Shame – Songs Of Praise #WARPReviews

Calificación

9.0

Shame

Dead Oceans

// Por: Oscar Adame

Vie 26 enero, 2018

Artista: Shame

Se trata del primer ‘The Next Big Thing’ que Gran Bretaña ha tenido desde Wolf Alice, hoy acaban de estrenar su primer disco en America pero como anticipo los ingleses ya los han inflado lo suficiente a lo largo de las últimas dos semanas  y la respuesta ha sido la que no ha obtenido ninguna otra agrupación con guitarras a lo largo de la última década.

Finalmente una nueva banda con guitarras emocionante“, declaró The Guardian en su portada del día, la semana previa a la publicación de una reseña con calificación perfecta que la NME escribió sobre Songs Of Praise (2018).

Shame es una banda cuya historia representa a la perfección lo que su música simboliza. Una agrupación de cinco chicos de clase media que se reunieron un día después de terminar las clases de secundaria en un Pub pobretón del sur de Londres para hablar de su próximo proyecto, una agrupación de post-punk con claras influencias de The Fall, Wire y Gand Of Four. 

A lo largo de cuatro años su ansiedad adolescente encontró su escape en conciertos violentos dentro los venues más grises de Londres, rodeados por tarros de cerveza y sudor… hasta que obtuvieron un contrato con Dead Oceans para grabar su primer disco de estudio.

Songs Of Praise es el título de un programa que se transmite semanalmente en la BBC que retrata los principales edificios de Inglaterra con discursos académicos y un soundtrack de música clásica, un programa tradicional para familias tradicionales. “Lo que queremos hacer es incomodara la gente y hablar directamente sobre los políticos, pervertidos y sus putas inseguridades“, declaró el vocalista Charlie Steen a un periodista de The Guardian. “Creo que la idea de un rockstar con chamarra de cuero debería ser destruida, destruida por siempre“, complementó. 

El disco inicia con una declaración directa a los periodistas que los han estado apoyando y que los colocan ya como los salvadores del rock inglés, “¿Cuál es el punto de hablar si todas las palabras ya ha sido dichas antes?“, afirmando su miedo a no poder ser lo suficientemente bueno para triunfar en la música. Cosa que se repite en ‘Concrete’ cuando murmura en el fondo “espero que me estén escuchando porque esto es lo mejor que puedo hacer”  pero un track después declara “mi voz no es la mejor que escucharás y puedes elegir odiarla pero me vale madres.

Su voz rasposa suena a una combinación de la de Mark E. Smith, el recientemente fallecido líder de The Fall, con la violencia enérgica de Johnny Rotten. Un estilo que se extrañaba dentro del rock inglés, pero es la pesada combinación de riffs de guitarra, paisajes llenos de fuzz y una violenta sección rítmica que hace que esta banda sobresalga tanto.

Escuchar ‘Dust on Trial’ es sumergirse en un intro con un arpegio de guitarra pausado in-crescendo y un sintetizador atmosférico que recuerda a lo realizado por Joy Division en ’24 Hours’ para pasar a unas guitarras intensas más cercanas al post-punk revival del Humbug (2009) de Arctic Monkeys y una voz murmurante que trae a la mente inmediatamente al trabajo de Wire. Los puentes instrumentales cuentan con la distorsión e intensidad de bandas tan dispares a lo anteriormente citado como lo es la abanderada del post-metal Deafheaven, previo a los gritos “Closer At Me” de Charlie que retoman las influencias del punk clásico que tiene la banda.

Los 10 tracks que integran a este material cuentan con una sensación similar, con alguna canción muy detallada en su trabajo en guitarras por ahí (‘Concrete’), algunas con un sonido lo-fi (‘Donk’) y unas con detalles psicodélicos y reverb en sus guitarras que hacen que la conexión con The Jesus and Mary Chain sea sencilla (‘Gold Hole’).

Aquí tenemos al primer disco fundamental del 2018. Ya se habla de un posible futuro en el cual Shame se convierta en la abanderada de un nuevo movimiento ‘revival’ inglés con sus bandas hermanas HMLTD e INHEAVEN como compañía.