#unnacoenNY Chapter7: “Rolando con Bosnian Rainbows”

// Por: Staff

Jue 1 noviembre, 2012

Hace una semana que abandoné NY para integrarme al tour por California de Bosnian Rainbows, el nuevo proyecto de Omar Rodríguez López, uno de los genios musicales de nuestra generación. Acompañándolo en esta nueva travesía también están Tere Gender Bender vocalista de Le Bucherettes, Deantoni Parks en batería y teclados y Nicci Kasper “La Leyenda viviente de Brooklyn”.

Me hizo muy feliz el haber compartido el escenario en 3 fechas con estos artistas y más aún, poder platicar con ellos y escuchar sus experiencias del tour, que para ese entonces llevaba: 45 fechas en 51 días por 35 ciudades de Europa y 20 países.

Ahora quiero comentarles cómo se distribuye y organiza la banda Bosnian Rainbows para tocar en vivo.

Comencemos por Deantoni Parks, quien no solamente está a cargo de la batería, sino que también, toca con la mano derecha el teclado, que se encuentra sustituyendo el espacio físico de los tumbs; con la izquierda hace lo propio para el hi-hat y la tarola, divide así su mente en 4 para tocar con el pie derecho el bombo y con el izquierdo completar el trabajo.

A la izquierda de Parks está ubicado  Nicci Kasper “La leyenda” (como cariñosamente lo llama Omar). Talentoso productor, quien en vivo demuestra su agudo sentido de arreglista, es pieza clave para hipnotizar al público desde el primer acorde que emiten sus dos sintetizadores: Virus y Moog.

Al otro lado del escenario se encuentra Omar Rodríguez López, el puertorriqueño mundialmente conocido por sus proyectos anteriores, The Mars Volta y At the Drive-in, quien hace gala de su maestría para tocar la guitarra y además se hace acompañar de un sintetizador Virus que le da un sonido diferente de todo lo que había hecho antes.

Cerrando el círculo escénico tenemos a la mexicana Teresa Suárez, quien se desenvuelve como pocos personajes logran hacerlo sobre un escenario: libre, plena y con una voz que complementa la obra de estos 3 grandes productores. La voz de Tere inunda el recinto como si estuviera cantando desde el cielo o en una iglesia; en algunas partes la mezcla se carga a los sintetizadores (Virus y Moog) que logran hacer vibrar los sentidos. El sonido en vivo es fenomenal, los diferentes tipos de reverb y delay crean una sensación de espacio y libertad.

Todo es perfectamente mezclado por Matt Bittman a quien se le puede identificar por tener un iPad en sus manos, desde donde controla el sonido de la banda.

Se podría suponer que por tener elementos tan diferentes en la mis banda, el resultado sería complejo o abstracto, sin embargo, es sencillo de digerir y disfrutar. Los arreglos de las canciones te llevan de la mano por un viaje que incita los sentidos al máximo, logrando crear una sensación de libertad y espacio. Esto en particular me llevó a reflexionar y replantearme la manera en la que hago música.

El primer disco de la banda saldrá en 2013. Fue grabado en Alemania en cinta, ya que Omar no quería que la música pasara por ningún medio digital para preservar la esencia de la banda en vivo. El proceso consistió en grabar tres tomas de cada canción y escoger la mejor, que, como comenta Omar: “siempre era la primera”. Cada vez que tocaban la rola movían los micrófonos e instrumentos de lugar, ademas de cambiar la  mezcla de audio, reverb, delay, para que cada grabación fuera única. Y por si esto fuera poco, las sesiones eran grabadas directamente en vinyl, como respaldo de las cintas.

Más allá de un show o un simple performance Bosnian Rainbows es una celebración a la vida, y gracias a esto, la gente los adoptará naturalmente. En los próximos meses se convertirán en una de las bandas más grandes sobre la tierra.

Crazy huh?