismo ha estado predicando.

Pero regresemos al dúo responsable del renovado beef entre las dos estrellas del Rap: Future —la cuarta cara de ese Monte Rushmore del Rap de 2010— y Metro Boomin, —el superproductor con el que ha creado parte de su música más potente—. El hecho de que Kendrick eligiera un álbum de Future y Metro como escenario para atacar finalmente a Drake se ofrece a una lectura más profunda: Metro parece haber tenido sus propios problemas con 6ix God. A finales del año pasado publicó y posteriormente borró un tuit sobre su aclamado álbum Heroes and Villains, que seguía perdiendo premios frente al disco de Drake (y frecuente colaborador de Metro, 21 Savage) Her Loss. No mucho después, durante un livestream, Drake se refirió son sarcasmo a “los no creyentes, los que no consiguen nada, los que tuitean y borran”, añadiendo “me dan náuseas”.

A pesar de intercambiar algunos golpes subliminales más a través de X e Instagram, Metro restó importancia a cualquier disputa, diciendo que el problema no era “para nada profundo”.

Sin embargo, cuando los fans se dieron cuenta de que Metro había dejado de seguir a Drake en Instagram —la señal definitiva en el siglo XXI de una ruptura hecha y derecha— antes del lanzamiento del álbum, no hacía falta ser un erudito del Hip Hop para asumir que las cosas se habían “acabado”, como declararía después Kendrick.

Y para los que se preguntan cómo se desarrollara un enfrentamiento entre productor y rapero, Metro lo deja claro con un nuevo pico creativo en Like That, un ritmo obscenamente irancundo que samplea Who the Crunkest de Three 6 Mafia (que a su vez sampleaba al dúo de rap de los 80 Rodney O y Joe Cooley), junto al clásico de Eazy-E Eazy Duz It y un poco de Ridin Spinners. En efecto, Kendrick y Metro respetan las reglas del juego que tanto gustaban a Jay-Z antes que a ellos, o incluso a Drake en Back to Back, al criticar a su adversario en una canción que es un éxito innegable, tanto si la gente conoce el contexto como si no.

Pero, ¿por qué Future, que ya lleva aproximadamente 30 colaboraciones con Drake —incluyendo el álbum de 2015 What a Time to Be Alive y dos temas bastante recientes incluidos en el último álbum en solitario de Future—, cedería tiempo AIRE en su nuevo proyecto a un notable enemigo de Drake?

Nadie lo sabe con certeza al cierre de esta edición, pero es posible que tengan sus propios problemas. A pesar de sus prolíficas colaboraciones, su relación no ha estado exenta de momentos difíciles desde el primer día. Recordemos que, en 2011, un Future en ascenso recibió la ayuda de Drake para remezclar Tony Montana, del primero, solo para lamentar públicamente que Drake se negara a hacer un vídeo. Y aunque en 2016 se embarcaron juntos en una gira, no podemos olvidar que, en 2013, Future fue supuestamente expulsado brevemente de la gira de Drake debido a unos comentarios poco halagadores sobre su música, realizados en una entrevista.

Si se tiene en cuenta el nombre del álbum y el Rap de Future en la intro sobre alguien que es su fan número uno pese a ese disimulado insulto, la sospechas están más latentes que nunca. Cualquier opinión sobre el estado actual de la relación entre Future y Drake es pura conjetura por ahora, pero lo que es irrefutable es que el beef están sobre la mesa.

Y la gasolina que le faltaba era el lanzamiento de WE STILL DON’T TRUST YOU, ese álbum colaborativo entre Metroboomin y Future con más agregados estelares que solo Kendrick Lamar: The Weeknd, A$AP Rocky, Lil’ Baby, Ty Dolla $ign y hasta el mismo J. Cole.

En sus respectivas canciones todos tienen un verso enemigo para Drake.

Y Drizzy no se quedó quieto: al día siguiente se filtró una aparente respuesta que después el canadiense confirmó con una versión mejorada que envió a un streamer/DJ muy famoso en la que decidió responderle a todos… Todos:

”¿20 contra uno?”

Reprende a Rick Ross por intervenir cuando “todas las canciones que han entrado en las listas las sacó con Drizzy”; dice que Cash -la mano derecha de The Weeknd- “se está gastando todo su pan aquí engañando”, y le suelta a Metro que “cierre su culo de perra y se marque unos ritmos de batería”.

Incluso parece lanzarle un pulla a Ja Morant por opinar, diciendo:  ”Un saludo al jugador de baloncesto, que debe estar dándole al griddy / Sé por qué estás enfadado, yo ni siquiera estoy trastabillando”.

Curiosamente, a Future no se refiere por su nombre, pero Drake responde directamente a una de las frases del tema We Don’t Trust You, diciendo: “Ya no podré ser otro fan Nº 1 ni-gga / tu primer Nº 1 te lo puse yo en bandeja” (también hay una frase que hace referencia al escenario de Rolling Loud, donde Metro y Future se burlan por primera vez de Like That, y donde Drake dice que la mierda podría cambiar “if your BM kiss and tell” [si tu ex empieza a revelar cosas de tu vida privada].

Pero la mayor parte de la ira se la tiene reservada a Kendrick Lamar. Drake se mete con su estatura en varias ocasiones, llamándole “mocoso” y diciendo que, para darle esta respuesta, ha tenido que “agacharse”; después hace referencia al llamado big stepper que “usa una 40 de hombre”. El principal punto de vista de Drake es la relación comercial de Kendrick con su antiguo sello, TDE, y su fundador, Top Dawg, alegando que Top se llevó la mayor parte de los beneficios de Kendrick y le hizo hacer colaboraciones pop por dinero: “Maroon 5 necesita un verso, más vale que sea ingenioso, luego necesitamos otro para los Swifties / Top lo llama drop, más vale que te agaches y te hagas 50” (el tema de las flexiones se refiere a las bromas que los fans han estado haciendo sobre el hecho de que Kendrick esté preparado para la guerra al postear vídeos haciendo ejercicio en Instagram).

Y cierra con que ya la nueva generación lo superó, específicamente 21 Savage, Travis Scott y SZA.

La historia está en desarrollo e incluso Uma Thurman ya le mostró su apoyo a Drake, quien dijo: ”esto apenas empezó”.

Continue Reading

Musica

Coachella 2024: todo lo que pasó en el primer fin de semana del festival

Publicado

el

El circuito de festivales de primavera llega a su momento cumbre en Coachella 2024, y este fin de semana se vivió el primer fin de semana del evento en medio de una serie de dudas sobre su éxito comercial, la dirección de su curaduría y el impacto cultural que aún tiene (o ya no tiene) como la gran fiesta mainstream de la música estadounidense.

Como todo en esta vida, Coachella está sujeto al cambio y a la evolución misma del mundo. Luego de diez años de volver a establecerse como uno de los tres grandes referentes respecto a infraestructura, organización y curaduría de festivales, para esta edición 2024 llegaba con más dudas que nunca dada la curva descendente en la demanda de sus boletos, así como por las críticas realizadas al line up y su relación con el costo de los boletos.

Al ser un festival que nació entre finales de los 90 / principios de los 2000 y que sobrevive hasta ahora, su dirección se encuentra ante una disyuntiva capital: ¿seguirle hablando al público que los llevó a ser el festival que son o poner toda su atención en la audiencia que lo volvió una experiencia turística de tendencia y estatus? 

Una pregunta que -de hecho- se están haciendo varios festivales de cara a su propio futuro y que se conjuga con una evidente crisis de grandes giras en activo y nuevas superestrellas de alcance global. 

En el caso de Coachella, el combo Lana del Rey + Tyler The Creator + Doja Cat + No Doubt + Peso Pluma + Blur + J Balvin no terminó por seducir a una clientela que usualmente agotaba los accesos a ambos festivales en cuestión de minutos y que para este 2024 tuvo los número más pobres de los últimos años, incluidos los costos de reventa apenas 20 dólares por encima del costo inicial para el primer fin de semana y con tickets todavía disponibles para el segundo round. 

Pero bueno, con todo eso en mente: ¿cómo estuvo realmente el primer fin de semana de Coachella 2024? 

Y es que si bien nunca será lo mismo estar ahí que vivirlo a la distancia, la transmisión total del festival que se ofrece a través de Youtube, sumado a los testimonios que se pueden obtener en espacios como Tik Tok e Instagram, sí nos podemos una idea general y cercana a lo que realmente se vivió. 

Así que allá vamos…

Los headliners 

A pesar de que Coachella parece convertirse en una experiencia en la que la Música ya no es lo más importante, sus actos principales aún son el  gran atractivo de compra, y desde 2020 habíamos visto perfiles muy claros para sus siete nombres grandes. Para los tres estelares: la disrupción Pop del momento (Ariana Grande, Billie Eilish, Harry Styler, Blackpink, Bad Bunny) + un acto consolidado de nicho (Tame Impala, Childish Gambino, Frank Ocean, The Weeknd o Kanye West) y un comodín, casi siempre sacado del espectro electrónico o del recurso nostálgico (Sweedish House Mafia, Calvin Harris o No Doubt).

En la segunda tanda de headliners nos encontrábamos con actos más cercanos a la dirección curatorial del pasado de Coachella: principalmente actos de Rock (Bjork, Blur, Gorillaz) y algún otro proyecto ‘’nuevo’’ de peso sin que necesariamente llegue a ser el nombre más dominante del panorama comercial (Peso Pluma, Rosalía). 

Para 2024 la situación global de talentos obligó a que Coachella cambiara su eje de selección, ‘’conformándose’’ con actos que tuvieran disponibilidad (ante la negativa de Taylor Swift y los Rolling Stones): dos actos de nicho consagrados (Tyler The Creator y Lana del Rey, ninguno con disco nuevo bajo el brazo y precedidos por una gira ya muy vista durante 2023), un apuesta (Doja Cat, con varios años en la industria pero de la que al menos hasta hoy no la hemos visto en el máximo de su potencial), dos actos nostálgicos (Blur y No Doubt) y una estrella de nicho en ascenso pero sin dominio absoluto del mercado  (Peso Pluma). 

El resultado, contra todo lo pensado, fue realmente bueno. Primero para Lana del Rey y Tyler The Creator, que ofrecieron dos sets retrospectivos en los que la puesta en escena, la madurez interpretativa y una producción casi hollywoodense los coronó como leyendas de Coachella. 

Énfasis en Tyler, quien abiertamente ha dicho que Coachella es su festival favorito y que siempre señaló el encabezarlo como una de sus grandes metas profesionales. 

El domingo vimos a Doja Cat, quien no desmereció en absoluto respecto a sus co-estelares en términos de conceptualización y ejecución, y cuya percepción solo se vio afectada por un repertorio falto de ‘’clásicos’’. 

De manera inesperada, Blur y No Doubt fueron los actos más flojos en este nivel del cartel. El bajo estado de forma en el que se encuentran Damon y compañía -sumados a la pobre conexión que históricamente han tenido con el público americano- culminó con la banda muy enojada por la poca energía y la nula respuesta de la gente a los clásicos de su repertorio.

Incluso el mismo Damon los incitó con la declaración: ”deberían aprovechar porque es la última vez que nos verán”.

Por su parte No Doubt tuvo el camino un poco más sencillo gracias al gran amor que les tienen en California; sin embargo, le brecha generacional hizo que la interacción con el público nunca terminara de cuajar del todo, sumado a una ejecución musical a la que se le vía la falta de rodaje.

En la siguiente línea, Peso Pluma mostró por qué los corridos son la gran movida actual de la música latina hacia el mercado anglo: un derroche explosivo de energía y musicalidad en la que la poca vocalidad de La Doble P y sus invitados no opacó la narrativa que buscó homenajear a la música del norte de México.

Los actos mexicanos 

Enlazados con el performance de Peso Pluma, la presencia mexicana tuvo un recibimiento espectacular. Después de que en 2023 la participación nacional fue mínima (solo Bratty estuvo formalmente en el cartel), para 2024 se dio vuelta a la situación y se contó con los shows de Carín León (próximo telonero de los Rolling Stones) y Santa Fe Klan en el escenario principal. quien junto a Rompe Pera -proyectyo multisonoro originario de Naucalpan- fueron los elementos festivos del primer fin de semana. 

Con propuestas más alternativas, Girl Ultra + Latin Mafia + Kevin Kaarls ratificaron por qué son tres de las voces más representativas del panorama musical actual de México. Los tres con tarima llena en el Sonora Stage, espacio de Coachella dedicado para la vanguardia y las estrellas del mañana. 

Otros actos destacados 

Aprovechando que ahora Coachella transmite todos los sets de sus 6 escenarios a través de YouTube durante ambos fines de semana que dura el festival, aquí podemos destacar algunos nombres que brillaron en el round 1 del evento, con la idea de que no te los pierdas en el siguiente asalto del evento: 

Vampire Weekend

En su regreso al desierto y tras el estrenó uno de los mejores discos del 2024, para su set de Coachella ofrecieron una versión ligera y divertida, con todo y cameo de Paris Hilton. 

Sabrina Carpenter

Quien está llamada a ser la próxima gran estrella Pop bajo el amadrinaje de Taylor Swift, dio un show delicado y muy entretenido en el que dio muestra de sus virtudes de interpretación como un talento que mezcla una pluma contundente con una imagen suave y bella.

Justice

Los franceses dieron un golpe sobre la mesa gracias a un show muy potente en el que destacó su juego de iluminación, lo que desde ya los convierte en uno de los actos más deseados para el resto de festivales de todo el mundo. Por ahora, Vaivén aguarda. 

Deftones 

Estos grandes consentidos de México dieron exactamente lo que prometieron: un show con toda la marca registrada de la banda. Otro proyecto al que se le ruega su regreso a México. 

Gesaffelstein

Parece que, aún sin Daft Punk, Francia se volverá a posicionar como la meca de la electrónica mainstream y el regreso de Gessafelstein es prueba de ello. En su versión del dark prince regresa a aquel sonido que lo llevó a dominar las pistas de baile hace diez años. 

Faye Webster 

Otra mujer que llegó al desierto con uno de los candidatos a mejor disco del 2024: Aún con el ambiente que inunda a Coachella, Faye Webster logró asentar sus condiciones llenas de melancolía para concretar un set solemne como ella misma. 

Victoria Monet

Misma historia que Sabrina Carpenter: Victoria Monet es el gran prospecto afroamericano a seguir los paso de pesos pesados como SZA y en Coachella demostró que está más que lista: energía, baile, interpretación… Lo tiene todo. 

Lil Yachty 

Una de las mejores cosas que le pudieron pasar a la música fue la inquietud de Lil Yachty por  hacer Rock desde sus raíces musicales en el Rap, y no conforme con hacer uno de los mejores discos del año pasado, ahora lo traslada a un show espectacular en el que lo mejor de sus dos mundos se reúnen. 

Queda una ronda de este Coachella 2024 y si algo nos han enseñado los años recientes, es que la experiencia sí puede ser muy diferente respecto al primer fin de semana. Ya veremos.  

Continue Reading

Cortes Selectos

Los cinco estrenos de la semana que debes escuchar

Publicado

el

Por

La mayoría de los estrenos aquí recomendados esta semana serán colaboraciones, y no es para menos importante este dato. Si de por sí Nick Cave o Future son buenos por sí solos, con una ayuda de alguien de su mismo calibre tenemos discos, EPs y sencillos bastante potentes.

WE STILL DON’T TRUST YOU de Future y Metro Boomin

Lanzado como una “secuela” del primer disco colaborativo de ambos artistas lanzado hace apenas tres semanas, WE DON’T TRUST YOU (2024), este nuevo apartado muestra producciones más limpias, contemplativas y apaciguadas, con las líricas de Future acompañándolo en el proceso. El álbum tiene apariciones sorpresa como la de The Weekend y A$AP Rocky, y además mantiene viva la esencia de los beefs entre mismos raperos, algo que da más color al lanzamiento.

Back to Black de Nick Cave y Warren Ellis

Ambos virtuosos de la música, estrenaron en conjunto un preciosísimo álbum, algo corto, que servirá como soundtrack de la biopic de Amy Winehouse, que se estrenará el 11 de abril. Hay que resaltar especialmente la canción ‘Song For Army‘, una valerosa melodía de poco más de tres minutos llena de emotividad y con la majestuosa voz de Nick Cave.

I’M DOING IT AGAIN BABY! de girl in red

girl in red ha llamado bastante la atención en los últimos años, y este segundo disco de estudio representa muy bien la cultura pop jovial de los nacidos en los 2000s, además de preservar un sonido digerible combinando el ya mencionado pop y rock, dando un mensaje de superación y libertad para las nuevas generaciones que han crecido con su música.

USB de Fred again..

Fred again.. por fin lanzó su tan esperado disco, cuyos singles han sorprendido por sus colaboraciones poco vistas antes en el panorama, además de crear un ecosistema donde el EDM y el drum and bass coexistieran de una manera orgánica y exquisita. El disco cuenta con participaciones de Baby Keem, Overmono, Gessaffelstein, Skrillex, Romy y muchos más.

Slow Burn (EP) de Baby Rose y BADBADNOTGOOD

Con toques de country, blues y rock, la cantante conocida por su papel en el soul, Baby Rose, se juntó al trío de jazz BADBADNOTGOOD para estrenar este fascinante EP que captura la esencia de ambos mundos musicales colisionando en un viaje delicioso lleno de confort y tranquilidad.

Continue Reading

Portada

Advertisement

Cortes Selectos

Copyright © 2023-2024 WARP Todos los derechos reservados WARP │ México. Para publicidad, acciones editoriales, producción, desarrollo y gestión de contenidos especiales: contacto@warp.com.mx Ir a Aviso de privacidad El uso y / o registro en cualquier parte de este sitio constituye la aceptación de nuestro Acuerdo de usuario y la Política de privacidad y Declaración de cookies. Sus derechos de privacidad basados en Ciudad de México. El material de este sitio no puede ser reproducido, distribuido, transmitido, almacenado en caché o utilizado de otra manera, sin acreditar la fuente.nea. Opciones de anuncios.