Fallece a los 83 años el artista plástico José Luis Cuevas

// Por: Sara Araujo

Lun 3 julio, 2017

El día de hoy, el diario mexicano Reforma confirmó el fallecimiento del artista plástico José Luis Cuevas, a sus 83 años. La causa de muerte es aún desconocida; por su parte, la familia de Cuevas aún no ha ofrecido declaraciones públicas al respecto.

Siendo un verdadero visionario del arte mexicano, así ha reaccionado nuestro país ante la pérdida del talentoso Cuevas:

José Luis Cuevas fue un pintor, dibujante, escritor, grabador, escultor e ilustrador mexicano, nacido el 26 de febrero de 1934 en la Ciudad de México. Su formación artística fue en su mayoría autodidacta. Cuevas es considerado una de las principales figuras de la Generación de la Ruptura en el muralismo mexicano, así como uno de los más destacados representantes del neofigurativismo.

Desde muy pequeño, Cuevas mostró un particular interés por la creación artística, inscribiéndose a institutos como Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda; con tan sólo 10 años, el pequeño José Luis comenzaba a escribir su propia historia en el mundo del arte. 

Fue hasta mediados de la década de los cincuenta, la obra de Cuevas empieza a ser reconocida y consiguió popularidad a nivel mundial. Sus obras llegaron a importantes galerías en Europa, como la Galería Edouar Loeb de París, donde Pablo Picasso llegó a comprar una obra original del artista. De igual forma, el pintor español fue inspiración para muchas de las creaciones de Cuevas.

En 1958 publicó un texto en el que critica a los integrantes de la Escuela Mexicana de Pintura, titulado La cortina de nopal. Fue entonces cuando se convirtió también en una figura polémica e impulsora del movimiento artístico de la Ruptura, en compañía de personajes como Roger von Gunten, Manuel Felguérez, Vlady, Vicente Rojo, Pedro Coronel, Lilia Carrillo, Fernando García Ponce, Enrique Echeverría y Alberto Gironella.

Entre otras curiosidades, fuera de su carrera como artista multifacético, Cuevas se adjudicó haber otorgado el color rosa al lugar que anteriormente también fue llamado Zona Dorada y Zona Lila, (la actual Zona Rosa); esto como muestra de gran admiración por la artista cubano-mexicana Rosa Carmina, quien entonces era una importante figura en la promoción cultural, intelectual y de la moda de la Ciudad de México.

“Para ser un verdadero artista se necesita tener una vocación muy firme, una disciplina férrea, una entrega absoluta y no esperar, como artistas mediocres del siglo XIX, la aparición de las musas para ponerse a pintar”. (José Luis Cuevas)

https://youtu.be/9O1Bmxy7jRQ