Top 20 discos del 2015: “To Pimp A Butterfly” – Kendrick Lamar #WARPyearbook15

// Por: Staff

Jue 31 diciembre, 2015

To Pimp A Butterfly

Kendrick Lamar

Interscope

Por Paco Sierra

Las coincidencias difícilmente existen en el contexto musical, lo que pareciera una casualidad es en realidad una suma de circunstancias que dan como resultado determinada expresión artística. El inconsciente colectivo juega un papel crucial, pues es el que implora una fuente de inspiración, consuelo y un objeto de fascinación (o por lo menos mi lado romántico lo quiere sentir así, como pasara en 1963 con The Times They Are A-Changin’, de Bob Dylan).

2015 recibió así To Pimp A Butterfly, obra del rapero originario de Compton, CA., Kendrick Lamar (sí, misma ciudad que vio nacer y convertirse en voceros del hip hop a Tupac Shakur y Dr. Dre), que se convirtió en un clásico de forma inmediata, sus canciones en himnos y sus arreglos venerados.

3648x3648sr

En un momento en el que Estados Unidos está herido por asuntos raciales, de ignorancia y discriminación llega este álbum plagado de palabras de aliento que también absorbió una fuerte depresión de Lamar y se impregnó de humanismo a lo largo de su más de 70 minutos, revelando a un artista sensible que difiere por completo de aquel mostrado en “good kid, m.A.A.d city”, donde manifestó un lado más agresivo y rebelde. En esta ocasión, Kendrick se empeñó en evidenciar que el hip hop está lejos de cumplir sólo clichés (fiestas, modas pasajeras –entiéndase como trap, ‘Whip/Nae Nae’ o casos similares–, mujeres y autos), por lo que creó complejidad y propuesta tanto en sus rimas como en lo musical, con referencias jazz, funk y de spoken word e invitados legendarios como Dr. Dre, Snoop Dogg, George Clinton, Ronald Isley y Tupac Shakur –con quien sostiene una profunda conversación–, además de jóvenes virtuosos como Thundercat, Pharrell Williams y Bilal.

To Pimp A Butterfly fue bien recibido desde su lanzamiento, con éxitos cosechados que seguirán por muchos años, siendo motivo de estudio y análisis. Luce complicado que un disco de 2015 sea tan aclamado por especialistas y seguidores sin importar gustos personales, géneros o nacionalidad, pues lo hecho por Lamar alcanzó 11 nominaciones al Grammy e incluso el aplauso del presidente Barack Obama, quien afirmó que ‘How Much A Dollar Cost’ es su canción favorita del año. Y aunque sí, TPAB es de un contexto muy estadounidense, abre los ojos a cualquiera con la necesidad de disfrutar de un verdadero portavoz social y no falsos profetas (coff, Calle 13, coff).

Lamar es alguien que utiliza su estatus de “celebridad” para un bien social y trascendente. Habrá que considerarlo uno de esos artistas que surgen de generación en generación, como los referenciados Bob Dylan o Tupac Shakur. Imposible refutar lo que hoy provoca gritar “we gon’ be alright”, probablemente la frase más poderosa del año, cantada, adaptada y ovacionada por miles… Y sí Kendrick, estaremos bien. Gracias.

3813bcd3d4accb7634eea23a2a7ab190.1000x1000x1