Alto a la intolerancia en las redes sociales digitales

// Por: Staff

Sab 23 junio, 2012

 

Mientras que en 2008, la elección presidencial en los Estados Unidos fue ganada por Barack Obama, en gran medida gracias a su enorme influencia en los Medios Digitales, 2012 marca el año en que vemos en México la primer elección federal donde herramientas como Twitter o Facebook son usadas para mostrar opiniones que no necesariamente se traducen en información útil para el elector.

Entre los fenómenos que CosmoCiudadano -en su papel de observadores electorales oficiales ha registrado- se encuentra el de los discursos de odio y agresión hacia candidatos, comunicadores, y lo que es más preocupante, hacia los mismos usuarios. Esto está llevando a la ciudadanía a niveles de violencia, que se definen como actos premeditados para causar daño. En este entorno, la posibilidad del anonimato, la inmediatez y la rápida difusión de determinadas tendencias, rompe incluso con aspectos mínimos de autorregulación que deberíamos tener como seres humanos.

El lenguaje agresivo no es estadísticamente predominante en las redes sociales digitales, sin embargo, sí está permeando en la sociedad, al menos en 3 aspectos importantes:

• La inhibición que produce en algunos actores para expresar sus opiniones ante la certeza de que recibirán agresiones por parte de quienes no concuerdan con sus ideas.

• La simplificación de las conversaciones – contrarias a la práctica de la deliberación o el debate de las ideas – privilegiando la descalificación o el insulto sobre los argumentos o las informaciones.

• La asimetría – contraria a la supuesta horizontalidad de las conversaciones en estas plataformas – que otorga una posición de poder basada en el anonimato frente a quien puede ver expuesta y en riesgo su privacidad o datos sensibles.

Los especialistas de CosmoCiudadano han definido el término “lenguaje de odio” como “discurso que ataca a una persona o grupo con base en su raza, religión, género u orientación sexual”. En este tenor, vale la pena mencionar que el pasado 17 de junio, el hashtag #unfollowporputo se convirtió en trending topic con más de 2,000 menciones, siendo un tercio de estas, alusivas a algún candidato a la presidencia en el país.

Desde el día 29 de marzo y hasta el 17 de junio, se contabilizaron 305,649 menciones con lenguaje agresivo que incluye el nombre de algún candidato. Los picos más altos de este monitoreo se registraron al margen de los dos debates que organizó el IFE. En este punto, Enrique Peña Nieto fue quien recibió más agresiones en Twitter con 166,532 menciones, mientras que Andrés Manuel López Obrador tuvo 75,943, Gabriel Quadri llegó a 37,379 y Josefina Vázquez Mota a 25,795 menciones.

Por todo lo anterior, sumando también hechos ocurridos recientemente donde se han hecho públicos videos de violencia directa y personal a individuos que hacen proselitismo hacia un partido político, tal como ocurrió con la tuitera @Silisgirl que fue herida de bala en la pierna el pasado domingo 17 de junio mientras se manifestaba a favor de un candidato en Iztapalapa, es que  CosmoCiudadano ha lanzado la campaña “ALTO A LA INTOLERANCIA EN LAS
REDES SOCIALES DIGITALES”, que tiene un doble objetivo:

Realizar un proceso de alfabetización digital, donde se visitarán escuelas, oficinas y diversos sitios públicos, en aras de informar a la gente sobre cómo usar correcta y responsablemente las redes sociales digitales, explicarles la terminología de las mismas y concientizarlos sobre las implicaciones de un uso inapropiado de una plataforma que es, hasta el día de hoy, la más democrática que tenemos.

Exhibir los mensajes claramente intolerantes y agresivos hacia otros usuarios en el “Muro de la Intolerancia” (murodelaintolerancia.tumblr.com), un espacio abierto al público donde puede contribuir y denunciar los ataques que atenten contra la libertad de expresión en Twitter, Facebook y demás medios digitales disponibles.

Por supuesto, esta iniciativa no muere con el cierre del periodo electoral. CosmoCiudadano estará pendiente de todo escrito que evidencie intolerancia, pues también se han visto en nichos como el medio artístico, donde personajes como Ninel Conde, Aleks Syntek y Platanito han sido víctimas de ciberbullying.

La intención NO es convertir a las redes sociales digitales en la Madre Teresa ni impulsar una regulación gubernamental, el objetivo es que la gente haga conciencia de que un mensaje ofensivo atenta contra la libertad de expresión y que la violencia digital genera, eventualmente, violencia real.