Con base en el testimonio de Comey, el Congreso podría destituir a Trump

// Por: Sara Araujo

Vie 9 junio, 2017

Después de haber revelado la existencia de conversaciones grabadas con el presidente de EE.UU, Comey dio su testimonio ante el Senado el día de ayer, ocasionando un efecto dominó que podría conllevar a la destitución de Trump. Con base en las declaraciones del ex director del FBI, Trump podría ser acusado por obstrucción a la Justicia. La última vez que se vio un suceso similar en este país, fue con Nixon, en 1974. Cabe mencionar que dicho proceso podría tomar casi dos años, como lo fue con el caso previo.

Según el Código de Estados Unidos, que reúne todas las leyes federales estadounidenses, “cualquiera que intente, de manera corrupta, (…) influenciar, obstaculizar o impedir la buena administración de la justicia debe ser castigado”.  

En la audiencia de ayer (puedes leerla aquí), Comey no confirmó si el presidente Donald Trump obstruyó la justicia al pedirle que abandone una investigación sobre su ex consejero de Seguridad nacional, Michael Flynn. Por su parte, Joshua Dressler, profesor de Derecho de la Universidad de Ohio, sugirió que el testimonio de Comey no es suficiente para acusar a un presidente en funciones, y que faltan pruebas para ello: como lo podrían ser las grabaciones que evidencien a Trump impidiendo la investigación, o que alguien atestigüe la aparente (¿o evidente?) colusión con los rusos.

Sin embargo, la destitución del presidente Donald Trump se encuentra en el primer paso oficial. El demócrata Al Green, representante de Texas, está preparando los documentos para solicitar el proceso de “impeachment” (destitución) en contra del presidente. El representante demócrata de California, Brad Cherman, dijo el pasado 7 de junio que apoya la medida. Sin embargo, la aprobación de los artículos puede ser poco probable, pues la Cámara Baja y el Senado tienen una mayoría republicana.

El día de hoy, Trump convocó una conferencia de medios, en la cual fue invadido de preguntas sobre Comey y su testimonio. El presidente negó las afirmaciones del ex director del FBI: “¿Por qué haría algo así? Apenas lo conozco”. Asimismo, aseguró que sería capaz de hablar sobre el tema, bajo juramento: