Se suspenden las obras ecocidas en los manglares de Tajamar, Quintana Roo

// Por: Natalia Montes

Mie 3 febrero, 2016

Foto: El Universal

Durante la noche del martes, se publicó la resolución de la audiencia que se tuvo tras las demandas sobre el caso de los impactos ambientales en los manglares de Tajamar en Cancún, Quintana Roo. Con esto se definió la suspensión del desmonte, relleno, retiro de vegetación y las obras relacionadas a la construcción que se estaban llevando a cabo en la zona antes de que ocasionaran un deterioro irreversible.


tajamar

Activistas de Greenpeace se manifestaron frente a las oficinas de Fonatur para exigir la cancelación del proyecto Malecón Tajamar en Cancún, pues las obras significaban una enorme aniquilación de áreas verdes en un polígono de 78.4 hectáreas. El modelo de desarrollo que ofrece Fonatur es devastador y atenta contra lo social y lo económico al ser inconsciente con la naturaleza.

A continuación puedes ver como decreció la flora y fauna en un periodo de diez años en el área de Tajamar, observado desde un punto de vista aéreo.

Fonatur, los responsables de las obras, argumentaron que los permisos para remover la vegetación y realizar las obras sí habían sido expedidos, por lo que ya eran “hechos consumados” y que el Juez se “había excedido” en el tema de respeto y protección del medio ambiente y recursos naturales.

Hay trabajadores que siguen afectando el manglar con machetes todos los días para evitar que crezca. Sin embargo, es una ventaja que el Tribunal, por ahora, ponga por delante el interés público sobre el privado al hacer certero el cumplimiento al derecho de un ambiente sano en lugar de solamente ver por el dinero, pues sin naturaleza y recursos, este se quedaría en segundo plano.

Posteriormente se desarrollará la audiencia que determinará si la suspensión será definitiva o no, mientras que la defensa ciudadana anunció que ampliará las demandas contra el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa).