Lydmor nos comparte el diario que escribió en su gira por Asia, todos los humanos son iguales

// Por: Staff

Mie 6 junio, 2018

Fotografías por: Abram Deyo

La productora de música electrónica y cantante danesa conocida por su pseudónimo de Lydmor nos ha compartido de primera mano los pensamientos, vivencias y sentimientos que experimentó dentro de su primera gira por el continente asiático.

Los 10 días que duró su recorrido fueron una aventura descarada, repleta de experiencias hedonistas, fiestas salvajes y viejas amistades que terminaron con un corazón roto, pero con muchos aprendizajes. A fin de cuentas, sin importar en dónde estés, las personas siguen siendo personas.

Diario, capítulo 1:

Montada en el avión desde Copenhague a Beijing

Tengo a veces la sensación de que estar atrapada en aeropuerto de Copenhague, debe ser lo más parecido a sentirse encerrada en el armario de Narnia. Lo atravieso y es como internarse en un país de cuento de hadas donde todo es posible. Todos los días comenzarán a despertar llenos de nuevas aventuras, en ellas me siento cada vez más fuerte. Más fuerte y mejor. Mucho más viva que en mi mundo cotidiano.

Ahora procuraré dormir algo, lo cual no es fácil. Estoy tan emocionada de regresar a Asia, estas próximas horas de vuelo son solo un escollo del que evadirme.

En el tren desde Beijing a Shanghái tras mi primer bolo

Un mar de rascacielos se levanta violentamente de entre tanta neblina contaminada.Mientras, el sonido del tren de alta velocidad resuena en mis oídos acompañado por  la risa de unos niños.Mi pelo es un desconcierto y aún tengo puestas las gafas de sol. En ellas puedo ver reflejados los bolos de los últimos días, están ahí, nadie los ve, ni oye, solo yo, murmurando silenciosamente dentro mi mente.De vez en cuando levanto la mirada hacia una pantalla amarilla donde se nos muestra la velocidad con la que vamos disparados a través de China ¡nada menos que a 351 km / h!

Ayer por la noche hicimos el primer concierto de esta gira, fue en Beijing, la capital de China. Aterrizamos sobre ella por la tarde, poco tardamos en respirar el dulce y enmarañado aire asiático. Pronto, a las 6 horas de tocar tierra, ya estaba sobre un escenario rodeada de una sala repleta de personas sudorosas. Ah, y fans llenos de entusiasmo. Dos horas después de aquello me estaba emborrachando bebiendo varios Whiskey Sour junto a una joven DJ china que pincha sonidos industriales y según me dijo es además arpista. Además de ser una erudita en música electrónica indie, se trataba de una persona entrañable. Encantadora. Llevaba los labios pintados en púrpura y electricidad en los ojos. Voy a intentar involucrarla, quiero una remezcla suya para una de mis canciones. Me fliparía respaldar chicas con talento como ella.

Sentí tan buenas vibraciones, tanto amor ayer. Nada más acabar el concierto me pasé como una hora entera abrazando fans con los ojos humedecidos. Al mismo tiempo, procurando decir siempre algo apropiado, la mejor salida posible a cuando alguien se lanza sobre ti, te rodea con sus dos brazos y te grita “es que te amo, ¡te amo tanto!”. Soltar un simple “Gracias” resulta demasiado poca cosa para tanto efusividad. Debo seguir trabajando en ello…

Más tarde, en otro tren. Medito sobre mis amigos y Shanghái: “me va a romper el corazón, me sucede siempre”

Es complicado comprender cuán grande es China.

Mis amigos de Shanghái no paran de enviarme mensajes. Viví en la ciudad en 2016, en ese tiempo prosperaron amistades muy cercanas e intensas. Es una bendición a la vez que una maldición estar de regreso en la ciudad por culpa del tour. Por un lado, puedo encontrarme de nuevo con todas estas personas tan increíbles, pero tener que dejarlos de nuevo al día siguiente… me va a romper el corazón. Esto lo sé de buena tinta, me sucede siempre.

De madrugada en el Hotel de Shanghái: “me siento como si le hubiese hecho el amor a la ciudad entera”

Música, miembros, champán y abrazos. Todo por aquí es pura electricidad. Me siento como si alguien me hubiese arrojado a una hoguera. El público era ideal, mis amigos los mejores, el after partyen aquel bar… una pasada. Ahora tengo un chupetón en mi hombro, pudo haber sido cualquiera, perdí la cuenta e incluso la razón entre tanto abrazo, besuqueo y bailoteo. Me siento como si le hubiese hecho el amor a la ciudad entera.

Mañana por la noche tomaremos un tren nocturno a Guangzhou. Sumaremos otras 16 horas de viaje ¡Pero será muy interesante!

Cada noche pinto mi cuerpo entero con pintura fluorescente para que se vea luego con la luz negra. Al final siempre acabo en la cama durmiendo aún con ellas, las noches se alargan siempre, y están plagadas de aventuras. Me encanta pensar que estoy dejando detrás de mí un rastro de neón manchando todas las sábanas de las camas de cada hotel por los que paso.

Todo ha sido muy intenso hasta ahora. No tengo ni idea de cómo acabará todo esto.

Diario, capítulo 2

En un avión desde Macau a Kuala Lumpur: “todos los humanos son la misma persona”

En un ensayo leído en “Sjælens Amerika” (Las almas americanas) de Karl Ove Knausgård el autor nos menciona cómo otro escritor mientras viajaba en tren descubre el verdadero significado de la igualdad.Resulta que tiene un breve momento de contacto visual con un hombre sentado justo en frente de él, y en él ve que todos los humanos son iguales, y va aún más lejos al decir que todos los humanos son la misma persona. Pues eso fue lo que me leí en mi tránsito desde Guangzhou a  Macao, lo que significaba que ese pensamiento estaba fresco en mi mente cuando el tren se detuvo y tuvimos que pasar cuando la frontera china. Aunque el ensayo trataba sobre algo completamente diferente, fue esta frase “todos los humanos son la misma persona”, la que se alojó para siempre en mi cabeza.

En la cola infinita de Macao

La frontera de Macao es sinónimo de largas colas, infinidad de señales, oficiales uniformados que nos van reuniendo a todos como si fuésemos vacas. Adelante, camina, espera, para, camina. Mogollón de gente, menudo bullicio. Era curioso, yo era la persona más alta allí congregada. La que más saltaba a la vista. Mi pelo rubio platino y la piel pálida se sentían como el centro de todas las miradas. Sí, todo el mundo me estaba mirando. De alguna manera, nunca me he sentido como una forastera, me sentí en todo momento desconectada del entorno y caminando por el intrincado laberinto que son las aduanas de Macao.El aire era pesado y tremendamente húmedo. Llevaba a cuestas dos bolsas grandes con todo mi equipo, no paré de tropezar y hasta caer accidentalmente por culpa de ellas.

Pero el pensamiento “todos los humanos son la misma persona” siguió creciendo dentro de mí. Empecé a mirar a todos los que me rodeaban. Imaginando al mismo tiempo que eran el mismo ser que yo, simplemente que mirando a través de otros ojos.Que yo era todo el mundo y todos los demás eran yo.Fue un experimento muy interesante, un ejercicio de reflexión sorprendentemente fácil, que pronto llamó mi interés con una inmensa sensación de admiración y conexión.Miré todas y cada una de las caras a mí alrededor, lo hice de una manera completamente diferente, luego, las tomé prestadas. La de un niño gritando a su madre.La de un anciano que saca lentamente sus gafas de una bolsa, se las pone y lee las instrucciones de un cartel de salida. Las de dos chicas adolescentes haciéndose un selfiejuntas… no paran de estirar cada centímetro de piel de sus rostros haciendo poses muy ensayadas.

Han pasado ya tres noches desde que abrí por último vez mi diario, lo cual me hace sentir mal porque han sucedido muchísimas cosas. Tantas que parece que en vez de tres días, pasó una semana entera. A lo tonto es verdad que sí que llevamos ya siete días de gira. Ahora escribo sentada desde el avión a Kuala Lumpur. Se acabó China. Ahora toca poner rumbo a Kuala Lumpur, Singapur y Bangkok.

No todo es coser y cantar. El verdadero ‘estado mental’ de una intensa gira

El verdadero ‘estado mental’ de la gira ha comenzado a establecerse. Al principio uno está completamente abierto de miras, te empapas de todo lo que tienes a tu alrededor, pero pasada esa fase, y es donde me encuentro ahora, todo se vuelve mucho más duro. Demasiado difícil. Comienzas a tener la sensación de querer estar sola todo el rato. Las fiestas comienzan a pasar factura. Y el glamour se desvanece un poco en cansancio.

Hoy fue especialmente un día bastante duro. Ayer por la noche salimos con un diseñador de moda de Macao, que también dirige el club donde toqué. En la parte de arriba de la misma sala tenía un espacio a modo de exposición, además de una oficina, allí terminamos sentados junto a un grupo de amigos bebiendo vino, fumando cigarrillos, probándonos ropa y tocando el piano hasta muy tarde. Por la mañana nos recogieron en el hotel y nos llevaron a un estudio fotográfico profesional donde hicimos una sesión fotográfica de 4 horas. Todo era a priori muy sofisticado, era genial, sin embargo yo estaba cansada y me sentí bastante introvertida, lo cual es el peor estado de ánimo para una sesión de fotos.

todo lo que podía salir mal…” salió mal

Finalmente fuimos al aeropuerto, donde tuvimos en todo momento el presentimiento de que cada movida que podía salir mal, saldría mal y así fue. Lo primero, tuvimos que pagar por exceso de peso en el equipaje. Tuvimos una extraña historia con un ticket que había desaparecido, pedimos algo de comida que resultó ser horrible y luego el vuelo llevaba retraso. Por momentos creí que me iba a sentar en el suelo y me iba a poner a llorar. Como si un ente maligno me hubiera robado todas mis energías para gestionar crisis y me hubiese dejado conmocionada, en shock como le hubiese pasado a un niño pequeño. Pero esto forma también parte de una gira. Un tour es como una versión más condensada de la vida donde los máximos son picos mucho más altos y los mínimos están bajo el suelo.

Por ejemplo: ayer conocí a un fan que ha venido a verme ya 3 veces. Una vez en Shanghái, otra en Serbia y finalmente en Macao. Su rostro al abrazarme al mismo tiempo que me contaba todo eso era como una especie de pequeño sol que iluminó toda la habitación. No me canso de conocer admiradores que me inundan de amor. Todas las personas son la misma persona. Me siento tan conectada a todas ellas.

Un poema para concluir: “Alone in a hotel room

Idle time
Scratches my skin comfortably once in awhile
Notice new things in well-known rooms
Think almost new spring morning thoughts
be solitarily sensual for no good reason
lazily
look at ceiling
walk barefoot on carpet
wiggle toes
dance fingers through intricate pretend-patterns on pillow
blink excruciatingly slow
for a few seconds
notice breathing
stop time
dream the same daydream over and over until it becomes faded and grey
like a pink piece of chewing gum loses it’s taste after a while
discard then
Flirt with the lamp
turn off the switch and be a little comfortably heart broken
follow a grain of dust float around in a sun beam
Trick mind to change perspective.
Ceiling is now floor
wiggle toes on ceiling
practice cat purring