#WARPPresenta: Entrevista con Japandroids, un amorío en la CDMX

// Por: Oscar Adame

Vie 17 noviembre, 2017

Desde que Japandroids se formó en el 2006 su música se ha distinguido por ser enérgica, intensa y juvenil. 

Formada por Brian King y David Prownse, sus primeros dos discos de estudio Post-Nothing (2009) y Celebration Rock (2012), fueron aclamados por sus discurso directo, ganándose ventas de miles de disco y menciones en los premios Polaris Music Prize y el Juno a los mejores discos del año. 

Tras un receso de 5 años para grabar, aunque muchos shows en vivo, Japandroids volvió en enero de este año con Near to the Wild Heart of Life, un disco que ha sido descrito por el dio como su primer intento de crear algo ‘en serio’, a palabras de Brian. 

La edad les costó y por ello el discurso y el tipo de música por el cual la banda es reconocida cambió. Bajo un sonido más introspectivo nos encontramos a Brian para hablar de su amorío mexicano y de cómo la banda ha tratado de expresarse personalmente con el proyecto. 

Hey Brian, ¿Cómo estas?

Muy emocionado, estoy en Huston, Texas, es la última noche de nuestro tour y mañana estaremos volando a la Ciudad de México. Hemos estado planeando desde hace mucho tiempo volver y estoy feliz de tener el viernes libre.

¿Tienes algo planeado para ese día?

Sí, de hecho me encuentro viviendo en la Ciudad de México, mi novia es mexicana y vivo con ella. No he estado en casa desde hace 2 meses y a ella la extraño mucho. 

¿Cómo la conociste?

Nos conocimos cuando Japandroids tocó con Vive Latino hace muchos años. Ella se encontraba trabajando en el festival y simplemente hablamos, desde entonces la Ciudad de México se ha convertido en una casa para mí. Es como regresar a casa. 

Han declarado que tardaron tanto en lanzar este disco debido a que esperaron a trabajar con el productor Peter Katis…

Fue genial trabajar con él, es un verdadero artista, ha trabajado con bandas como Interpol y The National, por lo que decidimos que él sería el primer productor con quien trabajaríamos. 

Fue la primera vez que trabajamos con alguien con quien no conocíamos antes. Nos emocionamos con el trabajo que hicimos con él y esperamos poder volver a trabajar con él. Queremos hacer un nuevo disco el próximo año y lo queremos con nosotros.

En una entrevista previa declararon que este nuevo disco es el primero que se toman en serio. El que hayan decidido trabajar con un productor que ha trabajado con Interpol y The National me hace pensar que estaban en búsqueda de un sonido mucho más íntimo, introspectivo y atmosférico de lo que nos tienen acostumbrados. 

Sí, claro. Habíamos estado componiendo el mismo tipo de canciones y hemos estado dando el mismo tipo de shows desde que la banda se formó, son muchos años y ya nos habíamos aburrido. Es difícil mantener a una banda junta si no te sientes emocionado por las canciones que haces y de los conciertos que das. 

Era necesario que buscáramos nuevas cosas para interesarnos y una de ellas era intentar componer nuevos tipos de canciones, en especial para nuestros conciertos. A este punto hemos tocado alrededor de 700 shows y 500 de ellos han contado con el mismo set, necesitábamos cambiar. 

Lo que intentamos fue cambiar a crear unas cuantas canciones más calmadas, nuevos moods y emociones, cosas que además estuvieran más de acuerdo a nuestra edad. Eramos muy distintos cuando iniciamos la banda, mucho más jóvenes y desinteresados. Continuar con los mismo tópicos no hubiera sido muy sincero, si íbamos a hacer un nuevo disco necesitábamos hacerlo de una forma en la cual nos hablara a nosotros.

Por ello es un disco más introspectivo. Fue nuestro álbum para experimentar con estas nuevas emociones. 

¿Estás satisfecho con el resultado?

Creo que estamos muy felices con algunas cosas y no tanto con otras. Así es como funciona, nuestros discos siempre han sido de esa manera. Aprendimos mucho de intentar hacer las cosas un tanto distinto y estoy seguro de que por ello el futuro será mucho más brillante. 

Eso paso entre nuestros primeros dos discos, gracias a los experimentos del primero tuvimos una idea más clara de qué queríamos hacer y cómo llegar a ello. Eso pasó con este disco también y seguirá sucediendo.

Dijiste que una de las razones por las cuales quisieron experimentar con nuevas emociones fue porque sus conciertos empezaban a aburrirlos. ¿Tus conciertos hoy en día son tan distintos como te gustarían?

Creo que el concierto debe de ser un viaje. Cuando empezamos a escribir este disco fuimos a ver a Neil Young en Vancouver y ese fue un momento muy importante, que influyó mucho nuestro disco. Su show fue muy completo, empezó tocando en solitario con guitarra acústica, eléctrica, piano y órgano; después llegó la banda y tocaron canciones de todo tipo. Él presentó todos los lados de su personalidad en solo una hora y media. 

Nos dimos cuenta de que hacíamos lo mismo una y otra vez. Queremos lograr lo mismo, representarnos de forma más completa. Japandroids todavía esta lejos de serlo, pero podemos intentarlo con momentos enérgicos y otros introspectivos.

Es como si quisieran hacer de Japandroids una personalidad más compleja…

 Sí, pero cuando intentas algo distinto no siempre va a ser un éxito. Creo que los nuevos conciertos de Japandroids son mucho mejores, tienen mucho más profundidad en el performance, tocamos mejor y es mucho más íntimo. 

Creo que cuando toquemos en el CC17 será el mejor concierto que hayamos hecho en México. Será muy divertido.

En el pasado dijeron que buscaron durante años una persona que complementara al grupo pues ninguno de ustedes quería cantar. ¿Crees que el que no hayan obtenido a alguien ha sido un hecho decisivo en la carrera de la banda y de su sonido?

Creo que eso no es importante ahora, lo que queremos en este momento es lograr sonar más expansivos con solo dos instrumentos. Este fue nuestro mayor reto, el hacer nuestro sonido más grande sin necesidad de utilizar músicos de apoyo. 

Hay algunas bandas como The Black Keys que usan a mucha gente para los demás instrumentos, pero nosotros queremos ser más como The White Stripes y lograr maravillas con solo los miembros de la banda.

Suena muy complicado ¿para ello necesitaron aprender nuevos instrumentos o perfeccionarse como interpretes de los mismos, han ido a clases o estudiado?

No realmente, sólo hemos estado experimentado con pedales y paquetes de tambores nuevos. No me vas a ver tocando el piano en un show, no sé que pase en el futuro pero creo que no necesitamos más que una guitarra y una batería para crear muchas capas y lograr cosas interesantes.

Es conocido el hecho de que estuvieron a punto de separarse poco antes de lanzar su primer disco, sin embargo los firmaron y Pitchfork empezó a hablar de ustedes. ¿Qué crees que hubiera pasado contigo en específico si eso no hubiera pasado?

No lo sé, seguramente hubiera terminado la escuela. Creo que ahora no importa, seguimos tocando a pesar de que pensamos durante años que no pasaría nada. A mediados de nuestros 20 empezamos a pensar en el futuro, conseguir trabajo y demás… creo que ya no nos tenemos que preocupar por ello.

Si tuvieras la oportunidad de viajar en el espacio para platicar con tu yo que estaba pensando en dejar a la banda, ¿qué le dirías?

Que no use de más el alcohol y las drogas.

¿Tu yo del presente sigue ese consejo?

No del todo, pero trato de manejarlo.