Arquitectura sustentable: Optimizando recursos naturales #WARPArchitecture

// Por: Staff

Mar 14 Marzo, 2017

//Por: Carolina Barragán

Es un modo de concebir el diseño arquitectónico de manera sustentable, buscando optimizar recursos naturales y sistemas de la edificación de tal modo que minimicen el impacto ambiental sobre el ecosistema y sus habitantes.

El desarrollo sustentable se debe contemplar como una superación de la idea de desarrollo como crecimiento económico desmedido; debe tener en cuenta la incorporación de nuevas variables y dimensiones a la idea del desarrollo.

En el modelo de arquitectura sustentable que pretendemos incorporar, podemos incluir los siguientes puntos:

-Utilización de los recursos ambientales de manera sostenible, planificando acciones a largo plazo.

-Atención preferente a las necesidades del conjunto de la población.

-Ubicación prioritaria de la problemática del consumo y de las tecnologías como áreas vitales de decisión.

Muro verde Cervantes Saavedra, Polanco

Proyectar de forma sustentable también significa crear espacios que sean saludables, viables económicamente y sensibles a las necesidades sociales.

La arquitectura por sí sola no puede resolver los problemas ambientales del mundo, pero puede contribuir significativamente a la creación de un hábitat humano más sostenible, la construcción sustentable, implica dar un giro a los sistemas convencionales, para ello es indispensable la innovación tecnológica, el desarrollo técnico científico, la creatividad y los cambios culturales, implica producir con calidad; agregar a nuestros proyectos estudios más profundos, analizar la obra desde todos los puntos de vista: social, económico y ambiental para superar el desmedido crecimiento insostenible.

Claustro de Sor Juana

Otros de los puntos a tomar en consideración son:

-Respetar la implantación del entorno, considerar todos los componentes: el agua, la tierra, la flora, la fauna, el paisaje, lo social, lo cultural.

-Tener conocimiento del clima donde se asienta el proyecto.

-Utilizar materiales que puedan ser fácilmente reciclados o reutilizados.

-Diseñar con austeridad y simplicidad, hacer más con menos, de esta forma se utilizan menos recursos naturales.

-Optar por materiales locales.

-Proyectar con energías renovables, preservar los recursos no renovables y la biodiversidad.

-Contemplar programas de higiene y seguridad en la obra y en cualquier ambiente laboral.

-Rediseñar los sistemas constructivos pensando en la mayor eficiencia de los materiales y tecnologías, modularlos para que en la puesta en obra tengan la menor cantidad de desperdicios.

-Optar por la utilización de sistemas prefabricados, la producción en serie apunta a una mayor eficiencia, menos desperdicios, ahorro energético, optimizan los gastos de producción y posibilita futuras reutilizaciones en la fase de demolición del edificio, etc.

-Elegir materiales durables, con mantenimiento escaso o nulo

Es fundamental la innovación y la creatividad, un desafío para los proyectistas y constructores que quieran verdaderamente cambiar los tradicionales hábitos constructivos, que como ya hemos visto no nos están llevando por buen camino. También es de suma importancia que se promueva la utilización de esta nueva manera de construir, porque a medida que el mercado lo demande surgirá directamente la oferta.

Jardín vertical Chapultepec

Una forma de embellecer estos edificios es agregándoles unos jardines verticales, se trata de una instalación vertical cubierta de plantas de diversas especies que son cultivadas en una estructura especial dando la apariencia de ser un jardín pero en vertical, de ahí el nombre; las plantas se enraízan en compartimientos entre dos láminas de material fibroso anclado a la pared, Se unen al sistema de circulación de aire de la construcción, unos ventiladores soplan aire a través de la pared y luego es recirculada a través del edificio.

Algunas paredes activas tienen superficies vidriadas para que los efectos de los flujos de aire sean más predecibles. Las ‘paredes inactivas’ o ‘pasivas’ no tienen circulación de aire mecanizada. En vez de eso, están abiertas para promover, en la medida de lo posible, la libre circulación del aire.

Los muros verdes son una forma de agricultura urbana suelen acometerse como un trabajo artístico por su belleza, en ocasiones sirve para ayudar a la cura del síndrome del edificio enfermo, y en cualquier caso, incrementar los niveles de oxígeno en el aire de recirculación son muy prácticas para ciudades, en especial en áreas verticales. También para áreas áridas, ya que el agua de circulación en la pared vertical es menos evaporable que en jardines horizontales. En áreas áridas y calurosas, estas paredes pueden formar parte de las paredes externas de un edificio, y poder refrescarlas.