Connect with us

Cortes Selectos

WFM x WARP: A 40 años de Let’s Dance de David Bowie

Publicado

el

Por Rodrigo Fo

Bienvenido a este especial colaborativo entre WFM con Alejandro Franco y WARP en el que celebramos aniversarios significativos de álbumes que cambiaron la historia de la música para siempre. En esta entrega: los 40 años del Let’s Dance de David Bowie.

La carrera de David Bowie, tan generosa en estilos, sonidos y creatividad visual, siempre se movió al filo de la vanguardia y los cambios sociales. Desde la diversidad sexual que descubrió en los inicios a descubrir hacia donde llevaría su talento creativo, hasta la artística manera en la que relató sin decir nada sus últimos días, David Robert Jones siempre se alimentó de su necesidad de hacer cosas diferentes como motor para ser uno de los artistas más sobresalientes en la escena musical en las diferentes décadas de la historia.

Cuando llegaron los años ochenta, él venía de un enorme éxito posterior a la Trilogía de Berlín –la de los álbumes Low, Heroes y Lodger-, así como la consolidación de ese éxito creativo, comercial y canónico con el lanzamiento de Scary Monsters (and Super Creeps) que ayudó a dar bienvenida a la entonces “nueva década”.
Para el hombre que encarnara al “Duque Blanco” –entre muchos otros pseudónimos más-, esta época llegó de una manera turbia, cuando Mark David Chapman tomó la decisión de terminar los días de John Lennon, en su incomprendida obsesión por el ex beatle. Lennon era amigo de Bowie y uno de los grandes gestores en el éxito que Bowie alcanzó en 1975 cuando lanzó Young Americans; pero sobre todo, era un ídolo musical y parte de los héroes artísticos que impulsaron sus ganas por dedicarse a la carrera que le hizo una superestrella.

Esto le hizo caer en un conflicto creativo y le motivó a ceder terreno en aspectos de esa índole, para dar paso a productores y colaboradores con otra visión musical. A la par, enfrentó numerosos problemas con la compañía que le representaba en aquel momento: RCA.

Con el apoyo de EMI como discográfica, David Bowie decidió colaborar con Nile Rodgers y le dio forma al giro que ayudara a que su carrera tomara un rumbo diferente.

Eran los inicios de MTV y la intención de hacer que el proyecto musical tomara una dirección más visual se hacía cada vez más necesaria. La siempre innovadora mentalidad de Bowie le hizo experimentar en los videoclips –mismos que desde los inicios de su trayectoria con “Space Odditty” o en épocas más recientes con “Ashes to Ashes”-, ya eran parte de un interés que le interesaba resaltar.

El integrar dicha disciplina con la facultad inigualable de Nile Rodgers para generar éxitos comerciales, aunado al talento, disciplina y visión del mismo David, generó una fórmula que solo podía traer como resultado el éxito comercial que todo músico británico busca en el mercado norteamericano.

“Modern Love”, la canción que abre el trabajo Let’s Dance de David Bowie y misma que fuera lanzada como tercer sencillo de la décimo quinta producción del británico. Esta se
convirtió en una de las canciones favoritas del productor, Nile Rodgers, quien tenía el interés de no hacer un álbum comercial; sin embargo, al ser este el mayor interés del mismo Bowie, no tuvo otra opción más que dejar correr la “máquina de éxitos” y le dieron forma a la gran placa comercial que consolidó la carrera del artista en piso norteamericano.

El guitarrista de Chic consideraba que este sencillo contaba con un piano al estilo de Little Richard y una sección de alientos tipo jazz, muy sofisticada. El estilo de rock áspero que presentaba en la guitarra necesitaba de un talento especial, por lo que acudió a la virtud de Stevie Ray Vaughn para llegar a ese sonido tan especial que hizo a la canción una de las mejores de todo el repertorio de David Bowie.

Seguimos con la celebración de los 40 años de Let’s Dance de David Bowie, con el segundo
track al orden en la producción y que fue una “re-versión” del sencillo que había creado en 1977 al lado de Iggy Pop; esto es “China Girl” en versión de David Bowie.

Creada para el álbum The Idiot de Iggy Pop, álbum con el que Bowie ayudó a que el norteamericano se recuperara financieramente, “China Girl” fue trabajada en una versión
producida por Nile Rodgers en 1983. La presencia de Rodgers le dio un riff de guitarra alusivo a la cultura oriental, el cual acompañó a una base rítmica new wave y que abordó el tema del romance interracial mostrado desde su clip con la actriz neozelandesa, Geeling Ng.

De acuerdo a David Robert Jones, la representación en video buscaba derrumbar la ideología racista contra la gente oriental e incluso la presentaba en sus actuaciones en vivo durante la gira Serious Moonlight Tour.

Continuamos este homenaje con la canción que titula al material y que goza de mayor duración entre las canciones que conforman el álbum: “Let’s Dance”.

Cerramos el homenaje a Let’s Dance de David Bowie con “Cat People (Putting Out of Fire)”, una canción que Bowie trabajó con el productor italiano Giorgio Moroder para la película de horror erótica Cat People.

Advertisement

Cortes Selectos

Bu Cuarón lanza su primer EP Drop By When You Drop Dead, un retrato de versatilidad

Publicado

el

Bu Cuarón

Desde 2019, Bu Cuarón ha destacado por su experimentación en la producción musical y sus referencias a la cultura latinoamericana con rolas en inglés y español. Hoy nos preparamos para un estreno que nos mostrará la interesante evolución musical de esta artista, quien es hija del reconocido cineasta mexicano Alfonso Cuarón.

La cantante, compositora y productora italo-mexicana, Bu Cuarón, publicó hoy su EP debut, Drop By When You Drop Dead, a través de AWAL. Ofreciendo un retrato de versatilidad y talento emergente, Bu produjo el EP de seis pistas, que es una mezcla emocionante y dinámica de indie pop electrónico con hip-hop y estilos acústicos.

El proyecto incluye letras en inglés, español e italiano, mostrando la rica diversidad de culturas que han dado forma a la identidad musical de Bu. Drop By When You Drop Dead está disponible en streaming.

“Este EP es un mosaico de sonidos y emociones, un poco caótico pero auténticamente yo, es como ir quitando capas para revelar cada matiz de mi identidad musical, cada pista una faceta diferente de mi expresión artística.” comentó Bu Cuarón.

Desde el lanzamiento de “Psycho” en 2019, Bu vuelve a la producción musical con Drop by When You Drop Dead; el EP es una colección de seis temas que muestran los años de evolución y experimentación musical de Bu. La mayoría de las letras son composiciones en inglés, sin embargo, la integración de temas escritos en español e italiano son un reflejo de la visión cultural y del apego por sus intereses dentro de la creación musical.

Bu fue animada a explorar su talento creativo desde una edad temprana, aprendiendo a tocar el piano a los cuatro años, escribiendo sus propias canciones a los once y produciendo su propia música a los trece. Con influencia de artistas como Jessie Reyez, Tyler, the Creator, Frank Ocean y James Blake, el sonido de Bu desafía las estructuras pop convencionales.

Previamente Bu Cuarón también había estrenado el video de la canción Viceversa, el cual contó con la colaboración del mismísimo Emmanuel Lubezki (colaborador habitual de su papá y ganador de tres Oscar a Mejor Fotografía) como director de fotografía del clip. En este visual, dirigido por la propia artista, aparece cantando la canción mientras flota en el mar con un bote, reafirmando el toque dramático de la letra.

Continue Reading

Arte

WARP Tour presenta Damien Hirst en el Museo Jumex: Apocalipsis Ahora

Publicado

el

Visitamos la recién estrenada exposición de Damien Hirst en el Museo Jumex de la Ciudad de México y esta fue nuestra experiencia.

El hombre en el elevador que nos subirá al inicio de la exposición se dirige a todos con un entusiasmo sospechoso. Nos exige responder a gritos y con el mismo nivel de energía para confirmar que hemos escuchado sus indicaciones. 

Es un augurio de lo que se avecina.

Una superestrella para celebrar los diez años de un Salón de la Fama 

En el título de este texto se promete una cosa; pero lo cierto es que, al menos ante estos ojos, lo más importante de la exposición de Damien Hirst en el Museo Jumex de la Ciudad de México no son las piezas por sí mismas, sino lo que éstas ocasionan. 

Porque de la curaduría y la museografía de Vivir Para Siempre (Por Un Momento) las conclusiones -como ya nos tiene acostumbrados dicho recinto- son contundentes y directas: una exposición retrospectiva de un artista consagrado y muy mediático que funciona como recopilación de Greatest Hits, en teoría capaz de estimular al juicio casual y al experto.

Pero ahí está la clave: la estimulación. Justo después de abandonar el elevador del hombre sospechosamente enérgico, el público se apura como hormigas que han encontrado una dona abandonada.

Inundan la sala e ignoran todo orden recomendado, incluso sin darse cuenta de la existencia de los textos curatoriales.

De inmediato, la exposición cumple su primera gran promesa: La imposibilidad física de la muerte en la mente de alguien vivo aparece al centro de la sala, la célebre pieza del artista británico que pone el cadáver real de un tiburón dentro de una suerte de cápsula rectangular con una construcción que da la impresión de que el animal está vivo y lo vemos dentro de una pecera.

Se hacen filas para tomarse esa foto en la que simulan que el tiburón está a punto de arrancarles la cabeza. 

Una vez cumplida la misión, esa gente empieza a ver a su alrededor, curiosa de descubrir al famoso tiburón. Más animales que simulan estar vivos. Anaqueles de consultorio médico con utensilios impecables. Más tiburones, ahora partidos a la mitad para verles las tripas opacas al descubierto. Un muro gigante que simula millones de diamantes y que bien podría ser un escaparate del Palacio de los Palacios.

Todo al mismo tiempo en todas partes. Y la gente responde: empieza a caminar más rápido, con una postura agresiva, escaneando las obras de arriba hacia abajo sin pasar más de tres segundos frente a ellas. 

De hecho, sólo aquellas sobre animales ex-vivos y alguna que otra con movimiento generan atención real. Las demás, por su carácter tan aparentemente cotidiano, son testigos del desprecio de la audiencia.

Tik Tok en la vida real.

En la segunda sala se repite la dinámica. La gente se mueve en el espacio cada vez más rápido. Se hacen pequeños tumultos en algunas piezas. Hay fascinación, confusión y hasta asco. 

Ahora son los ceniceros gigantes los que que ganan la carrera de la atención. La continuación de la serie Natural History de Hirst no tiene el mismo éxito que el tiburón porque ahora se trata de una vaca y ver a la vaca abierta exactamente por la mitad nos recuerda que apenas el domingo pasado nos comimos esa misma “pancita” en un caldo picoso y colorado. 

Sus ojos abiertos y esa lengua salida nos hacen sentir culpables.

Y entonces, un paréntesis para sí retomar el eje discursivo en la obra de Damien Hirst: la vida y la muerte, la convivencia con el caos, los destinos inevitables… El respeto equitativo por las sensaciones satisfactorias y las incómodas.

La crítica a nuestro especismo no es el único señalamiento que hace Hirst y tampoco el único que ignoramos: arriba, en la sala que abre el recorrido, también fuimos indiferentes a las reflexiones sobre la salud mental, el consumismo desmedido, a nuestra priorización de la estética por encima de la empatía y a nuestro rechazo por lo simple.

Hacia la última parte del recorrido, vemos la faceta plástica más tradicional de Hirst, enfocada en la pintura y la escultura.

Hay menos piezas que en las primeras salas. La mayoría, caracterizadas por su naturaleza grotesca e intimidante que acentúan la imperfección de los humanos, tanto por dentro como por fuera. 

Ahora el show se lo roba el escenario: un balcón con vista al glamoroso Polanco, con todo y la postal siempre llamativa del Museo Sumoaya de fondo. 

El escándalo promovido por aquel hombre en el elevador ahora es nada entre los sonidos de los coches que van de un lado a otro en esta zona de la ciudad. 

Independientemente de lo relevante que es tener una exposición de este calibre de un artista como Damien Hirst, Vivir Para Siempre (Por Un Momento) es una analogía del apocalipsis que hemos decidido ignorar para que nuestra propia destrucción sea menos hostil.

Tras darnos cuenta que nuestro final no será vía aquel cataclismo absoluto de corte hollywoodense sino a través de una agonía prolongada en el despojo de lo más elemental, cualquier cosa es placebo.

Y esto no es una diatriba contra las fotos ni contra la hiper estimulación que nos ha quitado nuestra capacidad de atención… Esto, es un llamado de emergencia.

Continue Reading

Cortes Selectos

Billboard Hot 100 Challenge: el nuevo juego que hará ganar dinero a los fans pero podría destruir la industria

Publicado

el

Por

Billboard anunció el lanzamiento de la aplicación Billboard Hot 100 Challenge: Predict the Hits, una experiencia interactiva nueva y única para los fans apasionados de la música que en realidad podría ser el siguiente paso hacia la decadencia definitiva de la Industria Musical.

Si eres un fanático de las listas de Billboard y de cierta manera has precedido en tu mente o con tus amigos cuando una canción será un mega hit mundial, definitivamente esta podría tu gran oportunidad para poner a prueba tu intuición y con ello ganar dinero y premios atractivos relacionados a la música.

En esta nueva aplicación, los jugadores tendrán que predecir las futuras posiciones de las canciones del icónico Hot 100, la famosa lista de Billboard que incluye a los artistas que dominan la música popular. Los ganadores recibirán premios en efectivo de hasta $25,000 dólares, entre otras cosas.

Para jugar, los participantes escucharán una nueva canción cada día de lunes a viernes y adivinarán en que lugar aparecerán esas canciones cuando finalice el periodo de juego y la publicación de cada nueva lista.

Los puntos del concurso se acumulan de acuerdo a la precisión de las respectivas predicciones de cada participante.

El segundo lugar obtendrá acceso VIP a un evento o conferencia de Billboard durante 2024 o 2025, mientras que el tercer lugar recibirá dos boletos para un concierto que se lleve a cabo cerca de su área de residencia.

Silvio Pietroluongo, vicepresidente ejecutivo de listas de Billboard comenta lo siguiente:

“Durante más de seis décadas, el Billboard Hot 100 ha sido la lista principal de la industria musical para medir éxitos. Estamos encantados de crear una experiencia interactiva nueva y única para los fans apasionados. El Hot 100 Challenge ofrece a los fanáticos una forma completamente nueva de interactuar con las listas de Billboard y su amor por la nueva música.”

“Estamos redefiniendo la forma en que los fanáticos interactúan con los éxitos que encabezan las listas y marcando el comienzo de una nueva era de descubrimiento y disfrute musical”.

Los jugadores interesados ​​en unirse a esta nueva experiencia de juego, deben tener la mayoría de edad y residir en los Estados Unidos y estará disponible a través de Apple App Store y Google Play Now.

Demasiado bello para ser verdad

Si bien la aparición de este nuevo juego puede llevar al siguiente nivel la relación entre audiencia / industria / artistas, también puede producir un escenario ideal para que los charts sean más alterados de lo que de por sí ya hacen disqueras y fandoms.

Los números siempre han sido importantes para medir impactos y designar los presupuestos de cada proyecto; sin embargo, la relevancia que le han dado los fans al asumirlo -literalmente- como una competencia, sumado al poder de las disqueras y sellos para posicionar favorablemente las canciones de ciertos artistas con tal de engrosar sus streams, ha ocasionado que se vuelva el eje de todo el negocio, aún sin ser un tabulador confiable.

La aparición de esta aplicación acentuará dicho papel y lo lleva al mismo terreno especulativo de las apuestas en los deportes. Primero porque esto seguramente aumentará la presencia de streams falsos, y después porque, de tener éxito, el premio de 25 mil dólares se puede volver de 100 mil, un millón y así exponencialmente hasta que los fans no sean los únicos que puedan ganar dinero de esto.

Además, al elegir Billboard las canciones del juego, ya le da una ventaja (otra más) a los artistas de disqueras importantes, lo que abonará otro monte de tierra a la de por sí invisibilizada música independiente.

Por lo que no es descabellado decir que lo que se plantea como un juego, pueda ser la estocada final a la industria tal y como la conocemos.

Continue Reading

Portada

Advertisement

Cortes Selectos

Copyright © 2023-2024 WARP Todos los derechos reservados WARP │ México. Para publicidad, acciones editoriales, producción, desarrollo y gestión de contenidos especiales: contacto@warp.com.mx Ir a Aviso de privacidad El uso y / o registro en cualquier parte de este sitio constituye la aceptación de nuestro Acuerdo de usuario y la Política de privacidad y Declaración de cookies. Sus derechos de privacidad basados en Ciudad de México. El material de este sitio no puede ser reproducido, distribuido, transmitido, almacenado en caché o utilizado de otra manera, sin acreditar la fuente.nea. Opciones de anuncios.