¿Separación = Fracaso?

// Por: Staff

Sab 9 Octubre, 2010

 

Aunque no podemos generalizar, si hacemos un paseo por la historia de la música moderna, en específico de las bandas de rock en los últimos 60 años, cuando una agrupación ha sido muy exitosa y declara en algún momento cúspide que se va a separar; el pánico general invade tanto a los miembros del grupo, como a su público. En los fieles seguidores y amantes de la música se genera un vacío y un sentimiento de ansia que no se puede controlar, por lo que en la mayoría de las ocasiones cuando a algún miembro de la banda se le ocurre lanzarse como solista, su carrera fracasa o es totalmente mediocre.

Puedo empezar con una de las mejores agrupaciones de todos los tiempos. The Beach Boys, banda de surf que se forma en 1961 y que tiene una larga carrera llena de éxitos por más de 20 años, sin embargo al llegar los 80 y después de que uno de sus principales miembros (Brian Wilson), sufriera de trastorno bipolar, entre otras muchas cosas, los Beach Boys se separan. Casi todos los ex integrantes intentan sacar proyectos solistas que tan solo dejan a los fans infelices e insatisfechos. Haciendo que los proyectos de estos pasen desapercibidos.

Y no yendo tan lejos tenemos el gran y conocido ejemplo de Guns N’ Roses formados en 1985 y que han tenido una de las carreras más exitosas y reconocidas en la historia del hard rock. La banda de Axl y Slash llegó a vender más de 110 millones de copias al rededor del mundo. Sin embargo cuando la banda comenzó a tener problemas, desaparecieron por más de un año a finales de los 90 dejó de ser la banda de Axl y Slash. Los integrantes y el público se vieron en etapas bastante oscuras y confusas. El vocalista fingía y finge que Guns sigue existiendo y prometió una “Democracia China” por más de diez años. El guitarrista creyó que se podía vivir de los restos de la fama y canciones con amigos. Y aunque no quiero ni puedo desacreditar a ninguno de los dos, ya que ambos han demostrado que tienen talento, Guns N’ Roses YA NO EXISTE.

El lado mucho más inteligente de las separaciones lo tienen aquellos artistas que declaran que tomarán un descanso, pero que su banda seguirá trabajando en cosas nuevas y mejores en el futuro. Y entonces… los proyectos alternos aparecen. Tenemos dos ejemplos muy claros y en lo personal muy admirados por mí. Blur, maravillosa banda de britpop formada en los 90 que sacó su último álbum de estudio en 2003. Y el vocalista y tecladista, Damon Albarn, llevó a cabo uno de los proyectos más innovadores e interesantes de la década pasada. No hay más que decir GORILLAZ.

Y como mi último ejemplo y para cerrar como los grandes tenemos a Jack White y sus White Stripes, quienes prometen sacar material en el futuro, su último disco de estudio es del 2007, pero sus proyectos alternos The Raconteurs y The Dead Weather, funcionaron a la perfección y de manera totalmente distinta. Por lo que puedo sacar la conclusión de que si no se declara una separación oficial y no se lastima al público de una manera violenta, los proyectos son mucho mejor aceptados. El decir que una banda se tomará un descanso, no es más que un sedante para que la gente reciba algo nuevo sin dolor.

Photobucket

www.myspace.com/warpmagazine
www.facebook.com/warpmagazine