Top 20 discos del 2015: “The Day Is My Enemy” – The Prodigy #WARPyearbook15

// Por: Staff

Jue 31 diciembre, 2015

The Day Is My Enemy

The Prodigy

Casete

Por Leonel Hernández

The Day Is My Enemy representó el regreso triunfal, en este 2015, de la banda inglesa conformada por tres desquiciados: The Prodigy. Así, sin más, es como hay que presentar esta nueva placa de estudio, su trabajo más agresivo y poderoso desde The Fat Of The Land (1997), omitiendo discos que si bien fueron muy buenos no tuvieron la relevancia o influencia de aquel con un cangrejo en portada. Esta producción marca una nueva etapa en la historia de The Prodigy, contrastando totalmente con Invaders Must Die (2009) que tenía un sonido mucho más bailable. Se trata del sexto álbum en su historia y el segundo bajo su propio sello, Take Me To The Hospital, en donde Liam Howlett y compañía se valen de un sinfín de recursos para darle nuevos bríos a su sonido.

Prodigy-Press-1496-2-e1436540210672

Desde el track abridor –que da nombre al disco– hasta ‘Wall Of Death’, toda la placa es una metralla de explosiones sin fin, llena de luces y extravagancia sonora. Para este álbum, Howlett decidió no sólo trabajar con géneros como el drum n’ bass, el electrohouse, punk o hip hop –tan familiares en su sonido– sino con otros como el dubstep, dropstep o glitch hop, dando como resultado una gama muy amplia de tonalidades, todas al mero estilo The Prodigy. Quizá los fans de toda la vida hubiéramos visto de manera patética el intento de regresar con sonidos de moda pero, la verdad, quedamos muy satisfechos, pues mantienen su esencia con esa fuerza adjudicada a géneros como el rock, que les permite presentarse en todo tipo de festivales. ‘The Day is My Enemy’ es gran muestra de ello, con violentos tambores de guerra que retumban con las ambientaciones sicodélicas de Howlett, mientras Ella Fitzgerald canta “The day is my enemy, the night my friend”, erizando la piel del escucha con el deseo de poder disfrutarla en vivo. Y como ésta, todo el álbum, donde la actitud punk del proyecto se hace presente –sobretodo en cortes donde participa Flint y Maxim, como ‘Nasty’, ‘Ibiza’, ‘Wild Frontier’ y ‘Get Your Fight On’– con momentos bailables como ‘Rebel Radio’, ‘Medicine’ o ‘Destroy’, aderezados con el humor ácido que caracteriza a The Prodigy.

Si The Day Is My Enemy es el inicio de una nueva etapa para The Prodigy, aún podemos tener fe en la humanidad.

the_prodigy_the.191d3104321.original