El efecto dominó de “13 Reasons Why” #WARPSeries

// Por: Staff

Lun 17 Abril, 2017

//Por: Daniela Benassini

Vivimos en un mundo lleno de prejuicios por doquier; lo que la gente piense de nosotros nos afecta hasta un punto en el que no sabemos si nosotros estamos bien o estamos mal. ¿Por qué deberíamos de cambiar, solo porque el que está al lado así lo siente? Este y un sinfín de sentimientos resurgieron en mi cuando vi 13 Reasons Why. Me costó trabajo empezarla a ver, pensé que iba a ser solamente un drama juvenil producido por Selena Gomez por lo que no tenía muchas expectativas, pero decidí darle una oportunidad y ver cuál era el atractivo que todos veían.

Llevando apenas dos semanas en Netflix, la serie ya se ha vuelto una de las más controversiales de la plataforma. Basada en el libro homónimo de Jay Asher, 13 Reasons Why cuenta la historia de Hannah Baker, una adolescente que decide quitarse la vida debido al bullying que constantemente sufría. Los trece capítulos de la serie tratan sobre trece cassettes que ella deja contando el por qué se suicidó. Cada cinta es un personaje primordial el cual tiene un hilo conductor que eventualmente se convertirá en la decisión final que ella toma para cortarse las venas. La serie comienza cuando la caja de cassettes llega a manos de Clay Jensen, compañero de Hannah quien estuvo enamorado de ella desde que la conoció, es así como Clay se convierte en protagonista y comenzamos a escuchar la vida de Hannah desmoronándose en sus oídos.

Y así, él empieza repasando los últimos meses de la vida de su querida Hannah; con un walkman en la mano y un mapa en la otra, Clay recorrerá su ciudad intentando descifrar porqué Hannah se quitó la vida mientras se va dando cuenta que la historia no pertenece a una sola persona, hay otras quienes tienen algo que ver con su muerte y eventualmente tendrán que confrontar la terrible verdad. Esta es una historia que nos hace reflexionar que todas las acciones cuentan, por más pequeñas que en algún punto las veamos, para otra persona son sumamente importantes.

No debemos dar ninguna historia por sentado, ni pensar que las acciones que hagamos en nuestra vida diaria no repercutirán en la vida de alguien más; Hannah Baker tiene una historia, y está esperando que todo el mundo la escuche. Cuando esas cintas llegan a Clay, la catarsis que él siente es el por qué los otros no hicieron nada al respecto, ¿tuvieron demasiado miedo a que se supiera la verdad, o fue el mismo miedo a no arruinar sus vidas el que los mantuvo callados? Clay Jensen no es el cliché introvertido de la serie; tiene amigos, conoce a todos y todos lo conocen, simplemente no se trata de un chico atleta popular. Él no es un joven que bullean, no es alguien que se mete en problemas, simplemente es un chico tratando de llevar su preparatoria tranquilo.

La historia te cae como balde de agua fría porque es un tema real. El bullying es preocupante en la sociedad, no es un tema que puedes pasar por alto y menos en un salón de clases, 13 Reasons Why viene con todo para concientizar al espectador sobre la importancia de lo que hacemos a nuestro alrededor y cómo esto puede afectar a nuestro entorno. Hannah Baker en muchas ocasiones pudo haber pedido ayuda, pero este mismo entorno la hizo pensar que no hay ayuda posible, simplemente hay un vacío en ella que nada ni nadie puede llenar.

Una de las grandes razones por las que quise seguir 13 Reasons Why fue la narración, la voz en off de Hannah fue el motivo por el que yo y miles de espectadores más querían saber el porqué de la historia, el pasado y el presente conectan perfectamente en cada episodio, no se les va un detalle. No hay un personaje flojo en la serie, a pesar que son muchos y contados en una línea de tiempo diferente.

Es una serie que tanto todo adolescente como adulto debería de ver, porque algunos prejuicios con los que crecemos en la preparatoria, siguen viviendo con nosotros a lo largo de nuestra vida, tenemos que comenzar a ser mejores personas los unos con los otros, puede que para muchos sea solo una historia, pero es la pura realidad.

“It has to get better, the way we treat each other and look out for each other, it has to get better somehow.”