CDMX prohibe espectáculos y terapias con delfines en protección a los derechos animales

// Por: Oscar Adame

Lun 7 mayo, 2018

Fotos por: Dolphinaris

De acuerdo a lo publicado por la Gaceta Oficial de la Ciudad de México, partir de este sábado los delfinarios tendrán de tres a seis meses para reubicar a sus delfines en otros recintos o enviarlos a santuarios.

Esto debido al Decreto por el que se adicionan, derogan y reforman diversas disposiciones de la Ley de Protección a los Animales de la Ciudad de México y de la Ley para la Celebración de Espectáculos en el Distrito Federal, que oficializa la prohibición de la explotación de mamíferos marinos en actividades de entretenimiento y terapia. 

La prohibición

De acuerdo a lo publicado por la organización sin ánimos de lucro, Animal Heroes, recordó que en agosto del 2017 se aprobó el decreto, tras muchos meses de campaña. Según la información proporcionada, cualquiera que maneje o adiestre a estos animales con intención que utilizarlos en eventos de entretenimiento o de terapias se hará acreedor de una multa de poco más de 300 mil pesos.

La organización agregó que en la CDMX sólo queda un delfinario, el de Six Flags que cuenta con cuatro delfines y siete lobos marinos. Según lo comunicado por la empresa, estos especímenes serán reubicados en las nueve instalaciones con las que cuenta el centro de diversiones en el país.

El plan de la agrupación defensora de animales

Animal Heroes ideó una estrategia que propone eliminar el cautiverio de delfines a nivel federal debido a que en México viven más de 30 delfines en pequeños estanques y piscinas en donde, -“son obligados a realizar trucos ajenos a su naturaleza todo el día, todos los días”-.

El plan cuenta de tres etapas:

  • Etapa 1: Detener los proyectos legislativos que buscan reproducir a más de 200 delfines y proteger la industria de los delfinarios por lo menos durante otros 80 años.
     
  • Etapa 2: Reformar la Ley General de Vida Silvestre para prohibir la reproducción de delfines en cautiverio, su captura y mejorar sus normas de bienestar mientras vivan ahí.
     
  • Etapa 3: Promover y apoyar los planes para construir santuarios, asegurando que haya un lugar para que los delfines retirados vivan en paz.